lunes, 17 diciembre 2018
18:14
, última actualización
Cultura

Cuatro músicos de la ROSS ensayan una cita histórica

Obras de Reich, Adams y Crumb, el domingo en el concierto matinal que programa el Teatro de la Maestranza.

el 04 mar 2015 / 16:00 h.

TAGS:

Foto del ensayo / Jesús Barrera Foto del ensayo / Jesús Barrera

En la historia del Teatro de la Maestranza han pasado muchas cosas. Innumerables veladas líricas, emocionantes conciertos sinfónicos, valiosos recitales de artistas de renombre internacional... y, sin embargo, el siglo XX se ha asomado en demasiadas pocas ocasiones. «Parece como si la historia de la música se detuviera con el ocaso del siglo XIX», dice el violinista y concertino de la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla (ROSS), Eric Crambes. Él es el artífice, junto a otros tres profesores del conjunto (Luis Miguel Díaz, Jerome Ireland y Gretchen Talbot), del concierto que ofrecerán el próximo domingo (12.00 horas, entradas de siete a 14 euros) en la Sala Manuel García del coliseo del Paseo Colón.

¿Puede una cita camerística, matinal y contemporánea, erigirse en un acontecimiento histórico para la vida cultural de una ciudad?«Esta creemos que lo es, sin duda, por las obras que se presentarán y por la oportunidad que supone poder escucharlas en Sevilla», dice el músico francés. En programa, Different trains, de Steve Reich (1936); Black angels, de George Crumb (1929) y una selección de El libro de John de presuntos bailes, de John Adams (1947). «Cuando supe que el director del Maestranza, Pedro Halffter, iba a programar Doctor Atomic, de Adams, pensé en proponer este concierto», indica Eric Crambes, quien adelanta que, «pese a ser música contemporánea, el público no tiene nada que temer».

«El cuarteto Black angels produce un impacto increíble en el público, por la distorsión electrónica y porque nosotros, músicos de cuerda, tenemos que percutir gongs, tocar vasos con el arco de los instrumentos y hasta gritar en japonés y alemán», detalla Crambes. Estos Ángeles negros constituyen, probablemente, el cuarteto más interpretado de la segunda mitad del siglo XX, «es un alegato contra la guerra de Vietnam con una sorprendente combinación de medios electrónicos y técnicas poco convencionales de interpretación».

La guerra también aparece como trasfondo de Different trains, que cuenta con el añadido de la cinta electrónica. Escrita en 1988, la pieza nunca antes se ha escuchado enSevilla. «Different trains es, al mismo tiempo, una peripecia de mi niñez y una evocación de la deportación de judíos en trenes nazis», ha escrito el compositor. Obra tonal, de lenguaje repetitivo, engarza, como Black angels, con el mundo prebélico de la ópera Doctor Atomic –que levantará el telón el viernes 13–, con lo que se cierra el círculo. Para incidir en la conexión, se ofrecerá un cuarteto del autor del título lírico, «muy ligero, casi un divertimento».

«Llevamos dos meses ensayando este concierto, es una oportunidad enorme para el público poder vivir y experimentar estas obras en vivo», defiende Crambes, quien reconoce que «muchos músicos de la ROSS tienen ganas de afrontar más música de nuestro tiempo». «La música no es un arte fosilizado, este concierto demuestra que pueden tocarse cosas que valen la pena».

Poco le importa al violinista el futuro que aguarde a estas partituras o al mismísimo Doctor Atomic. «En la época de Mozart había cientos de compositores, luego el tiempo hizo su criba, lo relevante es que como personas que vivimos en el siglo XXI seamos testigos de la música de nuestra era, de nuestro momento, lo demás no debe incumbirnos», concluye Eric Crambes.

  • 1