sábado, 08 diciembre 2018
17:24
, última actualización
Deportes

CR Alcalá Dragons: del mito a la utopía

Un grupo de jóvenes alcalareñas se ha empeñado en promover el rugby pese a las muchas dificultades que se encuentran.

el 26 dic 2014 / 20:52 h.

Las jugadoras del Dragons posan antes de un partido. Las jugadoras del Dragons posan antes de un partido. No sólo de pan vive el hombre y no sólo por el pan es conocido Alcalá de Guadaíra. De un tiempo a esta parte, el guardián del Castillo -el colosal puente del Dragón, de José Luis Manzanares- se ha convertido en uno de los símbolos más representativos del municipio. Así de claro lo vieron varios jóvenes aficionados al rugby cuando decidieron que el equipo debía tomar el nombre de este animal mitológico. “Entrenábamos aquí al lado y pensamos en algo que se vinculara rápidamente con nuestra localidad”, afirma Shinyi Morgada, del CR Alcalá Dragons femenino. Su empresa no es nada fácil y casi podría calificarse de quimera. No en vano, en la actualidad cuenta con trece jugadoras para disputar partidos de rugby 7 y por ello buscan afanosamente jóvenes que, como ellas, sientan pasión por este deporte o puedan sentirla en un futuro cercano. “Es complicado porque no contamos con ayudas económicas, aunque la Universidad Pablo de Olavide nos cede una instalación deportiva. Además, le dices a alguien que se apunte y te dice que estás loca y que no quieren romperse una pierna. Es cierto que desde fuera se ve mucho contacto, pero para nada es violento; lo más que puedes hacerte son moratones”, asegura esta tinerfeña, delantera del equipo. “En Alcalá no tenemos muchos campos y en los pocos que hay existen disputas para su uso, así que entrenamos en la UPO. Allí hemos puesto un montón de carteles con el fin de que nos conozcan, se animen y se apunten con nosotras”, destaca Paula Laínez, que se adentró en el mundo del balón oval a través de las redes sociales. “Nos gustaría que supieran que es un deporte que se adapta a cualquier persona tenga la condición física que tenga”, apunta. El escaso fondo de armario es otra de las muchas limitaciones con las que se encuentran estas jóvenes deportistas, junto a la falta de patrocinadores y apoyos, para competir en torneos oficiales. “Teníamos como objetivo meternos en una liga regular seria, pero de momento, como están entrando niñas sin ningún tipo de experiencia, mejor que aprendan a través de encuentros amistosos”, apunta esta talonadora, a la que no hace mucho le hicieron una propuesta desde el club de rugby de Mairena del Aljarafe para ir a entrenar allí, “pero reconozco que el tema del traslado hizo que no me animara del todo”.

  • 1