martes, 19 marzo 2019
21:47
, última actualización
Local

Denuncia por esclavitud

"Uno de los trabajadores tuvo diarrea, fue más de una vez al cuarto de baño, y al darse cuenta el empresario lo sacó de allí y lo sentó a trabajar". Es la explicación del abogado de la defensa de cinco trabajadores marroquíes que acusan a un empresario de la misma nacionalidad de mantenerles en condiciones de esclavitud en un taller textil de Cartaya, Huelva. El patrón lo niega. Foto: EFE.

el 15 sep 2009 / 21:17 h.

TAGS:

"Uno de los trabajadores tuvo diarrea, fue más de una vez al cuarto de baño, y al darse cuenta el empresario lo sacó de allí y lo sentó a trabajar". Es la explicación del abogado de la defensa de cinco trabajadores marroquíes que acusan a un empresario de la misma nacionalidad de mantenerles en condiciones de esclavitud en un taller textil de Cartaya, Huelva. El patrón lo niega.

El empresario marroquí Mohammed Ajbar aseguró en los juzgados de Ayamonte que tiene pruebas que le exculpan. En declaraciones a los periodistas, el empresario, que daba trabajo a estas cinco personas en un taller textil del municipio onubense de Cartaya, afirmó que "todo es mentira", al tiempo que aseguró que no existen pruebas que pueden presentarse contra él.

Los cinco trabajadores se reafirmaron en las acusaciones ante el juez, a la espera de que en otoño se celebre la vista oral sobre el caso. El abogado de los denunciantes, Fernando Osuna, explicó a Efe que se trata de cinco personas "que vivían y trabajaban en condiciones de esclavitud" en la empresa. Se enjuiciará, dijo, "la conducta de un empresario que trataba como si fueran esclavos a cinco de sus trabajadores, que a su vez eran también de Marruecos".

"Lo ocurrido es insólito y reprochable y es un asunto que pone los pelos de punta", sostuvo el letrado, quien recordó que a los trabajadores se les exigió 7.000 euros a cada uno para trabajar, una cantidad que abonaron. Estaban en el taller, según esta versión, entre 14 y 15 horas al día en una superficie no superior a 60 metros cuadrados, sin ventilación, y en la que estaban además otras cuatro personas más.

"Podían ir una vez al cuarto de baño, la segunda no les dejaba; les prometió 1.500 euros al mes y lo incumplió, y por dos meses de trabajo les pagó 200 euros a repartir entre los cinco, dinero que tiró al suelo para que lo cogieran", explicó el abogado de los cinco trabajadores.

Mohammed Ajbar negó las acusaciones. Aseguró que les abonó la cantidad económica que habían pactado. "Les he pagado dos veces, una vez 500 euros en junio y otra 800 en julio", sostuvo. Para demostró, dijo tener recibos del BBVA.

  • 1