lunes, 18 febrero 2019
18:02
, última actualización
Deportes

Del Bosque espera un partido "equilibrado y muy abierto"

Llegó la hora de la verdad para España. Vicente del Bosque espera un partido "equilibrado y muy abierto", y por supuesto que después haya muchos más para la selección.

el 24 jun 2010 / 20:29 h.

Del Bosque juguetea con el balón.
Vicente del Bosque se mostró esperanzado en que el partido contra Chile no sea el más importante de su carrera y vengan otros después en Sudáfrica 2010 de mayor relevancia. "El último siempre es el más importante, pero durante mi trayectoria deportiva, tanto como jugador como entrenador, he tenido partidos claves. Espero que el de mañana (por hoy) no sea el más importante y los que vengan después superen a este en importancia", afirmó el seleccionador español en conferencia de prensa en el estadio Loftus Versfeld, escenario de la contienda que tiene la llave para el pase de España a la fase de eliminatorias directas en el Mundial.

Del Bosque vaticinó ante el conjunto del argentino Marcelo Bielsa un "partido equilibrado, difícil para los dos y muy abierto", y recordó que el 3-0 de noviembre de 2008 que le endosó España a Chile "no refleja exactamente lo que ocurrió en el terreno de juego" porque consideró que la selección sudamericana "es muy buena, como ha demostrado hasta ahora en este Mundial".

El técnico español insistió en que el cuadro chileno "es un equipo difícil para cualquiera, tiene dos armas fundamentales como la presión y la salida al ataque. Lo hacen estupendamente, con los conceptos muy claros, especulan muy poco con la posesión del balón".

Así mismo, explicó que había saludado antes de comparecer ante los medios a Marcelo Bielsa, y aunque aseguró que tiene "la mejor información de él" y que es "un excelente entrenador" indicó que no conoce muchas interioridades de él y que no han hablado nunca de fútbol.

SU PRIMER RECUERDO. Por otro lado, comentó que tiene cariño por el fútbol chileno porque su primera visión del fútbol fue la del Mundial de 1962 disputado en su país, así como buenas referencias por los futbolistas que han militado en clubes españoles y "han representado muy bien lo que era el fútbol chileno", por lo que señaló que es "un motivo de satisfacción" medirse a la Roja sudamericana.

Del Bosque comentó que su equipo "se encuentra bien" para afrontar este encuentro después de haber "hecho dos partidos correctos", tras los que considera que deberían haber sumado más de los tres puntos que tiene en su casillero en la tercera jornada, pero apuntó que "la situación es como es y lo que hay que hacer es salvarla y pasar a octavos".

Del Bosque reiteró que desde dentro de la selección española no se dijo que iban a ganar la competición. "Vinimos a participar en un Mundial, a intentar competir, pero nunca dijimos que éramos favoritos para nada. Este es un grupo correcto, humilde y respetuoso con el adversario", dijo el entrenador del vigente campeón de Europa.

El seleccionador nacional aseguró que igual que sus hombres supieron estar en la victoria también lo han estado en la derrota ante Suiza, que han "sabido admitirla" y rebelarse ante esta situación para revertirla ganando los dos partidos que le quedaban.

LAS BAJAS CHILENAS Y EL ÁRBITRO. Aseguró Vicente del Bosque que no le preocupa quién es el árbitro ni sus características (el mexicano Marco Rodríguez, al que tachan de tarjetero y de arredrarse demasiado protagonismo), y consideró que las bajas de Carlos Carmona y Matías Fernández son importantes porque "son dos excelentes jugadores", aunque aseveró que Bielsa tiene jugadores suficientes como para que su ausencia no les influyan para nada.

"Hay jugadores que pueden suplirlos perfectamente. Todos tienen imbuido el carácter de su magnífico entrenador y no se van a notar nada estas bajas", declaró. Preguntado por la eliminación de Italia, que se une a la de Francia, y los problemas de las selecciones potentes europeas, contestó que "el fútbol afortunadamente se ha equilibrado y hoy en día los rivales son mejores. Las fuerzas se han equilibrado tanto que cualquiera puede caer".

  • 1