martes, 11 diciembre 2018
10:17
, última actualización

El consejero de educación tacha de "calculada, fría, insensible y cobarde" la decisión del Gobierno

El consejero de Educación de la Junta de Andalucía, Francisco Alvarez de la Chica, ha criticado este sábado la decisión del Gobierno central de recurrir ante el Tribunal Constitucional (TC) la convocatoria de oposiciones andaluzas.

el 21 abr 2012 / 12:16 h.

El exconsejero Antonio Fernández, esta mañana en los juzgados.
El consejero de Educación de la Junta de Andalucía en funciones,  Francisco Alvarez de la Chica, ha criticado este sábado la decisión  "calculada, fría, insensible y cobarde" del Gobierno central de  recurrir ante el Tribunal Constitucional (TC) la convocatoria de  oposiciones andaluzas y ha exigido al líder regional de los  'populares', Javier Arenas, que pida la retirada de ese recurso, que  deja el proceso en suspensión cautelar durante cinco meses.  

En una comparecencia en Granada, el consejero ha censurado además  que el Gobierno andaluz haya conocido la "gravísima" noticia por los  medios de comunicación y que no haya habido comunicación oficial por  escrito de manera previa, lo que ha dejado a la Junta de Andalucía  "sin posibilidad de defensa".  

Asimismo, le ha reprochado al Ejecutivo de Mariano Rajoy que haya  "ocultado" su decisión y la haya tomado justo en el último día  posible, cuando ha tenido cuatro meses para hacerlo. Para el  consejero es además "doloroso" constatar que con las mismas  circunstancias, superando también la tasa de reposición del 10 por  ciento, el recurso no se haya planteado contra la oferta pública en  el País Vasco, simplemente porque en esa comunidad "habrá elecciones  el próximo año".   

El consejero ha hecho un relato cronológico de los hechos para  explicar cuál ha sido la posición del Gobierno andaluz y cuál la del  Gobierno de Mariano Rajoy. Según ha detallado, el 18 de octubre de  2011, la Consejería ya trasladó al Gobierno en la conferencia  sectorial de educación su intención de convocar la oferta de empleo  público docente; el 27 de diciembre el Consejo de Gobierno de la  Junta aprueba el decreto, que se había pactado previamente con los  sindicatos en la Mesa Sectorial de Educación; y el 26 de enero de  2012, el Gobierno de Andalucía reitera su intención, aunque el  ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, le pidió  que no lo hiciera porque provocaría un "efecto llamada".

El 7 de febrero, ha recordado Alvarez de la Chica, el Ministerio  publica en el Boletín Oficial del Estado (BOE) el cambio de temario  de las oposiciones "mediante una orden desconocida para el conjunto  de las comunidades autónomas", en lo que supuso el "primer golpe en  la mandíbula y a traición a los opositores"; el 13 de febrero,  después de que la Conserjería decidiera junto a los sindicatos no  recurrir esa decisión, De la Chica firmó la orden de la convocatoria  de oposiciones de Secundaria; el 15 de febrero, la Junta de Andalucía  acepta reunirse con el Ministerio de Hacienda al ser emplazada para  que aclarase algunos de los términos de esa convocatoria; la reunión  se produce el 20 de febrero, "sin poner ningún informe jurídico y  administrativo sobre la mesa" y el Gobierno andaluz queda a la espera  de una nueva convocatoria mientras Hacienda estudiaba el asunto,  aunque ésta no se ha producido, según el consejero.

El 22 de febrero se publicó la convocatoria para la inscripción de  los aspirantes, que concluye el 12 de marzo con la inscripción de  33.154 opositores, y en la semana previa a las elecciones andaluzas,  la Junta intenta ponerse en contacto con el Ministerio de Hacienda  para comprobar si se puede alcanzar un acuerdo, puesto que Cristóbal  Montoro afirma en el Senado por entonces que no recurrirá las del  País Vasco. Tras reiteradas llamadas, la Junta de Andalucía no  consigue una respuesta y, de pronto, se entera este viernes, "por los  medios de comunicación", de la "decisión gravísima" del Gobierno de  recurrir las oposiciones ante el TC.

  • 1