lunes, 25 marzo 2019
12:32
, última actualización
Local

Dos años de cárcel por dejar encerrada con llave a su novia

el 16 feb 2011 / 13:18 h.

TAGS:

Un hombre acusado de amenazar con un cuchillo y dejar encerrada  con llave en su domicilio de la capital hispalense a su pareja  sentimental, todo ello debido a que la víctima le había dicho que  quería acabar con la relación, lo que "molestó" al procesado, ha  aceptado dos años de prisión y el pago a la afectada de una  indemnización de 2.500 euros en concepto de responsabilidad civil.  

Fuentes judiciales han informado a Europa Press de que el juicio  tenía prevista su celebración en la mañana de este miércoles en la  Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Sevilla, pero finalmente  las partes han llegado a un acuerdo de conformidad por el que el  procesado, A.R.R., ha aceptado dos años de prisión por un delito de  detención ilegal.  

De igual modo, y según han añadido las mismas fuentes, el acusado  ha aceptado 80 días de trabajo en beneficio de la comunidad y seis  años de prohibición para utilizar armas por sendos delitos de malos  tratos y amenazas. Inicialmente, el Ministerio Público solicitaba  para el encartado cinco años y cuatro meses de cárcel.  


Según relata la Fiscalía en su escrito de acusación, consultado  por Europa Press, el acusado, A.R.R., mantuvo hasta el día 21 de  marzo de 2008 una relación de noviazgo, sin convivencia, con M.I.D.,  pero ese mismo día mantuvieron una discusión en la calle Arjona en el  transcurso de la cual la mujer le manifestó que "deseaba acabar" con  la relación.  

Por ello, el encartado comenzó a insultar a la víctima, una  discusión que fue presenciada por varios ciudadanos que avisaron a la  Policía, ante la cual tanto la víctima como el acusado "manifestaron  que no pasaba nada", marchándose ambos hacia el vehículo propiedad de  A.R.R.. Una vez en él, y "en vez de llevarla a casa", le dijo que  primero tenía que pasar por su propio domicilio.  

"A TIRONES"

Tras llegar al garaje del inmueble, la víctima le dijo que  prefería esperarlo en el coche, pero el procesado "la obligó a  tirones a salir" del vehículo y a desplazarse con él al ascensor y,  posteriormente, a su casa, "amenazando con matarla". Una vez en el  interior de la casa, el acusado "le dio un tortazo", echó la llave y  le quitó el bolso, diciéndole "que si lo dejaba, la mataba y luego se  mataba él, esgrimiendo contra ella un cuchillo que cogió en ese  momento".  

Tras permanecer en la vivienda tres horas, el procesado accedió a  salir y a llevarla a su casa "ante la promesa de ésta de que lo  perdonaría y seguirían juntos", promesa que la víctima "se vio  obligada a realizar para conseguir salir de la casa".  

  • 1