sábado, 20 abril 2019
12:08
, última actualización
Local

Se entrega seis meses después de robar 80 euros a un banco por remordimiento

El atracador, de 41 años de edad, acudió a una comisaría en Menorca para confesar los hechos. Fue detenido por los agentes y puesto a disposición del juez, aunque no le consta antecedentes.

el 18 feb 2014 / 15:09 h.

TAGS:

La sorpresa que se llevarían los agentes de la Comisaría de Ciutella, en Menorca, de la Policía Nacional cuando por sus puertas entró un hombre confesando un atraco que cometió a un banco hace seis meses en Sevilla y en el que sólo logró llevarse 81 euros seguro que no sería minúscula. El atracador, que era la primera vez que cometía un acto de este tipo, aseguró que el «remordimiento» no le dejaba tranquilo y decidió entregarse tras lo que fue detenido y puesto a disposición del juez de guardia. De mutuo propio, sin que nadie le forzara más allá de su propia conciencia. El «remordimiento» por el daño hecho fue el único impulso que llevó a este atracador novato de 41 años a confesar los hechos. Y así sin pensarlo se plantó el pasado 15 de febrero en la comisaría de la Policía Nacional de Ciutella, hasta donde se había desplazado tras cometer el robo. Un robo que había sucedido seis meses antes, el 2 de agosto, y que durante todo este tiempo no le había dejado «estar tranquilo», según confirmaron fuentes de la Jefatura Superior de Baleares a Europa Press. Su primer golpe no fue muy afortunado, pues no logró llevarse más que 81 euros de la caja de la sucursal bancaria que atracó. En pleno agosto, a más de cuarenta grados de temperatura, este hombre se presentó en la entidad de La Caixa situada en la calle Luis Montoto, en la esquina con la calle Tomás Murube. El atracador iba ataviado con una gorra deportiva, que le ocultaba parte del rostro, una camiseta de tirantes y pantalones cortos. Sobre las 10.30 horas irrumpió en la sucursal sin más compañía que el arma blanca que portaba, según informaron fuentes de la Policía Nacional de Sevilla a este periódico. El hombre entró amenazando y solicitando que le entregaran el dinero, amedrentando a la cajera que estaba en la sucursal. Pero su aventura como delincuente no acabó todo lo bien que esperaba, pues no logró llevarse más que 81 euros, que era la cantidad que en ese momento tenía en los cajetines la empleada de La Caixa. Tras el atropellado atraco, el ladrón novato salió huyendo del lugar utilizando para ello una bicicleta con la que se le perdió de vista por los alrededores de Luis Montoto. Poco después tomaría un vuelo hacia las Islas Baleares, donde ha permanecido durante estos seis meses. Según explicaría en el momento que confesó los hechos, cometió este atraco porque tenía «una serie de deudas», a las que no podía hacer frente en ese momento. El Grupo de Atracos inició entonces una investigación en la que fue fundamental las cámaras de seguridad de la entidad atracada. Los agentes estudiaron cada fotograma de la grabación y ya tenían identificado el rostro del atracador, por lo que cuando recibieron el aviso desde Menorca de que tenían en las dependencias policiales a una persona confesando un robo pudieron confirmar que era el autor material. La Policía procedió entonces a su detención como autor de un robo con violencia, tras lo que fue puesto a disposición del Juzgado de Guardia, aunque por el momento se desconoce si quedó en liberad con cargos o si el magistrado decretó su ingreso en prisión. El atracador tendrá que volver a Sevilla para ser juzgados por estos hechos, en el que el juez podría valorar su confesión para rebajarle la pena.

  • 1