Díaz mantiene que Chaves y Griñán dejen su escaño si son imputados

La presidenta de la Junta defiende una reforma constitucional porque la organización territorial vigente es "letra muerta"

el 16 nov 2014 / 12:51 h.

La secretaria general del PSOE andaluz y presidenta de la Junta, Susana Díaz, ha confirmado hoy en Zaragoza que mantiene su criterio respecto a que si los expresidentes José Antonio Griñán y Manuel Chaves son imputados en el caso del fraude de los ERE abandonen su escaño. susana-sanchezAunque no lo ha dicho expresamente, Díaz ha asegurado que "nunca cambio de criterio", preguntada por los medios si había cambiado de opinión respecto a expulsar del partido a los dos exdirigentes, antes de presidir el Consejo de Política Federal del PSOE que se celebra en Zaragoza. Tampoco se ha pronunciado sobre si comparte que el PSOE a nivel federal cubra la defensa de Chaves y Griñán en los tribunales porque, ha dicho, "es algo que le corresponde decidir a Ferraz". "Pregúnteselo a ellos", ha respondido. No obstante, Susana Díaz ha asegurado que tampoco ha hablado "nada" con los órganos federales del partido, ni que le corresponde a ella decidirlo. "Soy muy respetuosa con los órganos de mi partido" ha reiterado Díaz, sin concretar su postura respecto a la defensa de Chaves y Griñán. En cambio sí que le ha "llamado la atención" que el presidente del Gobierno unas veces utilice plasmas y otras se vaya "a 15.000 kilómetros" para contestar a los socialistas, en alusión al emplazamiento que Rajoy ha hecho desde Australia para que los líderes del PSOE se pronuncien respecto a si los dos expresidentes andaluces deben dejar sus escaños. CATALUÑA. Por otro lado, la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ha defendido este domingo que la única salida a la crisis con Cataluña es una reforma de la Constitución, que España necesita porque, según ha dicho, la organización territorial vigente en la Carta Magna es "letra muerta". Así lo ha señalado Díaz al inaugurar el Consejo de Política Federal de los socialistas, órgano que preside y que congrega a los dirigentes territoriales del PSOE, reunido este domingo en el Palacio de la Aljafería, sede de las Cortes de Aragón. Es la primera vez que se reúne desde que Pedro Sánchez está al frente del partido. La también líder de los socialistas andaluces ha defendido que debería ser el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, quien asumiera el "liderazgo" en esta crisis y ofreciera una solución a todos los españoles, pero al mismo tiempo se ha mostrado convencida de que no lo va a hacer. Por eso, ha recalcado, el PSOE "tiene que hacerlo" y, según ha garantizado, va a "abrir una puerta a la esperanza". VALENTIA Y ALTURA DE MIRAS. Esta respuesta consiste, ha subrayado, en una reforma constitucional que avance hacia el modelo federal, para la que ha pedido valentía y altura de miras. Díaz ha justificado la necesidad de estos cambios con contundencia e incluso, según ha reconocido, "con crudeza", cuando ha defendido que el Título VIII de la Constitución, referido a 'la organización territorial' del Estado, es "letra muerta". La presidenta andaluza ha explicado que este capítulo se elaboró "para un momento distinto" al que vive ahora España, que necesita "otra letra" para darle salida a las necesidades de las comunidades autónomas". En concreto, ha defendido que es necesario "fijar" las competencias del Estado y las comunidades autonómas, articular un modelo de financiación y convertir el Senado en un "verdadero órgano" de representación territorial. Eso sí, inmediatamente después, ha recalcado que esta reforma se tiene que abordar "sin prisa" y ha avisado contra "la tentación de querer atajar por el camino más rápido para encajar el problema urgente de Cataluña", porque eso al final puede hacer abortar la salida federal que, según ha dicho, España necesita. Díaz ha animado a ser "generosos" en este proceso y, dirigiéndose expresamente al primer secretario del PSC, Miquel Iceta, ha subrayado cuáles deben ser, a su juicio, las dos líneas rojas que no se pueden traspasar: la soberanía nacional de todos los españoles y la igualdad de todos los territorios. En declaraciones previas a los medios de comunicación, la presidenta andaluza ha defendido que es el momento de trabajar por dos consensos. El primero, de salida, que consiste en que "la inmensa mayoría de los partidos" tengan la convicción de que hace falta esta reforma de la Carta Magna y el segundo, el de la llegada, que hay que afrontarlo "con altura de miras" para elaborar "ese proyecto de país, atractivo" que "dé cabida a todos". "Si salimos con altura de miras, con generosidad, estoy convencida de que esos dos consensos serían posibles", ha afirmado la presidenta de Andalucía, que ha defendido que los socialistas no deben ofrecer ya una redacción concreta de la reforma constitucional en aras del consenso. "Si ya de salida, le ofrece al otro el menú, si el menú no le gusta es muy difícil que lleguen a un entendimiento", ha defendido. El papel de los socialistas, ha dicho, es hacer "lo que no está haciendo el presidente del Gobierno", esto es "facilitar un primer gran acuerdo de que hay cosas que hay que cambiar". Díaz ha defendido que el PSOE asumirá este papel, dada la "indolencia" del presidente del Gobierno. "El se tiene que poner al frente, para eso él es el presidente, y decirle a Cataluña y a España que esto tiene arreglo y lo vamos a a arreglar entre todos", ha subrayado. Sin embargo, ha lamentado, Rajoy "ha querido poner una trampa" a los socialistas situando en su "tejado" la responsabilidad de "ofrecer una salida a los ciudadanos del país", una actitud que, ha dicho, es "síntoma de la flojera y la indolencia" del "peor presidente que podía tener España en un momento tan díficil".

  • 1