martes, 19 marzo 2019
10:30
, última actualización
Local

Cuenta atrás para el museo del mar

Para poder ver el campo o laberinto de leds (diodos emisores de luz) más grande de Europa habrá que esperar a mediados o finales de 2010 aunque, por fin, ya está abierto el concurso para hacer la obra en el Pabellón de la Navegación.

el 15 sep 2009 / 21:40 h.

TAGS:

Para poder ver el campo o laberinto de leds (diodos emisores de luz) más grande de Europa habrá que esperar a mediados o finales de 2010 aunque, por fin, ya está abierto el concurso para hacer la obra en el Pabellón de la Navegación. Las empresas tienen hasta el 26 de enero para presentar ofertas.

El arquitecto Guillermo Vázquez Consuegra dirigirá los trabajos para reformar el pabellón que diseñó para la Expo 92 y convertirlo en un museo. El pasado 10 de diciembre, Agesa, la sociedad estatal que gestiona los activos de la muestra universal, licitó la reforma, que durará un año y que podría empezar a mediados de 2009. Por tanto, la apertura podría ser a mediados o finales de 2011, ya que la reforma se hará al mismo tiempo que la instalación de los contenidos del museo.

El pliego de condiciones del concurso explica que la obra incluye un nuevo acceso por la fachada sur el edificio, la reforma de todas las plantas del extremo sur para la instalación de dos restaurantes. También se repararán las cubiertas, los cerramientos, ventanas, paramentos e instalaciones, así como los espacios exteriores.

La intención de Agesa era reabrir como museo en octubre de 2009 (las obras empezarían en marzo de 2008) con una sala de 1.200 metros cuadrados con 8.500 diodos emisores de luz, la zona estrella del proyecto. Sin embargo, La reforma del pabellón se ha retrasado por dos motivos: por un lado, la necesidad de acompasar la obra a la construcción del rascacielos de Cajasol en Puerto Triana y, por otro, la resolución de los trámites pendientes.

Incluso el pasado verano, los responsables de Agesa plantearon la posibilidad de empezar los trabajos en noviembre de este año, algo que no ha ocurrido. En primer lugar por los trámites administrativos (licencia de obra y registro como Bien de Interés Cultural) y, en segundo lugar, porque la construcción de la torre de 178 metros de altura del arquitecto César Pelli al lado del pabellón de la Navegación ha hecho que los responsables del proyecto se replanteen los plazos. Evidentemente no quieren abrir el museo con una obra prácticamente en la puerta, pero, ante el retraso en los trabajos de la torre de Cajasol, Agesa ha decidido seguir con su proyecto.

  • 1