lunes, 22 abril 2019
07:51
, última actualización
Local

Derechos Humanos

Hoy se celebra el sesenta aniversario de la aprobación de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, una celebración que nos llega en momentos especialmente complicados...

el 15 sep 2009 / 19:37 h.

Hoy se celebra el sesenta aniversario de la aprobación de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, una celebración que nos llega en momentos especialmente complicados, desde muchos puntos de vista.

La crisis financiera que viene conmoviendo las bases del sistema económico mundial desde el verano de 2007 ha trascendido a la economía real, poniendo en serios apuros y dificultades a cientos de miles de personas, que ven peligrar sus puestos de trabajo, sus negocios y sus fuentes de ingreso.

Es muy difícil asumir, cuando se celebra una efeméride histórica como la de hoy, que hayamos retrocedido en cuanto a algunos de los avances consagrados en la Declaración de los Derechos Humanos, como lo dispuesto en el artículo 23 párrafo 1: "Toda persona tiene derecho al trabajo, a la libre elección de su trabajo, a condiciones equitativas y satisfactorias de trabajo y a la protección contra el desempleo" o en el artículo 25.1 "Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia, la salud y el bienestar, y en especial la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica y los servicios sociales necesarios; tiene asimismo derecho a los seguros en caso de desempleo, enfermedad, invalidez, viudez, vejez u otros casos de pérdida de sus medios de subsistencia por circunstancias independientes de su voluntad".

Con la lógica y necesaria preocupación por las consecuencias de la crisis financiera y económica, sin embargo, corremos un riesgo ante el que tenemos que estar muy alerta: el de descuidar la responsabilidad y el compromiso que tenemos adquirido con otras personas, sociedades y países que, por desgracia, se encuentran en una situación infinitamente peor que la nuestra.

Tenemos un doble compromiso, por un lado, con los inmigrantes que, huyendo de la pobreza y la miseria de sus países, vinieron a España con el fin de buscar una vida mejor y, con su trabajo y esfuerzo, contribuyeron a que nuestro país protagonizara un auténtico milagro económico en los últimos años, con tasas de crecimiento inéditas hasta la fecha. Cuando las tornas han cambiado, esos inmigrantes constituyen el grupo social en mayor riesgo de exclusión, siendo los primeros en ver peligrar sus empleos y el precario statu quo que han conseguido en nuestra sociedad.

Igualmente, en tiempos de crisis, es fácil tender a olvidar los compromisos internacionales de ayuda al desarrollo de esos países del Tercer Mundo en los que buena parte de los Derechos Humanos más básicos son sistemáticamente incumplidos y ninguneados.

La Organización de las Naciones Unidas nos viene recordando, desde hace meses, que la crisis no sólo afecta a las sociedades desarrolladas, sino que las oscilaciones de precio de las materias primas, por ejemplo, están contribuyendo a agudizar el problema del hambre en el mundo, alejándose cada vez más cualquier posibilidad de cumplir con los Objetivos del Milenio comprometidos para el año 2015.

Hace unos meses, con motivo de la entrega del Premio Nóbel a Muhammad Yunus y en el seno de la Asociación Internacional de Entidades de Crédito Social, reclamábamos la aprobación de una nueva Declaración de los Derechos Humanos que incorporara algunos de los conocidos como Derechos de Segunda Generación, entre los que se encontraría el derecho al acceso al crédito en condiciones financieras favorables y no abusivas para todas las personas.

En momentos de crisis como éstos, es necesario renovar nuestro compromiso con los más desfavorecidos. Desde CajaGRANADA lo hacemos a través de diversas vías, desde el mantenimiento de programas como "Ayudamos a los que ayudan", con los que contribuimos a la financiación de decenas de ONGs y otras organizaciones de carácter solidario a, por supuesto, la vigencia de una institución centenaria como el Monte de Piedad, cuya actividad se ha multiplicado estos meses, siendo de enorme utilidad para miles de clientes que en él encuentran una solución para salir de un apuro o un mal momento, a través de esos préstamos pignoraticios que, en cuestión de minutos, permiten obtener liquidez de forma tan rápida como transparente.

Y seguiremos apoyando, por supuesto, nuestro sistema de microcréditos, pionero en España, y que ya ha servido para que centenares de microcredistas hayan puesto en marcha un pequeño negocio que les permite, a ellos y a sus familias, ganarse la vida por sus propios medios. Microcréditos que concedemos en Andalucía, pero que también estamos potenciando en las zonas más pobres de países como Marruecos, Mauritania o Chile, por ejemplo, a través de una ayuda al desarrollo que apuesta por el compromiso con la dignidad del ser humano. Por nuestro compromiso con esta herramienta financiera, solidaria e inclusiva, en el año 2005 CajaGRANADA fue distinguida por la ONU como coordinadora del Punto Focal para España del Año Internacional del Microcrédito. En este 2008 que ya se termina, queremos renovar nuestro compromiso con dicha institución.

Hoy, además de celebrarse el sesenta aniversario de la promulgación de la Declaración de los Derechos Humanos, arranca un año muy especial: el Año Internacional del Aprendizaje sobre los Derechos Humanos, en el que se pretenden realizar "actividades para ampliar y profundizar el aprendizaje sobre los derechos humanos, basándose en los principios de universalidad, indivisibilidad, interdependencia, imparcialidad, objetividad y no selectividad, y de diálogo y cooperación constructivos, con miras a intensificar la promoción y la protección de todos los derechos humanos y libertades fundamentales, incluido el derecho al desarrollo, teniendo presente el deber que tiene el Estado, cualquiera que sea su sistema político, económico y cultural, de promover y proteger todos los derechos humanos y libertades fundamentales, y la importancia de las particularidades nacionales y regionales y de los distintos antecedentes históricos, culturales y religiosos."

El año entrante también será de especial relevancia en la historia de CajaGRANADA ya que será cuando se inaugure el Centro Cultural y Museo de la Historia de Andalucía. Un centro que será referente nacional e internacional y a través del cuál, además de actividades artísticas y culturales, queremos potenciar iniciativas como ésta de la ONU, solidarias, formativas e integradoras.

Entre todos tenemos que aportar nuestro granito de arena para conseguir que los Derechos Humanos, además de constituir una hermosa y bella Declaración que hoy cumple años, sean conocidos por todos como necesario paso previo para, una vez asimilados e interiorizados, estar en condiciones de exigir su cumplimiento en todo el mundo.

  • 1