martes, 11 diciembre 2018
00:07
, última actualización
Cultura

El año triunfal de Chaves Nogales

el 17 dic 2011 / 20:52 h.

Rubén Castro, en la imagen en Santa Justa, será titular en el Calderón.
-->--> -->

Sus fieles lectores lamentaban que, durante demasiados años, la figura de Manuel Chaves Nogales (Sevilla, 1897-Londres, 1944) hubiera caído en un lamentable olvido. La profusión de reediciones recientes, la biografía que vio la luz hace apenas unos meses y los dos rescates que acaban de salir al mercado bajo los auspicios de Renacimiento, Crónica de la Guerra Civil y La defensa de Madrid, permiten hablar de este 2011 como el año en que el gran periodista y escritor sevillano salió de la oscuridad para llegar al gran público.

La independencia, la curiosidad y la objetividad son valores que brillan constantemente en la abundante producción del autor. Si en los últimos años el goteo de títulos había sido sostenido, con reediciones de títulos esenciales -A sangre y fuego, Juan Belmonte, matador de toros, Lo que ha quedado del imperio de los zares, El maestro Juan Martínez que estaba allí- a cargo de sellos como Libros del Asteroide, Espasa-Calpe o Renacimiento, ahora esta última ha querido hacer el lanzamiento definitivo con sendas joyas prácticamente desconocidas. Según Antonio Muñoz Molina, prologuista de La defensa de Madrid, se trata de un libro "que quema en las manos" y "provoca en igual medida la admiración y el escalofrío", ya que "pese a estar escrito en 1938, a una cierta distancia de los hechos que cuenta, tiene el temblor de urgencia de una crónica dictada a toda velocidad en el momento mismo en que las cosas suceden".

Chaves Nogales, a quien Muñoz Molina no duda en equiparar con Arturo Barea y Max Aub, "está en todo, lo ve todo". Incluso se le atribuyen dotes adivinatorias. Santos Juliá, prologuista de las Crónicas de la Guerra Civil, se sorprende por ejemplo de que el sevillano diera la contienda por perdida al trasladarse gobierno legítimo a Valencia, cuando todavía resistía Madrid y quedaban aún dos largos años de contienda. "El rostro de la guerra se había transformado, y lo que en los primeros días había definido él como una traición de militares, aplastada por un gobierno echado a la calle, se había convertido a sus ojos en una guerra entre fascismo y comunismo, entre la revolución social y el imperialismo capitalista".

revalorización. La profesora María Isabel Cintas, responsable de estos rescates -después de un largo proceso de indagación que casi daría para una novela- y autora de la biografía Chaves Nogales, el oficio de contar (Fundación Lara), cree que el momento de Chaves Nogales ha llegado. "Los libros están recibiéndose magníficamente, y lo más importante, se está revalorizando todo el trabajo editado por la Diputación de Sevilla en el 93, con la obra narrativa del sevillano, y en 2001 con la obra periodística".

Para quien no se haya acercado todavía a la producción de Chaves Nogales, Cintas asegura que "cualquier persona interesada en el devenir histórico de la primera mitad de siglo XX encontrará en él una fuente inagotable e imparcial. Chaves Nogales fue republicano y tuvo que exiliarse, pero siempre cumplió con la independencia que exigía su profesión, sobre todo en momentos en los que todo se dividía en dos bloques antagónicos".

"Chaves Nogales", prosigue Cintas, "es un analista de la realidad que siempre acude a la raíz de los problemas. Para hablar de la revolución rusa se marcha a la Rusia soviética, para saber más de fascismo se va a Italia y Alemania... Posee una gran capacidad de análisis, una gran movilidad y una gran capacidad para ver hacia dónde van los acontecimientos. A ello se debe que muchos le atribuyan esa clarividencia", agrega.

Finalmente, María Isabel Cintas lamenta que "mientras que Cataluña está demostrando un auténtico fervor por Chaves Nogales, con muchos profesores que me escriben entusiasmados, Sevilla está siendo un poco ingrata, y creo que debe cumplir con él. Quitando la prensa, no hay tanto interés, es como si la ciudad estuviera sobrada de todo. Chaves Nogales incluso en el exilio, fue sevillano en todo. Pero nadie es profeta en su tierra".

  • 1