miércoles, 23 enero 2019
23:30
, última actualización
Local

El Ayuntamiento retira su medio millón para un plan de empleo del Polígono Sur

Pide a la Junta reformularlo sin su aportación. El presupuesto del proyecto de orientación laboral es de 1,5 millones de euros cofinanciados por Junta y consistorio.

el 08 nov 2014 / 12:00 h.

Las especiales características de la población del Polígono Sur hacen que para algunos vecinos del barrio la búsqueda de empleo no solo sea la misma odisea desesperada que para los 90.000 parados de la capital sino que ni siquiera cuenten con herramientas para acudir a los servicios de empleo y formación desde los que buscar. Son perfiles como analfabetos funcionales o necesitados de formación ocupacional, chicas muy jóvenes con responsabilidades familiares, personas sin habilidades sociales, jóvenes procedentes del fracaso escolar con rechazo al sistema educativo, vecinos acuciados por suplir las necesidades básicas día a día y sin tiempo para seguir itinerarios sociolaborales de largo recorrido, parados de larga duración o en búsqueda de su primer empleo. Para dar respuesta a estos colectivos, en julio de 2013 el Ayuntamiento solicitó una subvención excepcional a la Junta para un proyecto de Coordinación y dinamización en red de itinerarios integrales de inclusión social y participación socieconómica en el Polígono Sur, con una duración de tres años y un presupuesto de 1,5 millones de euros cofinanciado por la Junta (1.032.713,78 euros) y el Ayuntamiento (524.523,22 euros), si bien el consistorio ha pedido a la Junta reformular el programa «prescindiendo de la aportación municipal prevista». En plena reactivación de las grandes obras del Plan Urban del barrio, como la Factoría Cultural, el centro de mayores o la reurbanización de la calle Padre José Sebastián Bandarán, el alcalde, Juan Ignacio Zoido, se comprometió durante la inauguración de las obras del centro de mayores a tratar que sean contratadas para estos desempleados del barrio (la Comisionada negocia también este tema) e incluso ante las desesperadas peticiones de los vecinos que se acercaron a él, instó al personal del distrito a recoger los datos de estos para ver si sus perfiles encajaban en los planes de empleo puestos en marcha con la Junta. Ayer mismo, el portavoz del Gobierno municipal, Curro Pérez, defendió que el Ayuntamiento tiene «muchos proyectos vivos» en el Polígono Sur y está «a disposición» de la Oficina del Comisionado para actuar «en la medida» de sus posibilidades (la semana próxima la Comisionada, María del Mar González, que hizo el jueves balance del Plan Integral del Polígono Sur, se reunirá con el Gobierno municipal para exponer sus líneas de renovación y petición de recursos humanos). Sin embargo, el pasado 11 de julio, el delegado de Empleo, Gregorio Serrano, envió una carta al SAE –a la que ha tenido acceso este periódico– solicitando una modificación del proyecto de coordinación y dinamización en red de itinerarios integrales de inclusión social para el Polígono Sur para que se realice sin financiación municipal. En la misma, reconoce que es un programa necesario para dar respuesta «a la situación de marginalidad y vulnerabilidad sociolaboral que padecen las personas destinatarias sobre las que este proyecto pretende incidir, agravada en el actual contexto de crisis económica» pero alega que la retirada del apoyo económico del ayuntamiento «no altera la actuación» ya que «afecta exclusivamente a gastos de personal que estaban previstos que fueran asumidos por el Ayuntamiento». La petición, que el Ayuntamiento admitió y a la que la Junta aún no ha respondido –lo que supone que el programa esté paralizado pese a que la subvención fue concedida para su inicio dentro del año 2014– apela a un informe del interventor que alude a los cambios normativos introducidos desde que se solicitó la subvención por las leyes estatales de Transparencia y Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local, ambas de diciembre de 2013, que delimitan las competencias de los ayuntamientos y la cofinanciación de competencias impropias como las Políticas Activas de Empleo o los Servicios Sociales, además de restringir los gastos de los municipios sujetos a planes de ajuste (el Ayuntamiento canceló en septiembre el suyo ante el saneamiento de sus arcas). Son los mismos argumentos que tuvieron en vilo el servicio de ayuda a domicilio para dependientes, que financia la Junta pero gestiona el Ayuntamiento. Finalmente el consistorio sacó en septiembre el concurso para la adjudicación del servicio y sacó pecho de que aportaba seis millones de euros propios para complementar el precio de la hora de atención fijado por la Junta en 13 euros.

  • 1