martes, 19 febrero 2019
15:12
, última actualización
Local

El alcalde avisa de recortes "brutales" en contratación y servicios

El primer edil cree que la congelación de los créditos "la podremos aguantar".

el 25 may 2010 / 19:48 h.

TAGS:

Aunque el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero rectificó tan sólo 24 horas después el Real Decreto de Ley que limita a los ayuntamientos la solicitud de créditos para financiar sus inversiones y les permitirá hacerlo hasta el 1 de enero de 2011, la situación económica de las corporaciones locales vuelve a estar en el punto de mira.

En el caso de la capital hispalense, su alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín, quiso ayer dejar claro que en el caso de que a los consistorios se les corte el grifo de los créditos, Sevilla "puede permitirse ese respiro" porque ha hecho los deberes. "Podremos aguantar perfectamente", sentenció el regidor en declaraciones a los periodistas durante una visita al barrio de Triana.

Pero la realidad es tozuda y el alcalde no ocultó que el Consistorio hispalense se encuentra "superagobiado" en lo que respecta al gasto corriente (gastos que se destinan a la contratación de los recursos humanos y a la compra de bienes y servicios necesarios para el desarrollo propio de las funciones administrativas). En este capítulo indicó lo siguiente: "Tendremos que hacer una reducción brutal en un montón de cosas".

La política de "dar mucha cuerda" a las inversiones durante todo este tiempo por parte de la corporación hace que ésta tenga "recorrido suficiente como para poder aguantar perfectamente el año que viene sin pedir créditos para ello".

"Hemos hecho nuestros deberes en momentos de vacas gordas y en vacas flacas vamos a aguantar bien", aseguró el alcalde hispalense, que señaló que el "gran" esfuerzo inversor "desde todos los puntos de vista" de la última década propicia que aunque no se pidan créditos "se van a poder desarrollar muchas inversiones ya financiadas previamente y programadas anteriormente".

"Podremos estar en mejores condiciones que estarán otros ayuntamientos que no han hecho ese trabajo que hemos hecho nosotros", dijo, toda vez que, según admitió, todas las instituciones tienen que hacer un esfuerzo. "Será un año de ayuno y habrá que adaptarse a estas circunstancias y apretarse el cinturón", apostilló.

Las declaraciones del alcalde tuvieron su confirmación técnica por parte de la Delegación municipal de Hacienda. La responsable del ramo, Nieves Hernández, explicó que el presupuesto municipal que se aprobará el próximo lunes 31 de mayo en un Pleno extraordinario cumple ya con el decreto gubernamental de restricción de créditos.

Hernández expuso que este presupuesto, elaborado bajo los criterios de contención y austeridad en el gasto, prevé un endeudamiento de 24,6 millones de euros, una cifra equivalente a la cantidad de deuda amortizada para el mismo ejercicio.

Es decir, que el Ayuntamiento prevé amortizar deuda por el mismo importe que se solicitará a los bancos para garantizar parte de las inversiones recogidas en el documento presupuestario. Aclaró además que el nivel de endeudamiento de la corporación es del 89,83%, alejándose del límite máximo establecido por la Ley de Hacienda.

  • 1