sábado, 16 febrero 2019
14:00
, última actualización
Economía

El campo, forzado a vender a pérdidas la producción agraria

El sector insta a que la nueva PAC contemple herramientas que regulen el mercado.

el 13 jun 2010 / 19:56 h.

El nuevo escenario que se abre para el agro español tras el horizonte temporal de 2013, con la nueva Política Agraria Común (PAC), es objeto de continuas reflexiones y aportaciones por parte de los agentes implicados. No es una cuestión baladí, dados los cambios a los que se ha visto sometido el campo en los últimos años y su exposición a los continuos vaivenes del mercado.

Y es que la agricultura vive momentos delicados, puesto que es la primera vez en medio siglo que "todos los productos agrarios están vendiéndose a pérdidas". Quien lanza este SOS es el secretario general de Asaja Sevilla, Miguel Afán de Ribera, que esta semana participó en una jornada sobre El futuro de la PAC tras el 2013. Repercusiones en la agricultura española, organizada por la Fundación Biodiversidad y la Asociación española FAO, con el apoyo de ICAM, Asaja Sevilla, la Fundación Caja Rural del Sur y el Colegio de Ingenieros Agrónomos de Andalucía.

El aceite de oliva, la aceituna de mesa, el algodón, la remolacha y los cereales, entre otros cultivos, se encuentran hoy en esa situación, por lo que la organización agraria exhortó a que la nueva PAC recoja instrumentos de regulación de los mercados.

De hecho, el presidente de la Denominación de Origen Estepa, José Loring, quien hizo un repaso de la evolución del sector del aceite de oliva y la aceituna de mesa, consideró que la Organización Común del Mercado (OCM) que existía cuando España ingresó en la Unión Europea -y que establecía "precios de garantía, restituciones a la exportación, ayudas al consumo y a la comercialización"-, quedó desmantelada con las últimas reformas de la PAC, de modo que los olivareros "se enfrentan inermes a las fluctuaciones del mercado".

Lamentó que a consecuencia de esos cambios y "con la desaparición de los mecanismos de mercado, los precios se han hundido mientras que en los últimos 25 años los costes de producción no han parado de crecer", por lo que en este momento los precios de mercado "no cubren los costes de producción y ha comenzado ya el arranque de los olivares menos competitivos".

La crisis internacional y la concentración de la gran distribución han sido dos factores que en los últimos tiempos han provocado el hundimiento mundial de los precios, algo a lo que ha contribuido asimismo el fuerte crecimiento de la producción y el debilitamiento de los mecanismos de intervención.

Por esta razón, Loring defendió una PAC mucho más fuerte que la actual, en la que las nuevas ayudas tengan en consideración criterios objetivos y en la que las ayudas del pago único se establezcan en función de la productividad de cada comarca y de la singularidad de cada cultivo.

Por su parte, Afán de Ribera abundó en que "la renta agraria está congelada al nivel en el que estaba en el año 1993", situación que consideró que no es sólo achacable a la crisis, sino "al abandono en que han dejado al campo gobiernos e instituciones, incluida la CE, que ha ido desmantelando los mecanismos de protección de mercado".

  • 1