miércoles, 12 diciembre 2018
08:45
, última actualización
Cofradías

El día que la Virgen del Rosario cruzó el río Guadalquivir

La dolorosa de Monte-Sión visitó a la Estrella en un día para el recuerdo. (FOTOGALERÍA)

el 01 nov 2014 / 20:52 h.

TAGS:

La Virgen del Rosario de Monte-Sión visita a la dolorosa de la Estrella. / Foto: José Luis Montero La Virgen del Rosario de Monte-Sión visita a la dolorosa de la Estrella. / Foto: José Luis Montero (FOTOGALERÍA COMPLETA) Un Rosario de la Aurora para el recuerdo. Desde la calle Feria a San Jacinto, la Virgen del Rosario de Monte-Sión cruzó este sábado por vez primera el puente de Triana para rendir histórica visita a la dolorosa de la Estrella, dos hermandades unidas por numerosos lazos fraternales desde que los caprichos del destino hicieran coincidir el alumbramiento de ambas corporaciones por trabajadores del puerto en el mismo año, 1560. Amén de compartir el mismo llamador en sus pasos de palio, una y otra dolorosa fueron coronadas, además, un 31 de octubre. De la coronación de la Estrella han transcurrido ya 15 años, mientras que los hermanos de Monte-Sión están conmemorando ahora el décimo aniversario de este jubiloso acontecimiento. La Virgen del Rosario de Monte-Sión visita a la dolorosa de la Estrella. / Foto: José Luis Montero La Virgen del Rosario de Monte-Sión visita a la dolorosa de la Estrella. / Foto: José Luis Montero El amanecer de la solemnidad de Todos los Santos regaló a los sevillanos, por segundo año consecutivo, la bella estampa de la Virgen del Rosario bajo un paso de palio de pequeñas dimensiones (cuatro varales) portado en andas, una lámina que parecía entresacada de otras centurias. Algo más de dos horas y media empleó la dolorosa de la calle Feria en recorrer los cerca de tres kilómetros que le separaban de la capilla de la Estrella. A modo de comité de bienvenida, el estandarte y cuatro varas de los de la Estrella recibió a la Virgen de Monte-Sión en la capillita del Carmen, para desde allí guiar sus pasos, entre los cánticos de la escolanía de la corporación trianera, hasta la capilla de San Jacinto, donde minutos antes de las nueve de la mañana se encontraban frente a frente dos de las más bellas y singulares dolorosas de la Semana Santa sevillana. Durante la misa conjunta, oficiada por el delegado de Hermandades, Marcelino Manzano, la Virgen del Rosario quedó enmacada en la nave donde habitualmente recibe culto el Cristo de las Penas, que ayer compartía el altar mayor de la capilla junto a la Virgen de la Estrella con ocasión del montaje especial dispuesto por los priostes para conmemorar el 15 aniversario de su coronación. Antes de su retorno a la calle Feria, la junta de gobierno de la Estrella agasajó a la Virgen del Rosario con una réplica de una de las estrellas que luce la dolorosa trianera en su pecho el Domingo de Ramos.

  • 1