sábado, 19 enero 2019
22:32
, última actualización
Local

El Centro impulsa su tercer asalto por el libre horario comercial

La CES presenta una propuesta de liberalización ‘light’, aplaudida por el turismo y tomada con recelos por parte del comercio y los sindicatos.

el 07 jul 2014 / 14:00 h.

TAGS:

Sevilla 01/07/2014 Rebajas<br /><br /><br />

FOTO: Pepo HerreraOpen 24 hours. Son luminosos que se prodigan en innumerables películas americanas. Negocios abiertos 365 días del año, de sol a sol, sin echar la persiana ninguna noche. El comercio de puertas abiertas se estableció a través de una norma estatal, decretada en julio 2012, en la que concedía la condición de Zona de Gran Afluencia Turística a las ciudades con más pernoctaciones del país y, por ende, el privilegio, por un periodo y zona determinada, de fijar una libertad horaria. Sevilla está en la nómina de ciudades turísticas con un privilegio que, sin embargo, se ha convertido en la manzana de la discordia, fruto de la falta de consenso entre agentes sociales y económicos, comerciantes e instituciones –y, por ende, partidos políticos–. Hasta en dos ocasiones han colisionado en un proceso con reglas meridianamente claras: los comercios proponen, el Ayuntamiento se posiciona y la Junta finalmente dispone tras escuchar a todas las partes. De momento, la liberalización de horarios comerciales se ha limitado al entorno de los tres monumentos declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco –y, a priori, los que más atraen a los visitantes–, la Catedral, el Real Alcázar y elArchivo de Indias, y sólo durante el mes de abril. Un mapa que es insuficiente para un sector del comercio y del empresariado local, que siempre ha reclamado todo el recinto intramuros (el distrito Casco Antiguo) y durante un periodo mayor de tiempo. De hecho, la primera solicitud, a la que Aprocom acudió de la mano del Ayuntamiento, era de seis meses (octubre, noviembre, diciembre, febrero, marzo y abril). Un año después, se rebajó a cuatro meses. La tercera propuesta se ha construido esta semana y dibujado bajo un manto de consenso. La Confederación de Empresarios de Sevilla (CES) ha presentado una propuesta que declara la Zona de Gran Afluencia Turística durante las seis semanas previas a la Feria de Abril. El territorio contempla, nuevamente, todo el Centro:desde el barrio de Santa Cruz, El Arenal, la Encarnación y la Alfalfa hasta San Lorenzo, San Gil, San Julián o el entorno del Museo. La ciudad a intramuros. Para ello, se fortalece del apoyo de Aprocom, representantes del turismo (hoteleros, hosteleros y empresas turísticas) y la patronal de la construcción. Y, sin estarlo, cuenta con el apoyo del Gobierno local, que ya refrendaba propuestas más ambiciosas. Una vez emitida, la CES se lanza en su intento de convencer a los más reacios a esta liberalización. El primero ha sido el PSOE, con la reunión mantenida el pasado viernes, pero está cerrado un encuentro este lunes con CCOO y UGT. La ronda de contactos está pensada con idea de que el 23 de julio, fecha prevista para que se convoque el Consejo Municipal del Comercio, salga por unanimidad o una amplia mayoría no sólo para que sea aprobada en el Pleno, sino que llegue con garantías para que acceda a estas pretensiones la Consejería de Turismo. Para llegar a esa meta, los empresarios se agarran a un argumento: el vamos a probar, a sabiendas de que este modelo de permitir que los comercios abran sin restricciones no les sacará de un plumazo de la crisis. Por ese motivo, el representante de la CES y también presidente de Aprocom, Tomás González, recalca que esta propuesta no es más que «una prueba piloto». «El empresariado sevillano queremos probar a sabiendas de que no es una panacea», manifiesta González, que reduce el debate a que son «seis o siete festivos que todos podrán abrir». Habla de «unanimidad» del sector empresarial. De todos modos, es con matices. La votación realizada en el seno de Aprocom salió por mayoría, pero había algunos sectores del comercio, como Los Remedios y Triana, recelosos con la zona escogida –en la que no figuran, por cierto–. Aún posicionándose claramente a favor, es uno de los avisos a navegantes que eleva el presidente de la Asociación de Agencia de Viajes de Sevilla (Aevise), José Miguel Nicolás. «El único problema es que se cree un agravio comparativo con otras zona de la ciudad, pero, más allá de eso, todo lo que sea para mejorar, bienvenido sea», manifestó. Del sector del comercio, tampoco cuenta, de momento, con la bendición de la Confederación Empresarial de Comercio de Andalucía (CECA), contraria a unas acciones que consideran que aporta más contras que pros al pequeño comerciante. cuentan con el apoyo, en cambio, de la Cámara de Comercio, que en ocasiones anteriores no fue tan contundente en su posicionamiento. Su portavoz, Alfonso Sedeño, defiende que «el comercio tiene que abrir con libertad en las semanas grandes» y añade que se ha forjado una nueva unidad fruto de una negociación «que se remonta prácticamente al mes de enero». «Sale del consenso de las partes», aclara. No piensan igual desde CCOO. Su secretario provincial de Acción Sindical, Carlos Aristu, se remonta a hace exactamente un año, cuando su sindicato lo solicitó en el Consejo Municipal de Comercio. «La única propuesta que se aprobó por unanimidad fue crear una comisión de trabajo para que, con tiempo y calma, de la mano de todos los agentes sociales y económicos, se ideen propuestas novedosas», señaló. Sin embargo, no han mantenido ningún contacto más hasta la cita programada para el lunes con la CES. Aristu cuestionó que se haga con prisas nuevamente, a la par que reconoció que sólo conoce retazos de una propuesta que, aunque se negociará, a priori no termina de convencer a CCOO porque «el beneficio es a un 5% de grandes comercios con sus nombres y apellidos». Ahí, precisamente, está la fractura. Los negocios con una superficie inferior a los 300 metros cuadrados ya tienen esa ventaja de poder abrir cualquier día. Sin embargo, la situación económica no permite contratar a suficiente personal para tales aventuras y que, a la par, salga rentable. Los que no pueden hacer esta campaña de puertas abiertas son las grandes superficies. Para los sindicatos y la oposición en el Consistorio (PSOE e IU), permitir que esas firmas tengan libertad de horarios supondría «un grave daño al resto del sector». Sin embargo, la óptica de la CES es diferente: «Lo que queremos es el impulso de las locomotoras de las grandes superficies, con sus campañas de marketing y cerrar alianzas con el centro comercial abierto», apela Tomás González. En eso de sellar alianzas también está la Federación de Empresarios de la Alimentación, que votó a favor de la iniciativa. Su secretario general,Federico de la Torre, aclaró que la posición de su federación sigue siendo contrario a la liberalización, pero «han dado un voto de confianza para ayudar al resto del comercio de la ciudad al que sí le viene bien para las fiestas de primavera». Un hoy por tí y mañana por mi. «Y si sale la jugada se repite», afirmó. Quien lo tiene claro es el sector del turismo. Los hoteleros, en boca de su gerente, Santiago Padilla, incluso ven corta estas seis semanas. Pide las fechas previas a la Navidad, incluso coger parte de mayo. En resumidas cuentas, más cercana a la primera propuesta. El recientemente reelegido presidente de los hosteleros sevillanos, Pedro Sánchez Cuerda, incluso cita el modelo que se ha aprobado en Barcelona, que abrirá los domingos del verano. «La ciudad vive de cara al turismo y hay que darle facilidades», dice. Y, como no, también está el debate político. La posición inicial de hace dos años no ha variado mucho aunque con matices. El delegado de Economía, Empleo, Fiestas Mayores y Turismo, Gregorio Serrano (PP), valora «positivamente» la propuesta que el Ayuntamiento «respaldará sin ninguna duda» porque cree que «sería una irresponsabilidad desaprovechar el turismo de compras en una ciudad que es el tercer destino turístico de España». De los contrarios, el PSOE no se ha reafirmado en su postura. No por la cuestión de la liberalización total de los horarios comerciales, algo en lo que está claramente en contra, sino por no cerrarse en banda a la negociación. La edil socialista Susana López, tras reunirse con la CES, señaló que analizarán su propuesta y tomarán una decisión que «vele por los intereses del pequeño comerciante». El PSOE avalará aquella propuesta «que ponga de acuerdo a un amplio espectro de los comerciantes de la ciudad». El portavoz de IU, José Manuel García, tiene más dudas al respecto. Opina que la actual delimitación de la Zona de Gran Afluencia Turística es «razonable, sensata y equilibrada» y no cree en cambios «que beneficien a unos pocos». Y, ante el frente presentado por la CES, IU rebate que «el amplio consenso se está generando en contra», con sindicatos, la CECA y los consumidores. De todos modos, esas posturas se verán el día 23 en el Consejo Municipal del Comercio, para que llegue al Pleno, seguramente, de septiembre. Después, tocará el turno de los informes preceptivos que tendrán que presentar empresarios, sindicatos y usuarios, en un plazo aproximado de 15 días. Con esos informes sobre la mesa, será la Consejería de Turismo y Comercio la que tenga la última palabra. En sus dos últimos pronunciamientos ya dejó claro que no iba a dar carta blanca. El modelo de liberalización de horarios comerciales no le convence y pone el ejemplo de Madrid, donde, según sus datos, las ventas minoristas cayeron más que la media del Estado con una libertad horaria total.

  • 1