viernes, 14 diciembre 2018
23:09
, última actualización
Cultura

El Ayuntamiento suprime las ayudas de 2011 a las salas privadas

El sector, que aún no ha cobrado las de 2010, pierde 300.000 euros y teme que algunas salas cierren.

el 22 oct 2011 / 20:39 h.

Escena de una obra representada en Sevilla.

El mismo día que el Festival Escénico Contemporáneo (feSt) baja el telón con un notable éxito de público -los datos definitivos se publicarán la próxima semana, pero la sensación es positiva-, la Asociación Escenarios de Sevilla, que agrupa a las salas privadas de la ciudad y organiza este certamen, ha dado a conocer una mala noticia para el sector.

El Ayuntamiento de Sevilla ha decidido suprimir la convocatoria de ayudas a la actividad de espacios culturales de gestión privada prevista para este año, y que contaba -sobre el papel- con una dotación presupuestaria de 300.000 euros. La concejal de Cultura, Mar Sánchez Estrella, ha trasladado a los empresarios su decisión, que justifica en la penosa situación financiera que ha encontrado en el Instituto de la Cultura y las Artes de Sevilla (ICAS), que arrastra un remanente negativo de tesorería de 1,7 millones, que deberá pagar este ejercicio.

Además, el haber esperado tanto para tomar la decisión hace imposible convocar las subvenciones y resolverlas antes de final de año, por lo que las salas no tendrán este año unos incentivos con que esperaban.

A esto se suma que, a día de hoy, el Consistorio aún no les ha abonado las ayudas concedidas para actividad 2010, que ascienden a 200.000 euros, un dinero que ya gastaron pero que aún no han percibido. Esta deuda está repartida entre locales de música y de artes escénicas como la Fundición , Sala Cero o La Imperdible, entre otras. Desde el ICAS han explicado a las salas que el pago de esta cantidad -que lleva ya casi dos años de retraso- se hará en breve. En cuanto a la supresión de las ayudas de 2011, les han comunicado que esto no supone la eliminación total, ya que en 2012 la intención es rescatar esta medida de apoyo que permite a las salas ofrecer una programación de calidad en varias zonas de la ciudad.

Esta situación complica bastante la ya difícil situación de algunos de los teatros privados. De hecho, desde la asociación Escenarios de Sevilla advierten que si la situación se mantiene así, "hay salas que pueden caer e irse al garete", ya que la mayoría de estas empresas ya han programado este año y han agotado en su mayoría sus posibilidades de créditos con los bancos.

El único balón de oxígeno llega a estos negocios desde la Consejería de Cultura, que este año ha incrementado la cuantía de sus subvenciones, equiparándolas a las de 2009 después de un gran recorte en 2010. Éstas, unidas a las del Ministerio de Cultura, permitirán a las salas sobrellevar algo mejor este difícil ejercicio.

Sin embargo, la asociación y el Ayuntamiento están buscando la forma de compensar de alguna manera la desaparición de las ayudas de 2011. "Las salas estamos en la cuerda floja, debemos dinero a nuestros proveedores, a las compañías y a nuestros trabajadores. Esperemos que en 2012 se retomen", explican desde Escenarios a El Correo.Y es que la mayoría de estos negocios vienen funcionando con pólizas de crédito que otorgan los bancos a partir de la concesión de las subvenciones de 2010, aún no pagadas, y para colmo les cobran intereses. En la presentación del feSt, Sánchez Estrella atribuyó la posible eliminación de ayudas -ya confirmada- al anterior gobierno municipal, por su mala planificación económica.

En cualquiern caso, los recortes no son nuevos. El Ayuntamiento ya suprimió hace dos años las ayudas para construcción de infraestructuras culturales, también dentro del plan de espacios de gestión privada. También la Junta canceló las ayudas a la construcción de estos espacios.

  • 1