Detenido tras salir huyendo cuando disparó dos veces a otra persona en plena calle

Un joven de 23 años, que conducía un vehículo, profería amenazas hasta que, con una pistola, disparó dos veces a la otra persona.

el 07 oct 2013 / 19:31 h.

El tema de conversación ayer en la calle Brigadas Internacionales estuvo monopolizado por el suceso registrado la noche anterior. Un joven había llegado a la zona y, tras una discusión con amenazas, acabó disparando a otra persona en dos ocasiones, para terminar dándose a la fuga. brigadas-internacionales-2La historia comenzó sobre las 22.00 horas, cuando el autor de los disparos y la víctima tuvieron un encuentro inicial. Pero no sería hasta las 23.15 horas cuando los servicios de emergencias fueron alertados de lo que sucedía. Un joven de 23 años, que conducía un vehículo, profería amenazas hasta que, con una pistola, disparó dos veces a la otra persona. La distancia de unos 30 metros que separaba a ambos hizo que las balas no le impactaran y saliera ileso del tiroteo. El revuelo que para entonces había en el barrio era considerable, algo que se incrementó mucho más al escuchar los estruendos de las balas. Algunos vecinos se encontraban pendientes, desde el primer momento, de cuanto ocurría en esta zona, al escuchar “los gritos del chaval que llegó en el coche, y nos llamó la atención porque no sabía lo que estaba pasando”, comentó uno de los testigos. Mientras, otros, que ya estaban en la cama, se levantaron sobresaltados al oír el sonido de “algo que parecía como una bomba”, por lo que se asomaron a la ventana, “con mucho miedo, y había un revuelo muy grande, con gritos de que habían sido tiros”, explicó otro vecino. Hasta allí acudió la Guardia Civil y la Policía Local. Tras esa peligrosa situación, el joven se dio a la fuga, iniciando los agentes la búsqueda para dar con él. Tras averiguar la posible localización del vehículo, pudieron interceptarlo mientras se dirigía hacia su domicilio, en la urbanización Las Perdigueras, siendo detenido a las 00.20 horas. A este joven, O.L.G., se le imputan diversos presuntos delitos, como el de tentativa de homicidio con arma de fuego, tenencia ilícita de armas, delito contra la seguridad del tráfico, conducción temeraria, desobediencia grave, amenaza a agentes de la autoridad, y robo con violencia o intimidación. Esta última de las acusaciones tiene que ver con un teléfono móvil que le fue encontrado al detenido, y que había sido robado previamente. Se da la circunstancia de que el joven, que tiene antecedentes, había protagonizado horas antes otra acción con la Guardia Civil. Y es que ese mismo fin de semana se había dado a la fuga en un control de la Benemérita.

  • 1