domingo, 09 diciembre 2018
20:31
, última actualización
Cofradías

El Cerro, tres pasos

Diez años hace ya que El Cerro tiene un «Cristo vivo» al que rezarle. El Nazareno de la cofradía del Martes Santo mira ya de reojo a la Catedral. Su autor, Miñarro, relata la intrahistoria de su gestación, que nace en el Museo del Prado

el 24 oct 2014 / 12:00 h.

NAZARENO CERRO Llegó al Cerro en la Cuaresma de 2004, aún sin nombre, como una imagen «para culto interno» y en septiembre del año siguiente entraba a formar parte de los titulares de la hermandad con la advocación de Nuestro Padre Jesús de la Humildad. Ahora, tras una década de paulatino crecimiento devocional hacia la imagen, la cofradía cerreña ha iniciado el camino para incorporarlo a su cortejo en un tercer paso. El Nazareno del Cerro es fruto de una donación de Juan Manuel Miñarro a la hermandad, un compromiso que el imaginero adquirió en 1981 con los jóvenes de aquella naciente cofradía de penitencia que se cruzaron en su vida cuando buscaban en la Facultad de Bellas Artes algún especialista para restaurar al Crucificado depositado en la iglesia de San Gil que la Diputación Provincial acababa de cederles. Lo primero que soñaron aquellos jóvenes para su barrio fue con una imagen de Jesús Nazareno, «incluso habían visitado a Ortega Bru», un sueño que tardaría en gestarse más de 20 años. Imagen FullSizeRender copia copiawebEl compromiso de Miñarro no cayó en saco roto. Incluso en 1991, cuando la hermandad llevaba ya dos años saliendo en Semana Santa, hizo un primer modelo de cabeza de Nazareno para el Cerro (véase la foto adjunta) «más al estilo de los Cristos que yo hacía, con una corona de espinas clásica, de vareta gruesa, y sin referentes sindónicos». Sin embargo, los numerosos avatares a los que se enfrentó la hermandad en esos años (demolición de la antigua paroquia, culminación de la nueva y la deseada coronación de la Virgen de los Dolores) obligaron a posponer su ejecución. Imagen FullSizeRender copiawebCuando en 2003, superados esos hitos, Miñarro comienza a abocetar el Nazareno, su evolución artística lo conduce a otro tipo de realizaciones, más comprometidas con sus estudios sobre la Sábana Santa. Fue en una de sus visitas culturales a Madrid, «que siempre concluían en el Prado», cuando se topó de frente con su Nazareno. «De pronto me enfrenté a un cuadro de Cristo con la Cruz de Sebastiano Luciani el Piombo (1535) y dije ‘Éste es mi Nazareno’. Sobre todo me llamó la atención el movimiento de cabeza y la posición de las manos. La idea la tuve muy clara. Estaba deseando regresar a Sevilla para empezar a modelar la cabeza». Y así fue. Miñarro decide plasmar entonces sobre la nueva obra sus amplios conocimientos acerca de la Síndone de Turín: la parte trasera de la melena se recoge en una cola, presenta un golpe en la nariz y un amoratamiento del ojo derecho, como de haber recibido el impacto de una bofetada, y sitúa en su frente una mancha de sangre en forma de épsilon igual a la que emana por los pliegues de la frente el Hombre de la Sábana Santa. «Los primeros que vieron la cabeza fueron Paquili y el capataz Guillén, que supieron guadar el secreto». Hasta que un buen día Miñarro invita al hermano mayor, Adolfo López, a contemplar en su taller el Nazareno ya terminado en madera. «Recuerdo que el párroco, don Alberto Tena, era como Santo Tomás. Él tenía que meter el dedo en la llaga. Se mostraba quejoso y preguntaba ‘¿Y en qué altar lo vamos a poner?’. El día que lo vio en el taller, después de dar varias vueltas en torno a la imagen, dijo: ‘No le puedo soportar la mirada. Esto no se puede poner en cualquier sitio'». «Quería que fuera una imagen entre la altivez del Nazareno del Silencio y la fuerza del Gran Poder. Es un Cristo sangrante, pero sin dolor, un Hombre que sufre un gran tomento físico, pero en cuyo rostro prevalecen la bondad, la paz, la fortaleza, la serenidad que transmiten el Hombre de la Síndone». Con un pie desgastado del roce de sus devotos, el Cerro tiene desde hace diez años una imagen más a la que pedirle, «un Cristo vivo» que escucha paciente las súplicas de sus hermanos y vecinos del barrio.

  • 1