El 25-M silencia a los profesores del Miguel de Cervantes de Écija

La junta electoral retira del colegio ecijano unas pancartas a favor de la educación pública tras reclamarlo un vecino

el 24 may 2014 / 23:55 h.

IMG_1395 Una de las pancartas que defienden la educación pública en el colegio Miguel de Cervantes. Foto: M. R. La junta electoral de zona ha ordenado retirar de la fachada del colegio público Miguel de Cervantes las dos pancartas colocadas hace meses por los profesores del centro escolar en defensa de la educación pública para «que no se vean perturbadas ni la jornada de reflexión ni el día de las elecciones». Las dos pancartas piden «Escuela pública de tod@s y para tod@s». Llevan todo el curso escolar en el colegio, popularmente conocido en Écija como el PUA. Las colocaron profesores del centro escolar, una en el patio principal, en la cornisa del edificio, perfectamente visible desde la puerta de entrada del Miguel de Cervantes y desde la Avenida del Genil. La otra –en la foto– está algo más escondida, igualmente en una cornisa de uno de los aularios, y de cara a la otra puerta de entrada del centro escolar. Los profesores que las colocaron se concentran en la puerta del centro todos los miércoles, antes de iniciar las clases, para expresar su rechazo a la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (Lomce, más conocida como la Ley Wert) y su defensa de la educación pública. Lo vienen haciendo desde hace meses, cada mañana a las 8.45 horas en la puerta principal del colegio, siempre fuera del horario lectivo, porque «no queremos entorpecer la labor docente, sólo reivindicar una enseñanza y una escuela públicas, puesto que es la escuela en la que trabajamos», explican. El que las pancartas estén «mirando a las puertas de entrada del centro en dirección de las vías públicas» busca «maximizar su publicidad y propaganda de su protesta», según el padre que ha denunciado, y que las considera «parte de una campaña partidista, claramente identificada y con la que se está vulnerando la Ley Electoral», por lo que «no se debería obviar que es una pancarta publicitaria de un eslogan partidista concreto de protesta y que es claramente visible desde la vía pública». El vecino en cuestión –que, según otros padres y profesores viene denunciando las pancartas desde hace meses, sin éxito– considera ilegal que se utilicen las fachadas del colegio, centro electoral en la zona, «con pancartas que claramente hacen alusión a una campaña de protesta en contra del Gobierno y sus reformas». Afirma este hombre que la prueba de que esta situación es totalmente «política» es que «para las campañas que sí forjan valores educativos a los niños, como día de la paz mundial, planes de centros como plan de igualdad, plan de solidaridad y otros no se colocan pancartas en la fachada del centro». «Por ello es un acto antidemocrático que se hace para intentar claramente influir en el sentido del voto», opina este vecino, quien aclara que «lo que denuncio no es la escuela pública, sino el mal uso de un centro público para intereses particulares de una protesta concreta». Y va más allá en su reflexión: «Si las pancartas son una vulneración de los derechos democráticos al ser elementos distorsionadores y perturbadores del libre derecho de voto, ¿los niños en edad escolar, menores de edad, no tienen derecho a tener una escuela sin pancartas partidistas?», pregunta, «¿no es distorsionar y perturbar la normalidad en un centro escolar y los derechos de los niños?». Tras atender su demanda, la junta electoral de zona ha resuelto que se retiren las pancartas el sábado 24 y domingo 25, jornada de reflexión y día de las elecciones europeas. Los profesores han avanzado que, una vez pase la jornada electoral, mañana lunes, piensan volver a colocar sus pancartas.  

  • 1