Denuncian que José Luis Sanz cargó cubatas y puros al Ayuntamiento de Tomares

PA y PSOE exhiben una relación de comidas de los años 2007 y 2008 que el alcalde asignó al erario público, tras rechazar las cuentas del anterior mandato.

el 30 abr 2013 / 16:10 h.

El alcalde deTomares y número 2 del PP andaluz, José Luis Sanz (izda.) y El teniente de alcalde, Eloy Carmona. El alcalde deTomares y número 2 del PP andaluz, José Luis Sanz (izda.) y El teniente de alcalde, Eloy Carmona.   El alcalde de Tomares y número 2 del PP andaluz, José Luis Sanz, pagó, con cargo al Consistorio, decenas de almuerzos y cenas en restaurantes durante su mandato anterior. Hasta ahí, todo normal y legal, ya que es una práctica habitual que los regidores carguen esas comidas dentro de sus gastos de representación y protocolo. Sin embargo, el dilema, en términos éticos, llega cuando dentro de esas facturas figuran “copas de balón, puros y paquetes de tabaco” o marisco que se pagan a precio de oro. A este extremo, el del contenido de las facturas, se agarró ayer la denuncia de la oposición de Tomares, que califica de “amoral tales dispendios” y que, para fundamentarlos, exhibieron unas fotocopias de varias facturas firmadas por el alcalde y por su primer teniente de alcalde, Eloy Carmona, durante los años 2007 y 2008. Primero elevó su queja el PA, aunque después refrendaron su denuncia tanto el PSOE como IU. La oposición ha difundido una primera remesa de ocho facturas, aunque recalcan que hay “decenas más” y sólo del periodo que pudieron analizar, que es el de la primera mitad de mandato. El resto no les dio tiempo porque sólo se le concedió un plazo de seis días para consultar toda la documentación, que después retiró, según denuncian, la Policía Local. Facturas Tomares Pulsar para ampliar. Así, figura una factura, fechada poco después de tomar posesión como alcalde, en el que consta una comida donde se pagó 40 euros por algo menos de un cuarto de kilo de gambas, 27 euros por 300 gramos de langostinos y, como final, dos puros Partagas de 12,5 euros cada uno. El total de la comida ascendió a 179 euros. Tal factura fue la única reconocida por José Luis Sanz que, en una entrevista concedida a Telesevilla, aclaró que se trataba de una cena en la que intentó convencer, sin éxito, a que “un famoso futbolista” para que saliera de rey mago en la cabalgata. “Y no me fumé ninguno de los dos puros”, dijo. Sin embargo, no se trata de la única factura bajo sospecha que ha criticado la oposición, principalmente el concejal del PA y exsocio de Gobierno, Alberto Mercado. También difundieron otra factura, fechada en junio de 2008, donde además de la comida, figura un paquete de tabaco, un puro Monterrey y un chupito de licor, con la firma del segundo en el Gobierno de Sanz, Eloy Carmona, y por un montante de 110 euros. La oposición critica, en los casos denunciados y difundidos, además de los puros, el consumo de cubatas. Así, consta en esas facturas presentadas, que van de los 100 a los 200 euros y que figuran en los papeles de las cuentas del Ayuntamiento de Tomares en el periodo entre 2007-2011, el consumo de “copas de balón”, algunas de las cuales invitaba la casa por los altos emolumentos de la comida. Y es que, según recriminó el propio Mercado, y después la portavoz del Grupo Socialista, Cristina Pérez, no escatimaban en gastos. Así, exhiben otra factura, de noviembre de 2007, en la que se abona 42 euros por una lubina y 19 euros por un cuarto de kilo de cañaíllas, a lo que se suma también el pago un paquete de LM. La operación se repitió en junio y noviembre de 2008, cuando el gasto fue en ambos casos de más de 50 euros por la lubina y más de 20 euros por el plato de cañaíllas en el restaurante El Espigón. A todas ellas, también está una última factura, por valor de 218 euros, para cuatro comensales, en las que se abonaron, según denuncia la oposición con cargo al Consistorio, un almuerzo para cuatro comensales. La oposición accedió a esas facturas en enero, aunque no ha sido hasta ayer cuando las ha difundido, coincidiendo con el pleno municipal en el que se aprobó, sólo con los votos del PP, las cuentas en el periodo 2007-2011, y en el que el concejal de Hacienda, Miguel García de la Rosa, defendió “la austeridad y el raciocinio” en las cuentas, eliminando “gastos superfluos”. Así, destacan la eliminación del déficit de 2,7 millones en las arcas municipales con los 3,7 millones que figuraban con el cierre del pasado ejercicio de 2012. No ven tan clara las cuentas en la oposición, que pedirán que intervenga el Tribunal de Cuentas, que de todos modos, según aclaró el Consistorio, ya tenía el cometido de revisar estas cuentas para darles el visto bueno.

  • 1