miércoles, 23 enero 2019
16:52
, última actualización
Local

Premio al arte autóctono

Triana reconoce el genio de sus hijos con menciones al bailaor Manuel Marín, La Anselma, Cantores de Híspalis, el torero Rafael Astola, la banda de las Tres Caídas y el niño Leo Aguilar. El palmarés incorpora el tributo de Hijo Predilecto.

el 01 jul 2014 / 15:27 h.

TAGS:

Brdc-ixIQAA5cNE Nunca un barrio encerró tanto arte en sus calles. Cuna de bailaores, cantaores, toreros, ceramistas, taberneros y demás artistas... Triana contiene los límites del talento «más auténtico» y mantiene a flote sus tradiciones frente a los continuos oleajes que golpean su orilla. Generaciones enteras de trianeros han crecido con los «duendes del arte» y han hecho de su día a día «una sinfonía de arte autóctono» en la que se sustenta la singularidad del viejo arrabal. La Velá de Santiago y Santa Ana reconoce cada año el genio de figuras «que han hecho grande el nombre de Triana». Lo hace a través de sus habituales menciones, cuyo palmarés 2014 se dio a conocer ayer. Este año como novedad, se ha creado el título de Hijo Predilecto de Triana, distinción que «será desvelada en el acto de entrega de estos reconocimientos» en la inauguración de la Velá, el próximo día 21, en el Hotel Triana. El restaurante Abades acogió el preludio de los llamados días señalaítos. El acto de presentación del cartel y de la esperada nómina de premiados concitó a un gran número de personas. Entre ellas, buena parte de los galardonados en esta edición, así como integrantes del comité de honor de la Velá trianera, encabezados por Ángel Vela y el alcalde (delegado del distrito) de Triana, Curro Pérez. En la categoría de Trianeros de Honor se anunció el reconocimiento de María Luisa Murillo Taravillo, farmacéutica que regenta la emblemática Farmacia Santa Anta, en pleno Altozano, y que sigue la saga de los boticarios en la que le precedió su padre, Aurelio Murillo. Otra de las personalidades distinguidas serán el matador de toros Rafael Astola, nacido en Triana en 1943; el bailaor y coreógrafo Manuel Marín, profesor que ha trabajado en la Compañía Andaluza de Danza y el Ballet Nacional de España; y Josefa Corrales González, Pepa Coral, bailaora de prestigio de la Escuela Sevillana. Como instituciones serán galardonadas el ambulatorio Amante Laffón, que este año cumple 50 años de existencia y que fue el primer centro de salud de seguridad social que abrió sus puertas en el barrio; y la banda de cornetas y tambores de Nuestro Padre Jesús de las Tres Caídas de Triana, perteneciente a la corporación de la calle Pureza y que «desde su fundación en 1980 lleva toda España y parte del mundo el nombre de nuestro barrio», subrayó Pérez. Imagen PresentacionCartel004 copiar En cuanto a los Trianeros del Año, resultaron galardonados el arquitecto José María Jiménez, director de Trianera de Arquitectura y profesor de la Universidad de Sevilla; Leonardo Aguilar, que con tan sólo ochos años ha formado parte del elenco del musical Los Miserables y otras obras de teatro y el musical La Bella y la Bestia; y los hermanos y miembros del grupo Cantores de Híspalis Carlos y Mario Ruiz González, que «desde 1989 han llevado el género de las sevillanas a las cumbres más altas». En relación a los Trianeros Adoptivos, estos han recaído en el cantaor ecijano Jesús Heredia, Primer Premio Lámpara Minera de la Unión y Primer Premio Pastora Pavón de Córdoba; Anselma Jiménez conocida como La Anselma por su popular tablado flamenco de la calle Pagés del Corro y Premio turístico de Andalucía en Fitur; la bailaora Pepa Montes de Las Cabezas de San Juan y Cátedra de Flamencología de Jerez; el cantaor Manuel Márquez el Zapatero, último superviviente del grupo El Zurraque de Triana; y, por último, como institución, la Banda Sinfónica Municipal de Sevilla «por su innegable vinculación con Triana, puesto que todos los años en la Velá arranca con un concierto en el Hotel Triana». Como conclusión, Vela destacó que «todos los que están son», que se ha conseguido «abrir el abanico», aunque «es complicado señalar algunos nombres cuando abundan tantos». Para anunciar este y otros actos programados en la Velá 2014 se contará con un cartel «sencillo» en el que «identificar rápidamente» la fiesta a través de referentes trianeros, como el monumento al arte que hay en el Altozano, la tradición cerámica reflejada en la pañoleta de una caseta y, «de fondo, el alma del barrio», reflejado en una vista del puente de Isabel II con su capillita del Carmen y el reloj del faro, recientemente recuperado por el Ayuntamiento y que da las horas «por soleas trianeras». Su autor es José Manuel Peña, artista natural de Mairena del Alcor donde se celebra la feria más antigua del país. Paradójicamente, los pinceles de Peña han dado vida al cartel de la «Velá más antigua del país», como apuntó su maestro y amigo Juan Valdés, encargado de presentarlo. Valdés calificó la obra pictórica como «un cartel moderno, actualizado, guardando esos símbolos tradicionales pero con visos de modernidad». Peña, por su parte, prefirió explicar el cartel antes de que se desvelara, «para jugar con la imaginación» de los allí presentes. Describió su pintura como «simple, llana, humana, cargada de sentimientos. Triana se convierte en escultura con pelo azabache y los lunares hacen de este cielo el más flamenco de los firmamentos». En primer término, subrayó, aparece una gitanilla y un relieve en la maceta «que les llenará de esperanza», en clara alusión a la dolorosa de la calle Pureza. Por último, el exaltador de la Vela 2014, Manuel Melado, tomó la palabra en este acto, aunque reservó la primicia del contenido de su pregón para el día 21. Eso sí, aprovechó sus palabras para felicitar al cartelista por su «pregón pictórico», y dejar claro que «en esos 35 minutos de pregón le cantará a la Triana de hoy». Y es que, según aseguró en su disertación, de no ser así y remitirse a la historia del viejo arrabal «no hablaría Manuel Melado, sino los escritores que la han contado en numerosas ocasiones».

  • 1