viernes, 22 marzo 2019
22:01
, última actualización
Local

El alcalde defiende subir los precios del bús y propone que Tussam tenga líneas metropolitanas

el 24 sep 2009 / 19:54 h.

TAGS:

Tarifas más altas como las del Consorcio Metropolitano y reordenar las líneas para eliminar los límites urbanos de Tussam. Éstos son dos de los ejes de trabajo del Consistorio ante la inminente revisión del modelo de la empresa ante sus elevadas pérdidas -más de 50 millones de euros- y el lastre que supone para el Ayuntamiento.


El Ayuntamiento lleva meses lanzando los dos mensajes, que empiezan a tomar forma conforme se acerca el consejo de administración de la próxima semana y las sesiones de trabajo para definir las tarifas de 2010: hay que subir los billetes de Tussam y se requiere una integración de la empresa en el Consorcio Metropolitano de Transportes para que éste participe en la gestión y en la financiación. El alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín, quiere forzar esta hoja de ruta, aunque de momento no ha encontrado respaldo alguno de la Consejería de Obras Públicas. Todo lo contrario. La titular del área, Rosa Aguilar, matizó recientemente que sólo se actuará si se establece un plan integral para toda la comunidad autónoma y que no absorberá ni resolverá los problemas de una empresa municipal.


Pese a esto, el Gobierno local quiere resolver cuanto antes la situación de Tussam. La próxima semana está convocado un consejo de administración en que se abordarán las propuestas que quedaron sobre la mesa en la sesión celebrada en julio. Se debatirá la elaboración de un plan de estabilidad presupuestaria que implicará una serie de restricciones para los próximos en inversiones y gasto corriente, el establecimiento de unos criterios que fijen las transferencias que realizará el Ayuntamiento a la empresa en los próximos años, se lanzarán operaciones que puedan atenuar la crítica situación de Tussam como el concurso público para los terrenos del Prado y, aunque no esté en el orden del día, se analizará la subida de tarifas.


En este año, la estrategia tiene como eje la equiparación con las tarifas del Consorcio Metropolitano. Pero como línea general. De hecho, hacerlo implicaría subir el viaje con bonobús en 0,2 euros, pero paradójicamente habría que bajar 0,05 euros el billete sencillo. Sólo la propuesta ya se encontró ayer con el rechazo de la federación de consumidores Facua, que negó que tuviera "sentido" la propuesta, y del PP, que abogó por cambiar la gestión y no los precios.


Pero hay otra segunda línea de actuación: reordenar las líneas con una visión integral. El alcalde esbozó algunos detalles de esta nueva estrategia que consiste en eliminar la barrera del término municipal que ha marcado hasta ahora la actuación de Tussam: "Habrá líneas que presentarán servicio en zonas externas a la ciudad y otras del Consorcio, que podrán realizar recorridos urbanos. Pongo un ejemplo: la línea nocturna puede ser metropolitana, sin tener en cuenta los límites de la ciudad por uso para actos culturales y de ocio".


El Consistorio quiere que Tussam realice un plan para integrar el bus en el modelo de movilidad metropolitana. Aunque todo está a la espera del Metro, hay líneas de actuación ya definidas: no tiene sentido para el Gobierno local que todas las líneas lleguen hasta el centro o hasta los ejes comerciales. Pueden hacer un recorrido más largo por los barrios y llegar hasta la parada de Metro más cercana.

Las tarifas del sector del taxi se congelarán este año. Esa es la intención de la asociación mayoritaria del sector, Unión Sevillana del Taxi, y del Gobierno municipal. En esta ocasión, aunque se produzca un incremento equivalente al IPC del mes de octubre -como dicta la normativa-, no se notará en el bolsillo de los ciudadanos, dado que el índice de momento es negativo. La propuesta, que debe aún ser debatida en el Instituto del Taxi, parte del propio sector como una medida urgente para resolver su crisis. Las dos asociaciones de taxistas cifran sus pérdidas este año con respecto a los ejercicios anteriores a la crisis en más de un 30%. "En 2008, los ingresos cayeron un 25% y en 2009, alrededor de un 15%", explicó el presidente de Unión Sevillana del Taxi, Fernando Morales, quien ultima su propuesta tarifaria que tiene en la congelación de los precios su principal eje.

Enrique Filgueras responsable de la otra asociación del sector, Solidaridad Hispalense, eleva incluso más las pérdidas por la crisis, hasta un 40% e introduce factores como las obras o los procesos de peatonalización. En este caso, aún no hay una decisión tomada sobre las tarifas, aunque el propio Filgueras subraya que la solución para el sector no es una revisión de los precios, sino una reforma integral del funcionamiento. Y en esto coinciden las dos asociaciones mayoritarias: hay que tomar de forma inmediata medidas como la reducción del número de licencias o la aprobación de la nueva ordenanza del sector. Ésta está planteada por el Ayuntamiento y por las dos asociaciones mayoritarias con el objetivo de reordenar de forma integral el funcionamiento de los taxis.

Sobre la mesa hay propuestas como un sistema más flexible de paradas, el establecimiento de unos mínimos obligatorios de vehículos por las noches y en los festivos, un nuevo impulso de las nuevas tecnologías y los dispositivos de seguridad en los vehículos y un establecimiento de un modelo público de contratación de taxis por parte de los hoteles.

  • 1