domingo, 21 abril 2019
14:39
, última actualización
Local

El Consistorio usa dinero de cultura, Policía y barrios para pagar el tranvía

El Ayuntamiento ha decidido ejecutar ya la opción de compra para adqurir las unidades del tranvía que podrán funcionar sin catenarias. Costarán 12,4 millones. Ante la falta de dinero, el Consistorio asumirá la mayor parte con fondos de todas las delegaciones.

el 15 sep 2009 / 18:25 h.

TAGS:

El Ayuntamiento ha decidido ejecutar ya la opción de compra para adqurir las unidades del tranvía que podrán funcionar sin catenarias. Costarán 12,4 millones. Ante la falta de dinero, el Consistorio asumirá la mayor parte con fondos de todas las delegaciones. Policía, Cultura, distritos o el cementerio darán recursos. En total, un reajuste de 8,9 millones.

En el Ayuntamiento apenas hay dinero. Los límites legales, la merma de la recaudación tributaria, el endeudamiento acumulado y las exigüas transferencias del Estado y la Junta de Andalucía dejan las arcas municipales cada año en una situación más delicada. Para atenuar estas carencias, en el arranque del mandato, se diseñó una operación de ahorro y aprovechamiento del máximo de recursos: las delegaciones y servicios muncipales no debían gastar más de lo indispensable -incluso a costa de reducir servicios o renunciar a compromisos- y debían acumular todos los remanentes -partidas no ejecutadas procedentes de años anteriores-. Este dinero se emplearía en proyectos considerados prioritarios -así se ha actuado con el Pabellón de La Paz o la reforma de polígono de Calonge-.

Ahora le toca al Metrocentro. La ejecución de esta costosa iniciativa relega a un segundo plano planes como las comisarías, las infraestructuras del cementerio, los recursos de bomberos, la banda de música, los gastos en programas y actividades a través de los distritos... En total, 175 partidas que suman 8,9 millones de euros incluidas en los presupuestos de los últimos ejercicios que no se usarán para los fines previstos, sino para financiar el tranvía.

La operación fue aprobada el pasado jueves, cuando según el relato del PP, todos los delegados del Gobierno tuvieron que firmar la renuncia a partidas que tenían asignadas para sus delegaciones. Ese dinero debía destinarse a afrontar una nueva fase del Metrocentro -no vinculada a la ampliación-: la compra de las unidades móviles que tienen la suficiente autonomía como para circular sin catenarias en el tramo de la Catedral en la Avenida de la Constitución.

Desde que se puso en marcha el Metrocentro, el Ayuntamiento paga 37.500 euros al mes por el alquiler de los cinco tranvías. Este contrato de arrendamiento debía ser temporal y concluía el pasado mes de septiembre. Pero todo indicaba que se iba a aplazar ante las dudas que surgían en el Gobierno respecto a la capacidad de implantar el sistema de funcionamiento autónomo que se había comprometido. Desde septiembre se han llevado a cabo negociaciones, mientras la firma CAF-Santana ejecutaba las primeras pruebas del nuevo modelo. El resultado ha sido una propuesta de contrato remitida el 10 de noviembre al Ayuntamiento por la dirección de Tussam: el coste del proyecto eran 2,2 millones de euros por unidad -están previstas cinco- más 204.088 euros por cada sistema de autononomía. En total, 12,4 millones.

Tussam no tiene dinero, sobre todo tras la paralización de los proyectos del Prado. Por este motivo, el Ayuntamiento ha aprobado un acuerdo cuyo objetivo se resume en una de las declaraciones del expediente difundido por el PP: "Es preciso cambiar la finalidad en la aplicación de varias partidas, las cuáles están hoy afectas de un grado menor de prioridad frente a proyectos de más interés para el Gobierno". Estas palabras abren dos interrogantes: el primero, cómo se justifica que no se hayan empleado 8,9 millones de euros en servicios con tantos problemas como Policía, Bomberos, el Laboratorio, el Lope de Vega, el Cementerio, los distritos, las bibliotecas o el mantenimiento de edificios municipales. El segundo afecta al fondo de la cuestión: El Ayuntamiento tenía que afrontar a finales de 2008 la compra de los tranvía por un contrato de 2006. Pero no había un mecanismo para ejecutarlo.

"Se ha hipotecado todo el futuro de la ciudad por el capricho electoral del alcalde. Han estafado a los ciudadanos. Se ha echado el freno para pagar el tranvía", criticó el edil del PP Gregorio Serrano, quien denunció esta operación y anunció el voto contrario de la oposición en el próximo Pleno. Desde el área de Hacienda garantizaron que el recorte no afectará a los servicios municipales, ni a los presupuestos participativos ni a obras en colegios y vías públicas. Los proyectos afectados tendrán una compensación en los presupuestos de 2009.

  • 1