jueves, 24 enero 2019
12:16
, última actualización
Cultura

‘El Cascanueces’ clausura la Navidad

El Teatro de la Maestranza propone, del 8 al 11 de enero, cuatro representaciones del título de Chaikovski. El Ballet Nacional de Estonia protagonizará estas funciones.

el 06 ene 2015 / 12:00 h.

TAGS:

Alena Shkatula y Gabriel Davidsson encarnarán a los protagonistas de El cascanueces en las funciones que comienzan el jueves. / El Correo Alena Shkatula y Gabriel Davidsson encarnarán a los protagonistas de El cascanueces en las funciones que comienzan el jueves. / El Correo

Como El Mesías o el Concierto de Año Nuevo, inaugurar el año con ballet es otra de esas tradiciones culturales que parecen cosidas a la medida de la ciudad. Así lo lleva haciendo años el Teatro de la Maestranza. Y, fieles a la fecha, ya se encuentran en el coliseo del Paseo Colón las huestes del Ballet Nacional de Estonia, encargado de representar, del 8 al 11 de enero, El cascanueces, de Chaikovski (20.30 horas, entradas disponible en taquilla e internet de 29 a 54 euros).

El mítico cuento de hadas llega con una puesta en escena actual de Ben Stevenson, considerado uno de los más importantes creadores del arte dancístico en Estados Unidos. «Incluso los sueños más imposibles se convierten en una realidad maravillosa y estimulante», reza el leitmotiv de un espectáculo que cuenta con la inmortal partitura que el compositor ruso Chaikovski escribiera, cuyas diferentes piezas van acompañando al espectador –Con Clara al reino mágico de las golosinas, El Rey Ratón, Soldados de juguete, Cocineros voladores, Un árbol de Navidad, La Nochebuena y El baile. Música que será interpretada en directo, desde el foso, por la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla a las órdenes de Risto Joost.

La danza ya se presentaba en el escenario de la Ópera Nacional de Estonia antes de la Primera Guerra Mundial. En esa época se limitaba sólo a algunos movimientos en obras teatrales y musicales. La primera obra dancística fuera de una opereta fue el ballet-pantomima Un sueño en el taller de escultor, que se llevó a cabo en 1914, con Nina Smirnova y Robert Rood en los papeles principales. El primer grupo de ballet estable se estableció en el Teatro en 1918. Mai Murdmaa fue la directora de la compañía entre 1974 y 2001. En sus ballets, Murdmaa se centró principalmente en temas filosóficos y existencialistas y a menudo su coreografía tenía como base la música del siglo XX.

Sin embargo, el Ballet de Estonia es bastante fiel, en lo estético, a los espectáculos que plantean los conjuntos rusos más señeros. Por vecindad y tradición, el de la república báltica es un ballet que aborda el repertorio clásico respetando al pie de la letra la enorme huella que sobre títulos comoCascanueces ha ido dejando la historia del género.

Esta es además, una de las piezas más conocidas y más queridas del compositor, la música de la cual ha inspirado a muchos coreógrafos a contar en un lenguaje dancístico el clásico cuento de hadas navideño de E. T. A. Hoffmann y Alexandre Dumas el mayor. Estrenado originalmente el 18 de diciembre de 1892 en el Teatro Mariinski de San Petersburgo, en la producción original la coreografía fue creada por Marius Petipa y Lev Ivanov. Unos 50 años más tarde Walt Disney utilizó parte de la música de El cascanueces en su película Fantasía de 1940. El interés creció cuando el montaje de George Balanchine fue televisado a finales de 1950. Hoy día es el título de ballet clásico más representado en el mundo.

  • 1