martes, 23 abril 2019
20:04
, última actualización
Local

El coche ponemultas no patrulla porque no se ha renovado su alquiler

La furgoneta con los dispositivos para realizar controles de alcoholemia los fines de semana y el radar también están aparcados y sus llaves han sido entregadas para su custodia.

el 18 mar 2010 / 20:35 h.

TAGS:

Ni el coche ponemultas, ni la furgoneta en la que se realizan los controles de alcoholemia los fines de semana, ni el radar están saliendo a la calle desde hace semanas. Están en el aparcamiento de la Isla de la Cartuja y sus llaves han sido entregadas para su custodia en la Jefatura de la Policía Local hasta nueva orden, según han confirmado a este periódico diversas fuentes policiales, que explican que no se le renovó el alquiler cuando el Ayuntamiento cambió toda la flota de la Policía hace un mes, y no tienen la documentación en regla.

El Consistorio explicó ayer que el problema ya ha sido comunicado al área de Gobierno Interior, a quien le corresponde librar el gasto, y se está intentando solucionar. La idea es comprar estos vehículos, adquiridos hasta ahora mediante renting, una especie de alquiler que permite cambiar la flota tras unos años para que los vehículos policiales estén siempre en buen estado. El problema es que el renting se acaba de renovar para el resto de los patrulleros, pero estos vehículos se han quedado fuera. El Consistorio no precisó ayer por qué motivo.

Por ahora, los vehículos no se pueden utilizar. No sólo porque el seguro y el resto de la documentación de los coches se realiza con arreglo al periodo que vayan a estar en uso y por tanto ya no están en vigor, sino porque ahora mismo ni siquiera son del Ayuntamiento. Superado el plazo de alquiler y sin haberlos comprado aún, en teoría pertenecen de nuevo al concesionario de la casa Renault que los suministró.

Esto ha provocado la paralización del ponemultas, que salía a patrullar a diario, y que no se hayan realizado controles de alcoholemia al menos los dos últimos fines de semana. Los policías tienen alcoholímetros en sus patrulleros pero la furgoneta se usaba las noches de los fines de semana para montar controles itinerantes en zonas de marcha, que no se están haciendo. En el caso del ponemultas llueve sobre mojado, porque la puesta en funcionamiento del vehículo, que costó 72.000 euros, fue toda una sucesión de fallos que lo hizo pasar meses en los talleres.

Críticas sindicales. Los sindicatos UGT y Sppme criticaron ayer la "falta de previsión" que ha llevado a esta situación y lamentaron la merma en los servicios policiales que se está produciendo. Recordaron además que en la última renovación del renting, hace un mes, ya hubo un tijeretazo en los medios policiales al recortarse un tercio los patrulleros y furgonetas rotuladas, pasando de los 108 con los que se había contado en los últimos cuatro años a 70. Los sindicatos atribuyen estos 38 vehículos menos a un intento de aliviar las arcas municipales y recuerdan que hay servicios, como el turno de noche, que han visto reducida su flota a la mitad, de 24 a sólo 12.

  • 1