miércoles, 20 febrero 2019
23:03
, última actualización
Local

El atasco en Toxicología atrasa hasta tres años las pesquisas judiciales

Los sindicatos denuncian que hay plazas sin cubrir, pese al volumen de trabajo.

el 22 may 2010 / 20:14 h.

TAGS:

Las instalaciones del Instituto de Toxicología, en la carretera de San Jerónimo.

Con cerca de 9.000 asuntos nuevos anuales y más de 19.000 muestras analizadas cada año, el Instituto de Toxicología de Sevilla es el segundo de toda España en volumen de trabajo, después del de Madrid y por delante de Barcelona. Una cantidad ingente de informes que es imposible sacar adelante con la premura que sería necesaria, ya que hay una causa judicial abierta y pendiente de sus resultados tras la mayoría de los casos que reciben. Hasta tres años de retraso acumulan algunos departamentos, en los que aún hay muestras pendientes de analizar desde 2007.

Uno de los ejemplos de este atraso ha sido el caso de Almería que se conoció la semana pasada, en el que unos padres denunciaban que el cadáver de su bebé, que falleció antes de nacer, llevaba dos años en una cámara frigorífica a la espera de unas pruebas que estaban pendientes en el Instituto de Sevilla, que cubre Andalucía, Extremadura, Ceuta y Melilla. Fuentes del sindicato CSI-CSIF explicaron que la confusión se produjo porque debido a la saturación tienen prioridad los casos urgentes, en los que hay alguna persona presa o porque de la muestra depende una prueba clave como, por ejemplo, la detención de un sospechoso. En el caso de Almería, el juzgado que lleva la instrucción no alertó de que fuera un caso urgente y, menos aún, de que el bebé no había sido enterrado.

El CSI-CSIF critica, en este sentido, la orden que la dirección de Madrid dio a principios de año en la que indicaba que "para acabar con el retraso hay que dar prioridad a los casos de 2010 y del resto de años se harán los que sean reclamados". En el caso de Sevilla, el servicio de Histopatología (analiza tejidos y células) "tiene pendientes casos de 2007 porque hace poco hemos terminado 2006", señalaron las fuentes. En otros, como en Biología y Química, el atraso puede ser "de un año o año y medio".

Con este panorama, la principal queja de CSI-CSIF es el nuevo reglamento del Ministerio de Justicia para opositar a plazas del Instituto de Toxicología, que ha provocado que "seis personas que llevan 20 años trabajando allí hayan cesado" porque "no tienen la titulación que ahora se exige" (FP en Sanidad o Química). "Hay asesinos y violadores que están en la cárcel por una persona que ahora dicen que no tiene titulación", afirmaron las fuentes sindicales. El sindicato también lamentó que estas plazas a día de hoy "estén sin cubrir, pero estas personas ya han cesado en sus puestos", lo que a su juicio, "no tiene sentido con el volumen de trabajo que hay". Además, también denunció que ahora esas plazas se vayan a cubrir con "interinos que no tienen experiencia", ya que recordó que "lo que llega aquí son pruebas delicadas, si tenemos que sacar el ADN de una colilla de la escena del crimen si la estropeamos es una prueba perdida".

El Instituto de Toxicología tiene una plantilla de 84 personas y desde el año 1984 no se convocaban oposiciones. "Fue precisamente en esa época cuando comenzó el boom de los análisis de ADN y nuestro equipo ha sido pionero en ello", aseguró el sindicato. En toda España se han visto afectados por este cese nueve empleados, aunque en un principio eran 34, de los que seis son de la sede de Sevilla, "cuando el personal ha sido reconocido por su labor".

El CSI-CSIF aseguró que tiene "la percepción que la intención del Ministerio de Justicia es acabar con el Instituto de Sevilla y centralizarlo todo en Madrid", ya que desde el 1 de mayo las muestras de Biología "hay que mandarlas allí y las de temas de Medio Ambiente a Barcelona", con lo que ello supone de riesgo de que se dañen por el camino. "Es un agravio comparativo" con Madrid, donde hay 21 biólogos, frente a los "cuatro de Sevilla", además de la falta de espacio y de medios de un edificio "que está lleno de grietas y obsoleto".

  • 1