martes, 18 diciembre 2018
19:34
, última actualización
Local

El control del deficit condiciona las prioridades del nuevo Gobierno

Rajoy y la titular de Empleo se verán durante las navidades con los agentes sociales para apremiarles en la reforma laboral.

el 23 dic 2011 / 14:28 h.

TAGS:

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, aprovechó ayer la primera reunión de su gabinete para encargar a todos sus ministros que cumplan con los objetivos que marcó en el debate de investidura. Además, todos ellos han decidido pedir su comparecencia en el Congreso para trazar las líneas que generales que guiarán su actuación.

El primer trimestre de 2012 el objetivo está claro: recortar 16.500 millones de euros para atajar el déficit público, en la senda de austeridad que marca la nueva Europa.

La vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, se estrenó en el palacio de La Moncloa como portavoz del Ejecutivo tras el primer Consejo de Ministros del PP y detalló las primeras indicaciones de Rajoy, quien llegó al encuentro con un informe sobre las tareas pendientes y un calendario de prioridades para poner en marcha durante el primer trimestre del año.

En primer lugar, les encargó que cumplan con el control del déficit, "primer objetivo del Gobierno", el techo de gasto y la reforma del sector financiero. Sáenz de Santamaría detalló también que el Consejo de Ministros analizó el traspaso de poderes tras el relevo del anterior Gobierno, el de José Luis Rodríguez Zapatero, al que agradeció su "disponibilidad".

Todos los ministros asimismo aportaron al consejo una guía con los asuntos "más importantes" de cada uno de sus departamentos y acordaron pedir su comparecencia en el Congreso para dar cuenta de este calendario a los grupos parlamentarios. Según recordó la vicepresidenta, la cámara tiene que adaptar ahora la estructura de sus comisiones al organigrama del Gobierno y será entonces cuando se tramiten las comparecencias.

El Gobierno, explicó Sáenz de Santamaría, cerrará su estructura definitiva las próximas semanas, siempre con el espíritu de "austeridad y eficiencia" que propugnó el PP durante la campaña. Desveló asimismo que el presidente les ha trasladado a los ministros el encargo de procurar "ser comedidos y austeros".

De todas formas, y ante la gravedad de la situación laboral, con cinco millones de parados, el presidente del Gobierno y la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, mantendrán una comunicación "constante" durante las fechas navideñas con los sindicatos y los empresarios para conocer la evolución de la negociación sobre la reforma laboral.

Sáenz de Santamaría recordó que Rajoy ya se reunió con los secretarios generales de CCOO y UGT, Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez, y los presidentes de las patronales CEOE y Cepyme, Juan Rosell y Jesús Terciado, antes de ser investido presidente. Les pidió acuerdos con la fecha tope del 7 de enero.

Preguntada si habrá un nuevo encuentro entre ellos, Sáenz de Santamaría señaló que la "voluntad" de Rajoy es mantener una interlocución "fluida y constante" con los agentes sociales. Asimismo, indicó que la ministra de Empleo ya ha contactado con los líderes sindicales y empresariales para hablar sobre este tema. En función de los acuerdos alcanzados, si los hay, se elaborará una norma que se llevará al Congreso el primer trimestre de 2012.

En cuanto a los salarios de los funcionarios, Sáenz de Santamaría recordó que la prórroga de los presupuestos supondrá mantener la congelación un tiempo, pero precisó que el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ya está haciendo números para poder cumplir los distintos compromisos. Lo que sí se actualizará el 30 de diciembre, dentro del decreto de medidas económicas urgentes, son "todas las pensiones" con arreglo al IPC previsto.

En otro orden de cosas, aseguró que Rajoy, es "una persona que cumple con sus compromisos", en referencia a su promesa de modificar la Ley del Aborto.

  • 1