martes, 11 diciembre 2018
11:45
, última actualización

El caballo y la naturaleza

El Club Caballista Carmona, fundado en 2009, ha cerrado un año de éxitos deportivos, sin olvidar el rico patrimonio natural del término de la capital de los Alcores, denunciando el abandono de senderos, arroyos y caminos

el 07 jun 2014 / 23:42 h.

Primeros caballistas del Club en 2009. Foto: CLUB CABALLISTA CARMONA Primeros caballistas del Club en 2009. Foto: CLUB CABALLISTA CARMONA La perfecta unión. Caballo y naturaleza se funden desde 2009 con la creación del Club Caballista Carmona. Corría el mes de septiembre y, de manera casual, coincidieron un grupo de aficionados a la hípica en la parcela rústica La Fortuna, próxima al casco urbano, donde la entidad tiene alojados a sus compañeros de batallas. Tal como nos cuenta Francisco Eslava, uno de los culpables de aquel origen hace ya cinco años, al elaborar los estatutos acordaron dar relevancia «al apartado ecologista y de patrimonio natural por la riqueza de nuestro término, así como la necesidad de su conservación y de potenciarlo como ámbito de desarrollo económico». Pero no solo la ecología es la protagonista. Si en algo están despuntando a nivel andaluz, es en el de promocionar a nuevos jinetes y amazonas. «Nos centramos en el nivel de promoción, donde el jinete y caballo se van formando». El avance y calidad de los binomios es fulgurante: podios en numerosas competiciones de la liga de la Federación Andaluza de Hípica, destacando un bronce en el campeonato de Andalucía de jóvenes jinetes; la selección de tres jinetes del club para representar al equipo de Andalucía en la Copa Interautonomías en Madrid (plata y bronce) y subcampeones como equipo en el raid Correo Postal, entre otros. En modalidades como el salto y la doma clásica, el Club Caballista está preparando a chicos y chicas, según su preferencia, contando ya con personal técnico titulado. Gracias a este gran avance, están comenzando a participar en competiciones de base. Y si algo llamó la atención de propios y extraños, fuera de los modelos oficiales de competición, en lo social crearon el campeonato de rutas ecuestres, con el que cumplen un lustro por senderos y caminos milenarios de Carmona, al igual que el concurso de habilidad. Según indica Eslava, ambas actividades «van encaminadas a la promoción y práctica de la hípica para todas las edades, enmarcadas por el objetivo de apego a la naturaleza». Paula Bermudo, primera amazona en saltos. Foto: C. C. C Paula Bermudo, primera amazona en saltos. Foto: C. C. C Aquí comienza esta bendita unión de la que se habla al principio. El club ha roto moldes en la parcela del caballo carmonense; dando paso a la hípica como deporte y encuentro social, el respeto al caballo como atleta y el cambio de mentalidad como ocio de élite. Además, han puesto en marcha el programa Apadrina a un jinete, donde un socio propietario de un caballo lo cede gratis para que pueda entrenar con él un aficionado infantil. «Esto ha supuesto un revulsivo de gran importancia y resultados satisfactorios», dice Eslava. Pero como en cada matrimonio, no todo iba a ser un camino de rosas. El principal escollo ha surgido a la hora de entrar en contacto con una naturaleza maltratada. Han registrado en el Ayuntamiento informes demoledores sobre el estado del patrimonio natural de Carmona. Las imágenes y las denuncias son demoledoras: el cien por cien de los arroyos, afluentes y escorrentías que discurren por todo el término municipal está contaminado por las aguas fecales de la ciudad, vertidas sin ser depuradas; las vías pecuarias se encuentran abandonadas en su mantenimiento, algunas intransitables y peligrosas para el deportista senderista, pastor o agricultor; las vías no tienen señalización ni delimitación, ya que «en gran parte de ellas la propiedad privada ha invadido espacios públicos de manera descarada y en otros son vallados impidiendo el paso», denuncian. Y por último, la nula información al ciudadano de esta riqueza natural que tiene Carmona. «Pregunta a cualquier estudiante de bachillerato sobre qué y cómo es el Corbones, y te llevarás una sorpresa», comenta Eslava. Gómez, Monzó y domínguez, plata con Andalucía. Foto: C. C. C. Gómez, Monzó y domínguez, plata con Andalucía. Foto: C. C. C. Así pues, tras tanta denuncia interpuesta y recogida en el Consistorio, Francisco Eslava no se muerde la lengua: «Las respuestas han sido el silencio por parte de las autoridades locales. A pesar de dejarles los informes encima de la mesa, y pasar los mismos al departamento de Medio Ambiente, ni tan siquiera nos han llamado para tenernos al corriente de supuestas actuaciones». La excepción ha sido la unidad del Seprona de la Guardia civil, que actuó con celeridad y efectividad en una denuncia realizada de maltrato a caballos en una finca de la localidad. Piden que el Ayuntamiento haga pública una lista de caminos rehabilitados en la última década con nombres de lugares intervenidos y empresas ejecutoras y comprobar la realidad de su inversión, pues sospechan en el club «por la evidencia real y observación directa» que en el capítulo de «arreglos de caminos» las inversiones y ayudas oficiales «no han cumplido su misión». Y quieren romper con el tópico de jinete-borrachera para instaurar el de caballo-atleta-valores. «Los caballistas nunca podremos ser los dueños de la ciudad, porque nuestro hábitat es el campo y la naturaleza, donde somos un elemento más de equilibrio y armonía». Y que sea así por muchos lustros.

  • 1