jueves, 21 marzo 2019
22:50
, última actualización
Toros

Canorea pide paz a las figuras y solicita reabrir el diálogo

El gerente de la empresa Pagés suaviza el tono y abre las puertas de la plaza. Cinco toreros se niegan a torear en Sevilla mientras siga la actual adjudicataria.

el 15 dic 2013 / 17:54 h.

TAGS:

 El empresario taurino Eduardo Canorea, en una imagen de archivo. El empresario taurino Eduardo Canorea, en una imagen de archivo. La empresa Pagés no ha permanecido ajena al sorprendente comunicado emitido por los cinco mariscales del toreo –Morante, El Juli, Manzanares, Perera y Talavante se niegan a torear en Sevilla mientras la plaza sea regida por los Pagés– que ha incendiado todos los rincones de este singular planeta. Eduardo Canorea, que fue el que prendió el chispazo final de una reacción que se venía larvando desde hace algunos meses, se ha dirigido a los firmantes de esa escueta declaración de guerra pidiendo árnica y un renovado escenario de diálogo. “Lo expresado por mí ante la prensa sevillana el pasado 27 de noviembre no fue más que mi idea de los males que aquejan el presente de la Fiesta y la importancia de que fueran ustedes, personalmente, los que estuvieran presentes en el necesario diálogo con los empresarios y demás sectores”, señaló ayer el empresario sevillano, que se colocó en el centro de la diana después de las explosivas declaraciones que pronunció en aquel sonado almuerzo. La convocatoria no era ajena a los tambores de guerra que se venían escuchando a un lado y otro de la ancha brecha que separa hoy por hoy a la patronal taurina y las principales figuras del toreo. Aquel día Canorea desautorizó a los diestros Juan Diego, El Fundi y Ángel Gómez Escorial como interlocutores válidos de la Asociación de Matadores y acusó a las principales figuras del toreo de no querer adecuar sus honorarios a las actuales circunstancias económicas. En el comunicado emitido ayer precisa –en referencia a los actuales representantes de los toreros– que aunque se trata de “unos señores matadores de toros que ya no ejercen la profesión, sus personas son tan respetables como las suyas y la mía”. El gerente de la empresa Pagés también recordó ayer que en aquel encuentro con la prensa especializada mostró su admiración y respeto por las “exitosas carreras” de los cinco matadores firmantes. De la misma forma, el empresario rememoró que “la familia Pagés-Canorea lleva más de ochenta años al frente de la Plaza de Toros de Sevilla y siempre ha cumplido todos sus compromisos y obligaciones con todas las partes que ha tenido que tratar, sin excepciones, y lo ha hecho desde la consideración a todo el mundo”. Según la apreciación de Eduardo Canorea Pagés, “esta trayectoria también merece respeto”. De la misma forma, explicaba que “los tiempos que corren son difíciles y la Fiesta lo está pasando mal, por eso les hago sentidamente un ruego: volvamos a la cordialidad que ha presidido nuestras relaciones hasta aquí y procuremos estar a la altura de las circunstancias”. Llegados a este punto, la llamada a la conciliación de Canorea se acompaña de una invitación a olvidar lo pasado insistiendo en que la plaza de toros de Sevilla “tiene sus puertas abiertas” para los cinco matadores que han expresado su negativa a torear en el coso maestrante. “La afición lo merece y la Fiesta lo necesita” afirmó el empresario pidiendo una última disculpa para José Tomás: “Debí haber dejado el Senegal para los senegaleses; discúlpeme, José Tomás. Fue sido una expresión desafortunada”, concluye el nuevo documento difundido ayer. El comunicado de los toreros, emitido el jueves, señalaba que los cinco matadores firmantes no actuarían en el coso sevillano “bajo la contratación de la empresa Pagés” como medida de presión para que el coso “recupere su identidad y se respete a los toreros y a sus representantes”. Los coletudos afirmaban que habían hecho llegar  sus particulares y desconocidas “razones” a la junta de gobierno de la Maestranza, propietaria de la plaza. Toca esperar.   

  • 1