martes, 23 abril 2019
02:25
, última actualización
Deportes

El Betis cae en Huelva y vuelve a tener el abismo demasiado cerca

El Betis salió derrotado del Nuevo Colombino y vuelve a mirar desde demasiado cerca los puestos de descenso. Los béticos se encuentran ahora a cuatro puntos de las plazas que marcan el camino a Segunda. El decano se impuso con un gol de Camuñas. Foto: EFE

el 15 sep 2009 / 21:42 h.

El Betis cayó en Huelva y sigue perdiendo partidos, como ha hecho con regularidad desde que empezó la temporada, pero ahora ya ni siquiera puede consolarse en su fútbol, otrora brillante. El Recreativo, sin hacer nada del otro mundo, aprovechó otra actuación lamentable de los verdiblancos. Mal asunto justo antes de la Copa... y el Tourmalet.

Si Paco Chaparro preparó el pésimo partido copero de Palma con "dos reuniones", según confesión literal del técnico para defenderse de quienes denunciaron la falta de tensión de su equipo, hay que preguntarse con cuántas reuniones planificó la visita a Huelva, porque la distensión no dio lugar a la concentración, sino a más distensión, y el juego pasó de malo a peor. Distancias siderales entre las líneas, pánico ante cada avance de Camuñas o Adrián, pelotazos y más pelotazos en busca de Sergio García... Todo eso y mucho más fue el Betis en Huelva, donde volvió a ser batido por el Recreativo por segunda vez en la temporada. El Recreativo, no el Manchester United, y que conste que Adrián Colunga es un muy buen delantero y que Camuñas es mejor que Pavone, por poner un ejemplo. Entre ambos hicieron temblar el sistema defensivo heliopolitano, y eso que el delantero sólo entró una vez en el área, en el minuto 5, y casi se beneficia de una indecisión de Rivas previo fallo de Rivera.

Esa es otra. Rivera. Por alguna extraña razón, Chaparro volvió a separar a Aurelio de los centrales y dejó la construcción y las coberturas en manos del manchego. El resultado fue una circulación nula, balones en largo que en el mejor de los casos se perdían sin ser interceptados en una zona peligrosa y mucha, mucha inquietud cada vez que le tocaba controlar el esférico de cara a su propia meta. Con tan poca ayuda, Sergio García sólo tocó un balón potable en todo el encuentro y lo mandó al poste. En cuanto a Emana... ¿dónde se ha metido Emana? Otra vez desapareció, como en Palma. Y cuando su entrenador se daba la vuelta para buscar un revulsivo en el banquillo, pues claro, veía a cuatro defensas puros y duros, un lateral reconvertido a interior y un mediocampista que ha estado un mes lesionado. Así son las cosas en este Betis que también está diezmado, todo sea dicho.

A pesar de semejante panorama, las mejores ocasiones fueron para el Betis: un jugadón de Nelson que Emana mandó a las manos de Riesgo, un chut de Juanma que desvió el meta, un centro que el camerunés no remató por centímetros y el tiro de Sergio al palo. Quizás por esas pequeñas gotas de peligro o quizás por orden de su técnico, el Recre cedió el balón al Betis tras el descanso y llegó un momento en el que dio la impresión de que firmaba el triste empate sin goles, pero algo tiene Huelva que siempre le ocurre lo mismo al Betis allí. El partido se le pone inofensivo y lo controla sin mayores dificultades, pero de repente Nelson intenta hacer un túnel y Maidana, con dos minutos de experiencia en la Liga, le roba el balón y lo pone en la cabeza de Camuñas. Parábola, gol y derrota. Capacidad de reacción del Betis: cero. Nivel de preocupación: todo lo contrario, cada vez mayor. Como no haya remontada ante el Mallorca...

  • 1