El equipo local justifica sus gastos y airea los dispendios socialistas

El PP alega que las facturas con copas y puros se incluyen en actos de protocolo

el 03 may 2013 / 14:17 h.

rueda-prensa-pp013 El Gobierno de Tomares, presidido por el número dos del PP andaluz, José Luis Sanz, quiso zanjar ayer la polémica sobre las facturas de comidas, en las que se incluían copas y puros, que se habían cargado al erario público. Una práctica calificada por la oposición de “inmoral”. La persona que dio la cara para aclarar los hechos fue el primer teniente de alcalde de Tomares y secretario general del PP de Sevilla, Eloy Carmona, quien nada más empezar su alocución dijo tajantemente que su equipo de Gobierno “no tiene nada que ocultar”, para acto seguido exponer las medidas que pondrán en marcha para que se aclare toda la polémica sobre algunas facturas de restaurantes en los que no se había escatimado en gastos: “Se solicitará a la Cámara de Cuentas que realice una auditoría integral del Ayuntamiento, desde 1999 –época en la que gobernaba la socialista Antonia Hierro–, se convocará un Pleno extraordinario para que se apruebe esta medida, se organizará una comisión especial de Hacienda y otra de Sugerencias y Reclamaciones, para que puedan participar los ciudadanos de a pie”. Porque, según repitió en varias ocasiones, el Gobierno de Sanz es “transparente” y prueba de ello es que la oposición “ha podido fotografiar las facturas”, una actitud que dijo le gustaría ver en otros consistorios, la Diputación de Sevilla o en la Junta de Andalucía. También recalcó que todas las facturas que se han dado a conocer en estos días son “100% legales y firmadas por el interventor. Son gastos de protocolo cuyo fin es obtener una repercusión positiva para el pueblo, porque son una inversión en la marca Tomares”. Reconoció que en algunos gastos se incluían copas y puros, pero explicó que eran atenciones que se tenían con los invitados a galas benéficas, escritores de la Feria del Libro, rectores de universidades, magistrados o cantantes, entre otros, que actuaban o participaban en actos en el municipio y que no cobraban por ello o rebajan sus cachés. Son personas, insistió, a las que se debe abonar sus consumiciones . Asimismo, señaló que las facturas estaban firmadas por él o por el alcalde, por ser el procedimiento habitual, ya que eran cargos de protocolo que luego se remitían a la intervención, “pero en el 80% o 90% de esas comidas no estábamos presentes nosotros”. Carmona también aprovechó la rueda de prensa para dejar claro que de 2007 a 2011, con el PP, los gastos de protocolo se han reducido a una partida de 400 euros al mes, “lo que equivale a 37 euros por cada concejal, mientras que de 2003 a 2007, con un Gobierno socialista, esta cifra ascendía a 5.700 euros al mes, 633 euros por cada edil del PSOE”. Lo que supone, enfatizó, que “nosotros hemos rebajado los gastos protocolarios en un 93%, además en muchos de estos actos también estaba presente el PA –socio del Gobierno en el mandato anterior con el PP–”. Después de poner en claro las facturas denunciadas por la oposición, el primer teniente de alcalde de Tomares comenzó a arremeter contra su excompañero de Gobierno y ahora en la oposición, el andalucista Alberto Mercado, del que dijo que desde 2009 tenía para él solo 3.000 euros al año para gastos de protocolo y al que reprochó que esté “tirando por tierra el buen nombre de la ciudad”. Siguiendo el ejemplo de la oposición en Tomares, Carmona comenzó a sacar facturas presuntamente pertenecientes a Mercado, “una del Casino, en la que se incluían chupitos, y otra en el Asador de Almansa, con dos entrecot de buey al foi por 50 euros”. Además, denunció que la actual Corporación se ha encontrado facturas varias en un cajón por un importe de 600.000 euros pertenecientes al portavoz del PA, al que acusó de que todavía tiene que justificar una subvención de 18.000 euros que se concedió a una entidad irlandesa para que trajera una exposición en la que participaba el hermano de Mercado. El primer teniente de alcalde de Tomares también aprovechó la ocasión para sacar facturas de la época socialista, la más llamativa quizás una del 22 de diciembre de 2003, por un importe de 283,36 euros, en la que primaban las copas –cava, ginebra, ron y whisky–, “eso es una botellona”, dijo con guasa. Asimismo, reprochó a los socialistas que en cuatro años de mandato se gastasen 548.000 euros en viajes y comidas, a lo que, según Carmona, se unen facturas de ropa, regalos, cesta de la compra, bebidas “y una de 417 euros de un reloj de caballero que en ¿qué muñeca estará?”. De esa época Eloy Carmona también recriminó los 6.800 euros de gastos de protocolo de la caseta municipal de 2006, a la que según el primer teniente de alcalde, acudían “Chaves, Griñán y Viera”. Para rematar sus reproches contra los socialistas y con facturas por delante denunció una comida en una marisquería de Isla Cristina y una habitación de hotel que cargó una concejal socialista y su pareja, y 100 euros en un bar de Aljaraque (Huelva), en la que también había copas. Carmona insistió en que el actual de Gobierno de Tomares es transparente y que todas las facturas que han salido a la luz pública son legales, lo que lamentó es la “demagogia del PA y del PP”, que “están dañando a Tomares para buscar sólo su beneficio político”, porque lo único que persiguen es atacar al secretario general del PP andaluz, que es José Luis Sanz. De hecho, Sanz declaró ayer que se sentía “muy tranquilo y muy orgulloso” de que, después de seis años de gestión en el Consistorio de Tomares, “éste haya sido el único escándalo que haya encontrado el PSOE-A”. Finalmente, el primer teniente alcalde tomareño pidió al socialista Mario Jiménez que muestre las justificaciones de 1,2 millones de euros que tiene la Junta de Andalucía en gastos de protocolo, “que haga lo mismo que estamos haciendo nosotros”.

  • 1