jueves, 25 abril 2019
15:43
, última actualización
Local

El Algarrobico está a punto de caer

El Supremo da la razón a los ecologistas y tumba un plan de la Junta aprobado en 2008 por rebajar la protección al paraje.

el 04 oct 2011 / 11:29 h.

TAGS:

Greempeace cologó una bola de derribo simbólica en el hotel.

El embrollo judicial que se ha ido tejiendo alrededor del hotel levantado en el paraje de El Algarrobico, en el Parque Natural del Cabo de Gata (Almería), comienza a desenmarañarse. Los ecologistas ven más cerca el derribo del hotel. El Tribunal Supremo dictaminó ayer y dio la razón a la organización ecologista Greenpeace frente a la Junta de Andalucía en su pulso por el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales (PORN), de marzo de 2008, que fijaba la protección otorgada a esta zona.

El Supremo confirma lo que ya dijo, en diciembre de 2008, el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), que ordenó suspender cautelarmente ese plan por considerarlo ambiguo, lo que podría tener "un efecto devastador". Considera el magistrado que la protección asignada rebajaba lo establecido anteriormente y podría abrir una puerta para permitir la finalización del hotel. El Supremo ha dado carpetazo a este asunto y ordena suspender el PORN -que salió publicado en BOJA en marzo de 2008- y que catalogaba el paraje del Algarrobico como "zona degradada", lo que permitía "nuevas edificaciones y la rehabilitación de las ya existentes" para desarrollar actividades turísticas. Finalmente el Alto Tribunal ha ordenado mantener la protección fijada en el plan anterior, fechado en 1994, y que declara el terreno como no urbanizable. La sentencia, a juicio de Greenpeace, puede ser definitiva para allanar el camino a la demolición del hotel.

La mole de 20 plantas y 411 habitaciones, que se ha convertido en todo un símbolo de la destrucción de la costa, comenzó a edificarse en enero de 2003, una vez que el Ayuntamiento de Carboneras, en manos de los socialistas, dio la licencia a la empresa constructora Azata para levantar ese complejo hotelero. Previamente en 1988, el mismo consistorio declaró urbanizables esos terrenos, a pesar de que la Ley de Costas fija que no se puede edificar en una franja de 100 metros del litoral y el hotel, según Greenpeace, se encuentra entre 47 y 57 metros del llamado dominio público marítimo terrestre.

En febrero de 2005 un juzgado de Almería suspendió cautelarmente las obras de construcción de Azata, la construcción estaba al 95%, tras una denuncia del colectivo Salvemos Mojacar. Desde entonces, diversas asociaciones ecologistas, la constructora y las administraciones (Gobierno, Junta y ayuntamiento) se han enredado en un complicado embrollo judicial que permite a esta mole de cemento mantenerse en pie seis años después de que un juez lo declarara ilegal. Los ecologistas no han cejado en sus campañas para llamar la atención contra esta edificación, la última congregó una vez más el pasado septiembre a representantes de diversas asociaciones en el hotel para exigir su demolición. Greenpeace celebró ayer que "se han acabado las excusas" para no derribar el hotel. Señalaron que esta sentencia es "el paso definitivo hacia la demolición" de la instalación hotelera e insistieron en que "ahora" el Ministerio de Medio Ambiente y la Junta deberán proceder a su "demolición inmediata".

"Hoy celebramos una nueva sentencia sobre un hotel ilegal. Ahora sólo queda que tanto el Ministerio de Medio Ambiente como la Junta de Andalucía ejecuten su compromiso y acaben con esta ilegalidad. El único destino para el hotel del Algarrobico es su demolición inmediata. Después de esta sentencia, se han acabado las excusas", declaró a Europa Press la responsable de la campaña de Costas de Greenpeace, Pilar Marcos.

En el mismo sentido Ecologistas en Acción celebró la sentencia porque "ya no tiene marcha atrás" y porque, con ella, "si hay voluntad" por parte de las administraciones, el hotel podría comenzar a derribarse "esta misma tarde". Así lo explicó el abogado de Ecologistas en Acción en este asunto, José Ignacio Domínguez, que apostilló que "ningún juzgado se va a atrever a contradecir" la sentencia que afirma que "El Algarrobico no es urbanizable".

Desde el Gobierno andaluz la consejera de la Presidencia, Mar Moreno, aseguró que la Junta "respeta cualquier resolución de los tribunales" e insistió en que el Ejecutivo está a la espera de recibir "luz verde de los tribunales para que finalmente se pueda reponer a su estado la playa de El Algarrobico". Moreno consideró que hay "una cuestión que la inmensa mayoría comparte, que es que el hotel no debe estar ahí".

El Ministerio de Medio Ambiente consideró que la sentencia frena cualquier pretensión de continuar con la construcción del hotel. El Gobierno, que también trató vía judicial de lograr la expropiación del hotel, advierte no obstante de que debe producirse aún un fallo judicial definitivo. El Ministerio que dirige Rosa Aguilar maneja ya un plan para sufragar el derribo. El Ministerio pagaría el derrumbe y corresponderían a la Junta los costes de limpieza de los escombros.

Un paraje declarado “no urbanizable”

El Supremo dejó escrito que el paraje del Algarrobico es “no urbanizable”. Han sido necesarios varios recursos cruzados entre los ecologistas, las administraciones y la constructora del hotel para resolver este extremo, fundamental para decidir sobre el futuro de este “pecado urbanístico”. Se vuelve a la protección otorgada en un plan autonómico de 1994. Hay que recordar que otro fallo de un juzgado de Almería en septiembre de 2008 consideró que los planos de ese primer plan fueron alterados posteriormente a su aprobación por la Junta de manera ilegal para hacer compatible esa zona con el ladrillo, como recogía el plan urbanístico del ayuntamiento de Carboneras.

  • 1