Local

El 4-D resucita en el avispero territorial

La Junta tiene previsto aprobar una declaración institucional el martes que dé un aldabonazo y eleve la voz ante Madrid y Cataluña

el 02 dic 2012 / 21:23 h.

TAGS:

Medio millón de sevillanos colapsaron una de las avenidas principales. Dos millones de andaluces salieron a la calle.

Una preciosa portada manuscrita con un mensaje: "Hoy, un día de bandera. Una primera página de la historia de Andalucía que debemos llenar todo con nuestra presencia". Así amaneció El Correo de Andalucía el 4 de diciembre de 1977. Dos millones de andaluces harían historia. Hasta en Barcelona, un cuarto de millón de emigrantes inundaron las Ramblas. Salían a la calle de forma masiva a reivindicar una autonomía de primera para Andalucía.

La comunidad empezó a transitar así un duro camino que culminó cuatro años después con un Estado de las Autonomías en pie de igualdad, sin comunidades de primera y de segunda. Andalucía logró que se impusiera el café para todos que ahora algunos desprecian y señalan como motivo de que la configuración política española sea inviable.

Pese a que el 4 de diciembre ha sido para los más nacionalistas y las fuerzas de la izquierda un día clave, su importancia ha quedado durante décadas relegada por el 28 de febrero, Día de Andalucía en clave institucional. Este año va a marcar una diferencia. El Gobierno andaluz tiene previsto aprobar el martes, de forma inusual, una declaración que reivindica la efeméride y da un aldabonazo frente a Madrid y las apuestas de los nacionalistas catalanes.

Desde San Telmo, PSOE e IU, aprovecharán para volver a reivindicar la necesidad de fraguar un gran pacto por Andalucía que incluya a agentes económicos y sociales y colectivos que tradicionalmente han estado al margen de los acuerdos de concertación. Una especie de tótum revolútum que incluye una defensa cerrada de los servicios públicos, en especial de la sanidad, y que el Gobierno prevé presentar en su puesta de largo el 28-F.

La intención política es recuperar el espíritu de la autonomía andaluza, íntimamente ligado en su origen a una conciencia obrera de clase, que clamaba por la política pero también contra el paro y por el desarrollo de la región. En realidad, es también una pata más de la política de confrontación y diferenciación del Ejecutivo de Mariano Rajoy. El Gobierno andaluz tiene ahora la tarea de convencer a los más escépticos, dentro de sus filas y en la oposición, que consideran que esa rebelión del pueblo andaluz frente a Madrid y el nacionalismo catalán es una maniobra de distracción que no calará en una comunidad que lleva más de treinta años de autogobierno y donde el paro excede el 35%.

De lo que no cabe duda es de que el 4 de diciembre va a resucitar como fecha histórica. Es importante que Izquierda Unida en el Gobierno. Este partido siempre ha reivindicado esta efeméride. También ayuda la oportunidad política en pleno debate territorial abierto por los partidos nacionalistas y después de que las elecciones catalanas, convertidas en una suerte de plebiscito por la independencia, hayan configurado el Parlamento más soberanista de la historia. Enfrente, el ala más dura del PP lanza mensajes que menosprecian a las autonomías, ligadas al despilfarro y a una estructura política cara y poca eficiente.

El presidente José Antonio Griñán reivindica como desenlace lógico de este debate, que azuza el avispero territorial, la creación de un Estado federal. Siempre con dos premisas: diálogo y consenso.

IU tiene en su agenda la presentación de un manifiesto político en Antequera (Málaga) con el que reivindica "la Andalucía del futuro", a través de un gran acuerdo social, político y económico que sirva de referencia para los próximos años. Celebrarán un acto público con la intención de recuperar para esta localidad malagueña el protagonismo que tuvo en la Constitución de 1883 o en el Pacto de Antequera de 1978. El coordinador regional de IU y vicepresidente andaluz, Diego Valderas, ha convocado a todo el conjunto de las direcciones de IU y a sus cargos públicos.

También el PSOE andaluz comunicó a este periódico que celebrará la tarde del martes un acto político. No dio más datos. Desde el PP-A indicaron que "de alguna manera" se sumarán a la conmemoración.

El 5 de diciembre, El Correo llevaba a portada "Muerte jonda" y lamentaba la muerte en Málaga del joven Manuel José García Caparros, asesinado por la Policía cuando intentaba que ondeara en la Diputación la bandera andaluza. Fue Alfonso Guerra quien en nombre de la Asamblea de Parlamentarios se dirigió al medio millón de sevillanos que colapsó las calles: "Nuestro pueblo puede hacer oír su voz".

  • 1