viernes, 15 febrero 2019
22:29
, última actualización
Local

El 3D llega a los fuegos

Pirotecnia Pablo ofrecerá un espectáculo de 18 minutos con 1.400 kilos de pólvora.

el 28 abr 2012 / 20:37 h.

TAGS:

Se verán figuras diferentes cada diez segundos, algunas con efecto en tres dimensiones como la medusa.

Son los encargados de poner el broche final a la Feria de Abril, una plaza que ya conocen porque la asturiana Pirotecnia Pablo ha realizado los fuegos artificiales desde 2004 ininterrumpidamente salvo el año pasado. Para 2012 anuncian novedades: figuras en 3D en forma de medusa y átomo, una novedad que estrenaron en agosto en Gijón y Coruña pero que no se ha visto antes en Sevilla.

El espectáculo en su conjunto durará 18 minutos y según explica el gerente de la empresa, José Fernández de la Villa, "cada diez segundos se verá algo distinto" ya que se divide en 107 actos. Comenzará con "figuras planas como estrellas y margaritas" pero no habrá que esperar mucho para ver las figuras en 3D logradas a base de "anillos que se entrelazan y se ve el volumen". Las primeras se verán en los tres o cuatro minutos iniciales.

En total se utilizarán 1.400 kilos de pólvora distribuidos en 6.900 cohetes. El presupuesto de adjudicación ronda los 11.000 euros. Fernández de la Villa asegura que aunque hay "un poco de recorte" en el resultado "no se va a apreciar". La austeridad no restará intensidad y espectacularidad a los fuegos "solo tendrán un ritmo menor".

Un equipo de cuatro personas de Pirotecnia Pablo, que tiene su sede en Cangas del Narcea, viajó por carretera a Sevilla la noche del viernes, en vehículos especiales para el transporte de material pirotécnico.

La jornada de ayer estuvo dedicada a preparar en el muelle de Nueva York toda la infraestructura necesaria para el lanzamiento de los cohetes, a base de hierros y tubos, pero también para garantizar la seguridad, como la barrera de sacos de arena. La pólvora permanece guardada hasta horas antes de los fuegos en un almacén especial fuera de la capital.

El principal riesgo, explica Fernández de la Villa, es la humedad. "El calor no afecta tanto, antes se quema una persona que se inflama el material, tendría que estar a más de 150 grados", subraya.

Fernández de la Villa es la quinta generación de pirotécnicos en su familia. Fue su tatarabuelo quien fundó la empresa en 1895. Hasta los años 50 o 60 del siglo pasado solo trabajan por Asturias y alrededores pero a partir de los 90 llegó el boom de esta actividad y Pirotecnia Pablo también se expandió.

Frente a la creencia generalizada de que es una actividad propia del Levante, defiende que "hay 390 pirotecnicas en toda España y solo 80 o 90 están en el Levante. Hay muchas otras en otros sitios". Sí reconoce que hay diferencias entre los fuegos artificiales de cada zona. "En el norte gustan más los cohetes voladores y en Levante los castillos de fuegos y petardos. En Andalucía, donde más tradición hay es en Almería", cuenta.

En la industria pirotécnica trabajan ingenieros, químicos, físicos y "también abogados porque hay mucha burocracia" para cumplir las normas de seguridad. Hay una "parte creativa" para "ir innovando un poco" a base de "ver espectáculos y pensar combinaciones posibles".

Sobre el papel se diseñan nuevas formas pero luego "hay que ver si existe la fórmula química para lograrlo". La forma está diseñada dentro del cohete y al hacerlo explotar se dibuja en el cielo. Hay productos que se hacen por partes y hay que montarlos. Fernández de la Villa reconoce que es un mundo "que intriga" porque, aunque es básicamente un proceso químico, "tiene un componente mágico".

  • 1