domingo, 18 noviembre 2018
03:10
, última actualización
Local

Educación confirma que en 2012 habrá oposiciones

Andalucía es la única región que ha anunciado oferta pública de empleo en la enseñanza, con independencia de quién gobierne en España tras las elecciones generales.

el 18 oct 2011 / 19:46 h.

TAGS:

De la última conferencia sectorial de educación de esta legislatura, que tuvo lugar ayer en Madrid, el consejero Francisco Álvarez de la Chica salió con una noticia buena y otra mala: la primera es la confirmación de que Andalucía convocará oposiciones de Secundaria en 2012. Es una apuesta política que la Junta pretende llevar a cabo con independencia de quien gobierne en Moncloa tras las generales, y de que el resto de regiones decida convocar o no (algunas no lo hicieron este año). "En las próximas semanas se publicarán los temarios", dijo.

El consejero explicó que la oferta de empleo se verá reflejada en los próximos presupuestos andaluces que "crecerán" en materia educativa. No dio cifras, pero si ese crecimiento se refleja en el personal, es probable que la Junta prevea un aumento neto de la plantilla de profesores: el número total de plazas que sale a concurso se hace público en enero, cuando se cierra el número de docentes que se jubilan. Pero en los presupuestos se consigna el número de plazas nuevas que la Junta prevé incorporar al sistema escolar. El año pasado se consignaron 680, aunque finalmente sólo se crearon 198.

Andalucía ha sido la única que ha confirmado que habrá oposiciones en 2012. El resto de comunidades, gobernadas en su mayoría por el PP, no lo ha hecho. Con este anuncio, la Junta se ha adelantado a un posible escenario adverso: si el Gobierno central cambia de signo político y Mariano Rajoy mantiene el límite de la tasa de reposición al 10 o al 30% en educación -como hizo el Ejecutivo anterior- Andalucía volverá a librar un pulso al Estado, como ya hizo contra Zapatero, para evitar recortes en su plantilla de profesores.

La noticia negativa es que el ministro Ángel Gabilondo ha renunciado a aprobar el real decreto de formación del profesorado que se asemejaba mucho al MIR -sólo tenía el apoyo andaluz-, lo cual deja sin apenas fuelle la reforma que está a punto de aprobar Andalucía y que, en parte, dependía de esa norma estatal.

  • 1