martes, 23 abril 2019
02:25
, última actualización
Cultura

De paseo por la obra de Stephen Prina

Para un artista como Stephen Prina, tan preocupado por la ubicación de su obra dentro del espacio expositivo, ha sido "todo un placer" reorganizar 25 años de trabajo en torno a un lugar, el monasterio de la Cartuja, "con una huella física de tantos momentos históricos". Foto: Javier Díaz

el 15 sep 2009 / 21:38 h.

Para un artista como Stephen Prina (Illinois, 1954), tan preocupado por la ubicación de su obra dentro del espacio expositivo, ha sido "todo un placer" reorganizar 25 años de trabajo en torno a un lugar, el monasterio de la Cartuja, "con una huella física de tantos momentos históricos". Ese impulso le ha conducido a la muestra La segunda frase de todo lo que leo eres tú.

Las galerías y claustros de lo que fue, durante siglos, morada de monjes cartujos, constituye la última gran obra de Stephen Prina, uno de los artistas más reconocidos de Estados Unidos, formado en Los Ángeles, lejos del discurso artístico oficial redactado desde la Gran Manzana y formado al calor de la ecléctica costa oeste. Y es que, para este completísimo artista -es performer, músico, cineasta y pintor-, el entorno, el modo de distribuir su heterogénea obra, los espacios expositivos y el uso que hace de ellos, "constituyen la parte principal de su trabajo". Así lo aseguró ayer a la prensa José Lebrero, director del CAAC, que presentó a la prensa la exposición La segunda frase de todo lo que leo eres tú, que se expondrá en Sevilla hasta el próximo día 12 de abril, y que reúne una selección de los últimos 30 años de su obra, mostrando una serie de proyectos circunscritos en el ámbito de la pintura y de las instalaciones en sala.

Hay también fotografía, instalaciones sonoras (como una suerte de reloj de campana que sonó puntualmente a las doce del mediodía, cuando se desarrollaba la conferencia de prensa) y otros proyectos artísticos -como una suerte de escenografías- "que forman un todo". En la exposición, pues, no hay ninguna propuesta cronológica, es más, "la muestra funciona como una sola obra, y el visitante no sabrá qué fue primero y qué después", insistió Lebrero.

Para la elección de Prina, el director del CAAC valoró que se trata de "un gran artista" así como su carácter polifacético, y puso de manifiesto las influencias de Goya y Edouard Manet que se perciben en su obra.

Fue el propio Prina, no obstante, el que explicó el trabajo realizado para adaptar su obra al espacio del CAAC, pues en un principio fue concebida para exhibirse en el Staatliche Kunsthalle Baden-Baden de Alemania, así como el uso de elementos sonoros, como por ejemplo en la instalación La segunda frase de todo lo que leo eres tú, que da lugar al nombre de la muestra.

En este punto, el artista norteamericano reconoció que el hecho de que algunas de las obras "se reorganicen de otro modo, hace muy difícil llegar a comprender dónde estaba el principio", al tiempo que destacó el escenario que ofrece el CAAC para su exposición. "Es un placer trabajar en un lugar con la huella física y la acumulación de momentos históricos del CAAC", dijo.

Así, por las salas del monasterio se reparten pinturas coloristas, fotografías en papel de arroz colgadas en perpendicular a la pared -en un precioso montaje-, instalaciones escenográficas en las que puede sentarse el espectador, libros y otros objetos de diseño, como unos gemelos de caballero con unas inscripciones nepalís realizadas sobre plata.

No obstante, la que es la primera exposición retrospectiva de Stephen Prina en España, irá acompañada a partir de la próxima semana de la muestra de la también norteamericana Nancy Spero, con lo que señaló que el hecho de que coincidan temporalmente ambas exposiciones "es una ocasión única, muy especial y poco frecuente". "Es un buen ensayo comparativo, un modo de enfrentar a dos generaciones diferentes de artistas norteamericanos", explicó el propio Prina, que vino acompañado a la muestra de una guitarra.

  • 1