miércoles, 19 diciembre 2018
03:41
, última actualización
Local

El aumento de robos lleva a las tiendas a incrementar la vigilancia

Los hurtos se han disparado en comercios de San Juan de Aznalfarache y Camas.

el 20 nov 2011 / 17:01 h.

TAGS:

Operarios reparan el cristal roto por los ladrones de Adidas.
Los hurtos o robos de pequeños objetos -no se consideran delito, son solo faltas- son un quebradero de cabeza para la mayoría de los comercios, a pesar de que no dejan de innovar en sistemas de seguridad para frenar esta sangría. Sin embargo, aun teniendo estas medidas de protección, las faltas por hurto se incrementaron en 2010 un 4,7% en la provincia de Sevilla, según datos de la subdelegación del Gobierno.

 

Este azote lo están sufriendo fundamentalmente en establecimientos ubicados en los centros comerciales de Vega del Rey -Camas- y Alavera -San Juan de Aznalfarache-, donde algunos comercios se han visto obligados a reforzar sus medidas de seguridad ante las crecientes pérdidas por el repunte de los robos.

En Vega del Rey, donde la semana pasada la tienda Adidas fue víctima de un robo, muchas de las firmas que están ubicadas en este parque comercial se quejan del grave problema que padecen porque los hurtos se han disparado. En Adidas señalan que los pequeños robos cuando el establecimiento está abierto se han multiplicado por tres, "todos los días se produce alguno", afirman, algo que atribuyen a la ubicación del comercio, junto a la SE-30, que permite a los ladrones huir rápidamente.

Debido a esta inseguridad, en la tienda de ropa Kiabi han optado por poner consignas para que los clientes no puedan entrar en el interior de la tienda con bolsas, pero aun así el problema de los hurtos en este establecimiento es muy grave. "En lo que va de año nos han robado 8.000 prendas, a pesar de que todas ellas tienen sistemas de seguridad", se queja un responsable de esta cadena que afirma que este es el peor año de los tres que lleva la firma abierta en Vega del Rey.

Crisis. Otro comercio que también atrae a los amigos de lo ajeno es CASA, donde hace un año, con la tienda abierta, una pareja se introdujo en el almacén y robó mucha mercancía de textil, una operación que, según una encargada de la tienda, otra pareja intentó repetir, "pero no lo pudieron hacer porque se les pilló".

Además de estos incidentes, en CASA, según esta empleada, se producen muchos hurtos por lo que está previsto contratar a un guardia de seguridad para controlar la salida del comercio. También en C&A admiten que los hurtos han aumentado, aunque en este caso indican que no de forma exagerada.

Fuentes de la Policía Local de Camas, niegan que en la zona haya falta de seguridad, aunque sí reconocen que se ha detectado un aumento de los pequeños robos y hurtos, algo que achacan a la mala situación económica que atraviesa el país.

El otro centro comercial afectado por el repunte de los hurtos es Alavera. El responsable de una de las tiendas que está instalada en este parque -por política de empresa pide que no se dé el nombre de la firma- reconoce que siempre han sufrido muchos robos, pero asegura que en los últimos meses la situación ha empeorado por lo que las medidas de seguridad se van a ampliar. Hasta ahora tenían un guardia de seguridad y ahora van a poner a un auxiliar de refuerzo.

En el resto de centros comerciales del área metropolitana como Airesur, Metromar o Centro Comercial Parque Guadaíra los comercios dicen no haber apreciado un aumento considerable de los robos. Eso sí, se lamentan de que el problema de los hurtos es grave y que a pesar de la vigilancia y de las medidas de seguridad que se ponen en todas las prendas para evitar su sustracción el robo de artículos no se ha podido erradicar.

Los responsables de los establecimientos afectados por esta delincuencia señalan que para que las alarmas no salten cuando se roba una prenda, los ladrones utilizan todo tipo de artimañas, muchas de ellas difíciles de detectar.

  • 1