sábado, 08 diciembre 2018
11:26
, última actualización
Deportes

El Betis llega a un acuerdo con Hacienda

El viernes llegaron a un convenio para el pago de los 30 millones de deuda privilegiada. La administración también se adherirá al convenio ordinario.

el 19 may 2012 / 20:23 h.

El consejo del Betis y los concursales ya tienen lo que querían.
El convenio de acreedores del Betis será aprobado el próximo miércoles y en ese momento se confirmará que el club verdiblanco, con casi 105 años de vida a sus espaldas, sobrevivirá a una de las peores coyunturas económicas de su historia. Ese plan de pago de unos 40 millones de euros, que quedarán reducidos a la mitad por tratarse de deuda ordinaria, es imprescindible para que el Betis no se vea abocado a la liquidación. Pero hay otro convenio, el que atañe sólo a Hacienda, que es igual de fundamental. El Betis le debe 33 millones (33.750.045,40 para ser exactos) y la gran mayoría son créditos privilegiados, es decir, que no admiten quita alguna. A los ordinarios se les aplica una del 50%. El convenio singular con la administración era clave y difícil, pero ya es una realidad. El viernes por la tarde, el Betis y los responsables de Hacienda en Andalucía alcanzaron un principio de acuerdo que el lunes será ratificado por Madrid y el martes, un día antes de la junta de acreedores, será firmado.

La deuda privilegiada del Betis con Hacienda asciende a 30.032.260,23 euros más intereses. El acuerdo establece que el Betis pagará en seis años, entre el 1 de diciembre de 2012 y el 1 de diciembre de 2018, si bien un descenso ampliaría ese plazo en un año más, con el 1 de diciembre de 2019 como fecha tope. Habrá un primer pago, efectivo en cuanto se firme el convenio, de 2.083.488,05 euros, el 7,5% del total. A partir de ahí, el club abonará cada año el 15% de la deuda total, 4.166.000 euros repartidos en dos pagos de 2.083.488,05 euros el 1 de agosto y el 1 de diciembre. Y así hasta 2018, sólo que el 1 de diciembre de ese año el Betis deberá pagar el 10% del total: 2.777.984,07 euros.

Las condiciones cambian si el equipo desciende a Segunda. En cada temporada en la división de plata, el Betis deberá satisfacer no el 15% sino el 6% de su deuda total: 1.666.790,44 euros, también en dos plazos (833.000 euros cada uno). Como es natural, queda una diferencia entre el pago en Primera y el pago en Segunda: ese remanente, todo lo que quede atrasado, se abona en 2019, último año fijado en el convenio.

Estas reglas tienen sus matices. El más importante es que el acuerdo recoge la deuda íntegra del Betis con Hacienda, que incluye 14 millones aún pendientes de resoluciones judiciales; son los llamados créditos condicionales. Eso significa que en el convenio se ha planteado el peor de los escenarios. Pero si el club gana algunos de esos litigios, la deuda disminuye y los plazos se acortan. "Se han ganado el 100% de los condicionales desde que está este consejo de administración, aunque no es mérito nuestro sino de los anteriores abogados", apunta el secretario del consejo y uno de los participantes en la negociación, Manuel Domínguez Platas, en una entrevista que se publicará mañana. La administración solicitó al Betis que retirase todas las demandas, como suele hacer en las negociaciones de este tipo, pero el club alegó que no podía debido a su atípica situación institucional y Hacienda lo entendió.

También aminorará el plazo para pagar la deuda si el Betis cosecha ingresos extraordinarios, por ejemplo con el traspaso de futbolistas. En este caso, Hacienda se queda el 15% de la operación en bruto, aunque "sólo si el jugador es vendido por más dinero del que costó", apunta Domínguez Platas. La medida está enfocada a futbolistas de la cantera, por quienes la rentabilidad es evidente al ser su coste inicial casi cero (derechos de formación o traspasos de Segunda B).

Así pues, si el Betis gana alguno de los juicios por los créditos condicionales, logra ingresos extraordinarios o no baja a Segunda, su deuda con Hacienda estará satisfecha antes de 2019, que es lo más probable. Y sólo pagará ese año si la deuda condicional no baja y se estanca alguna campaña en Segunda.

LA CLÁUSULA CHAMPIONS. El acuerdo con Hacienda, fruto de muchos meses de negociaciones, contempla otra cláusula. Si el Betis se clasifica alguna vez para la Liga de Campeones, la tasa anual que debe pagar a la administración también aumenta. En lugar de los 4,1 millones ya mencionados serían 5,5 igualmente divididos en dos pagos de 2,7 millones. Este cambio y el consecuente acortamiento de los plazos sólo son válidos si el Betis disputa la fase de grupos de la competición continental; si pierde la eliminatoria previa, no hay modificación alguna. Hacienda deseaba ampliar esta cláusula a la Liga Europa, pero aceptó las alegaciones del club y la opción quedó desechada al tratarse de un torneo menos rentable.

La satisfacción en el Betis es grande porque su intención era acudir a la junta de acreedores con el convenio de su acreedor mayoritario ya firmado. El Córdoba, por ejemplo, aprobó el viernes su convenio general con el voto negativo de Hacienda. El Betis tendrá el voto positivo, otra consecuencia beneficiosa del acuerdo del viernes, ya que así la deuda ordinaria con Hacienda (1,2 millones) se someterá a la quita del 50%. También se adherirá a ese convenio la Tesorería General de la Seguridad Social. Y todo fruto de unas gestiones en las que han intervenido el consejero Antonio Sánchez Pino, Domínguez Platas, el despacho de Manuel Olivencia (con la participación de José Moya) y los administradores concursales (Antonio Jesús González Díaz, Francisco Tato y Gerardo Narbona). Los interlocutores de Hacienda han sido Antonio Ramos Encalado, jefe de la Dependencia Regional de Recaudación de Andalucía, Ceuta y Melilla, que será quien firme en nombre de la directora del Departamento de Recaudación; y Magdalena del Rosal, jefa de la Unidad Regional de Procesos Concursales.

  • 1