lunes, 22 abril 2019
16:58
, última actualización
Local

El Alamillo añora a la Macarena

Un azulejo perpetúa en el Cortijo el histórico paso de la Virgen de la Esperanza por el parque

el 29 jul 2011 / 19:35 h.

TAGS:

Van a la playa, no al cole.

El Alamillo aún suspira en recuerdo de aquella inolvidable jornada de septiembre de hace un año. El tránsito de la Virgen de la Esperanza Macarena por el parque del Alamillo camino del Estadio Olímpico por la beatificación de Madre María de la Purísima quedará inmortalizado para siempre en la pequeña historia de este oasis urbano. El próximo 18 de septiembre, coincidiendo con el primer aniversario de la subida a los altares de la séptima sucesora de Santa Ángela de la Cruz, los rectores del Parque del Alamillo, de común acuerdo con la hermandad de la Macarena, inaugurarán un azulejo cerámico en el Cortijo del Alamillo que servirá para perpetuar el histórico y multitudinario recorrido de la Virgen de la Esperanza por el más moderno de los grandes parques de la ciudad.


La iniciativa de colocar este azulejo ha partido de un grupo de ciudadanos que "nos los planteó como posibilidad", asegura el director del parque, Adolfo Fernández Palomares. "Me pareció fantástico, se procedió a una cuestación entre la gente interesada, se encargó y se ha colocado. Nos gustaría inaugurarlo el 18 de septiembre, pero todavía no tenemos un programa previsto, aunque lo iremos perfilando de común acuerdo con la hermandad".


África, actual vicepresidenta de la Asociacíon de Amigos del Parque del Alamillo, fue una de las personas que, "a título particular", promovieron esta iniciativa. "El mismo día en que pasó la Macarena por el Alamillo, después de acompañarla en todo momento por el parque, pensamos en hablar con el director del parque con el fin de solicitarle su permiso para instalar en el Cortijo un azulejo a modo de recuerdo de ese momento, porque un hecho como éste sabemos que no se va a volver a repetir".


El azulejo en cuestión reproduce una de las muchas instantáneas que ese día captó Pepe Lucas, el fotógrafo que habitualmente realiza las fotos del parque, al paso de la Virgen por el Cortijo del Alamillo. Rodeado de una inmensa multitud, las andas de la Virgen de la Esperanza atraviesan el corazón del parque justo en el momento en que la dolorosa transitaba ante la puerta de entrada al Cortijo, enmarcado al fondo de la escena por esas dos gigantescas palmeras que escoltan su entrada. "Elegimos esa foto porque nos parecía la más representativa: se ve el Cortijo, que es un símbolo del parque, se ve a la Virgen y se ve a un montón de gente con una peculiaridad. Una gran parte de esa gente alza sus brazos para sacar fotos y en las pantallitas de sus cámaras y de sus móviles también se aprecia el paso".


A esta escena, llena de color, se le han añadido a ambos lados de la parte superior del azulejo una imagen del puente del Alamillo, "un emblema del parque", y en el otro extremo una fotografía, enmarcada en una orla, del semblante de la beata Madre María de la Purísima, cuya ceremonia de beatificación, presidida por la Virgen de la Esperanza Macarena, congregró aquel 18 de septiembre en el Estadio Olímpico de Sevilla a más de 45.000 personas, según los datos que ofreció el Ayuntamiento.


La composición se remata con una inscripción que reza "Pasó la Macarena... Parque del Alamillo, 18 de septiembre de 2010", junto a la que aparece el escudo corporativo de la hermandad de la Madrugá.


Con unas dimensiones de 1,20 metros de ancho por 0,75 de alto y a la espera de su inauguración el 18 de septiembre próximo, el azulejo que inmortalizará el paso de la Macarena por el parque del Alamillo ya puede admirarse en el pasaje de entrada al patio principal del Cortijo.


Aquella histórica jornada la Virgen de la Macarena realizó un recorrido completamente inédito visitando a los vecinos de las calles Sánchez Pizjuán y Venta de los Gatos, atravesando por primera vez el Guadalquivir a través del puente del Alamillo -una de las imágenes más esperadas de este traslado- y cruzando el parque del Alamillo para alcanzar un escenario tan inusual para un paso como el Estadio Olímpico.

  • 1