domingo, 21 abril 2019
05:49
, última actualización
Local

El alcalde pide resolver "cuanto antes" su futuro y el candidato

Monteseirín anuncia que hablará desucontinuidadcon el partido tras el congreso.

el 08 mar 2010 / 20:01 h.

TAGS:

Protagonista. Sánchez Monteseirín, ayer caminando solo tras salir de la Casa Grande.

Alfredo Sánchez Monteseirín no está dispuesto a continuar hasta 2011 como alcalde de Sevilla pese a que así se lo hayan pedido José Antonio Griñán y las direcciones provincial y regional del PSOE, y sólo está a la espera de llegar a un acuerdo con el partido para concretar los plazos, las formas y el relevo. "Debe resolverse cuanto antes, aunque no de manera inmediata", argumentó ayer en su primera comparecencia ante los medios tras conocerse su renuncia a la candidatura de 2011 y tras difundirse su carta de despedida como regidor. A partir de la próxima semana, una vez que concluya el congreso regional socialista, se abrirá un periodo de conversaciones con todas las estructuras del partido encaminado a resolver la inminente crisis del Gobierno municipal y preparar la candidatura socialista ante los comicios de 2011: "Hay que buscar la mejor solución para Sevilla. No se puede hablar de los intereses del partido por un lado, y de los de la ciudadanía por otro. Los dos deben ir unidos (...) Yo tengo mi opinión y así la trasladaré al partido".

El primer frente de este debate son los plazos. ¿Cuándo debe Monteseirín abandonar la Alcaldía? "No hay una decisión tomada, lo tendremos que hablar día a día". El alcalde lleva meses manejando el escenario de una salida para dar un relevo interno, y la decisión de Griñán de difundir su renuncia a la candidatura en 2011 ha precipitado estos movimientos - "quizá en tiempo y forma se podía haber hecho mejor, pero lo importante es el fondo", criticó ayer el alcalde- hasta el punto de que nadie se atreve ya a hablar más allá de días o semanas.

Así lo refleja además el comunicado emitido por el grupo socialista tras su primera reunión con el regidor después de difundirse su renuncia a la candidatura en la que se intentó dar apariencia de unidad y garantizar "la gobernabilidad" de la ciudad: "En los próximos días el alcalde seguirá hablando con el partido, a quien le corresponde tomar la decisión sobre la candidatura para las elecciones municipales". Aunque la dirección provincial empezó a asumir este fin de semana el escenario de una posible renuncia -sigue a la espera de una reunión con el regidor-, el PSOE-A sigue enrocado en que agote el mandato. "Donde se gobierna, a gobernar. Continuar hasta el final del mandato sería una gran prueba de su compromiso con los sevillanos", apuntó ayer el secretario de Organización, Rafael Velasco.

El segundo debate viene estrechamente ligado a éste. ¿Qué hacer cuando Monteseirín abandone la Alcaldía? El regidor tiene su opción, que no quiso difundir ayer, pero que pasa por Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, y el PSOE de Sevilla, la suya: la siguiente en la lista, Rosamar Prieto-Castro, como una solución transitoria que la propia presidenta del Pleno ha aceptado. "Hay distintas opciones que hay que estudiar y hablarlas", se limitó a señalar el regidor. Y sus interlocutores no serán sólo las actuales ejecutivas provincial y regional, sino el propio José Antonio Griñán y la dirección federal. "Tendrá mucho que decir en Sevilla", apuntan varios dirigentes. E inmediatamente la elección del candidato. El PSOE la sitúa en julio, pero el propio alcalde planteó ayer que sea "cuanto antes". De momento, hay tres nombres encima de la mesa: el propio Gómez de Celis, el consejero de Vivienda, Juan Espadas, y el secretario provincial, José Antonio Viera.

El regidor restó ayer importancia al otro eje de este debate: su futuro personal. "La carta que escribí [en la que hablaba de volver a ser funcionario] la hice hace tres meses. Siempre lo he pensado pero llegué a la política desde el primer día pensando que era de paso, mi profesión es la de médico y me gustaría seguir teniendo responsabilidad en el ámbito de la política, pero si no seguiré haciendo política fuera, porque la política es una vocación, no una profesión".

  • 1