Local

El ejercicio es sano si es adecuado

Traumatólogos alertan del aumento de lesiones de rodilla, hombro o cadera por un exceso de deporte entre los jóvenes o mitos entre los mayores como las bondades de andar una hora al día.

el 02 abr 2014 / 23:30 h.

15634460 El sacrosanto ejercicio físico al que desde hace unos años se consagran los menores incitados por sus padres y los mayores promovidos por sus endocrinos y cardiólogos tiene matices. A cada edad y cada persona le viene bien un tipo concreto de actividad física y le puede perjudicar otro. Ysi el sedentarismo es malo, el exceso de ejercicio queriendo mantener el mismo nivel a los 40 años que a los 20 también tiene sus efectos. Es lo que empiezan a ver los traumatólogos en sus consultas, lesiones de rodilla, cadera, codo o muñeca e incluso problemas degenerativos en las articulaciones en adolescentes por un exceso de deporte mal orientado. Desde ayer y hasta el próximo viernes, 1.300 traumatólogos de todo el mundo se reúnen en Sevilla en la cita conjunta del XXXIII Congreso de la Sociedad Española de Rodilla (Serod) y el XXXII Congreso de la Asociación Española de Astroscopia (AEA), una cita que contará entre otros con el doctor holandés Nick Van Dijk, que operó al astro madridista Cristiano Ronaldo; el mayor experto en infecciones de prótesis, Javad Parvizi;o el doctor Ángel Villamor, que ha vivido en sus carnes la mala suerte de que una de las miles prótesis de cadera que ha implantado se infectara, solo que el paciente era nada más y nada menos que el Rey. Durante tres días, los últimos avances en las técnicas de diagnóstico y tratamiento de lesiones artríticas se presentarán y debatirán en mesas redondas, clases magistrales y ponencias mientras el hall del Hotel Barceló Renacimiento donde se celebran los dos congresos –por segunda vez de manera conjunta– se transforma en un expositor de los materiales más novedosos para las prótesis, instrumental quirúrgico, centros de fisioterapia y hasta diseños anatómicos de calzado. Allí se puede encontrar desde lo último en piernas ortopédicas hasta los zapatos diseñados para imitar el paso descalzo de los masai. La artrosis es una lesión degenerativa de las articulaciones (distinto de la artritis, que es una inflamación de éstas) con un origen genético pese al cual, normalmente, no se puede prevenir salvo determinadas malformaciones, por ejemplo, en niños que no tienen las piernas rectas y a los que se puede corregir antes de terminar el crecimiento (en torno a los 15 años) frenando el crecimiento de una parte de la rodilla para que el eje se compense y crezca la otra parte, según explica el doctor Rafael Muela, presidente del comité organizador del congreso y especialista en rodilla. Ese carácter genético hace que, la artrosis en las rodillas sea «mucho mas frecuente, con una relación de diez a uno, entre las mujeres». Pero también influyen posturas y usos, como por éjemplo, los tacones, que hacen a las mujeres más proclives a afecciones en los pies como juanetes o dedos en garra, mientras que en el caso de los hombres es más frecuente el conocido espolón, precisamente por la forma de apoyar el pie cuando, al contrario, se usa zapato plano. Pero Muela pone el énfasis en la principal preocupación actual de los traumatólogos y su «guerra con endocrinos y cardiálogos». Y es que «a diario vemos en la consulta pacientes con lesiones porque se exceden con una actividad física en la que sobrecargan ciertas partes». Ocurre con los jóvenes, y los no tan jóvenes que quieren seguir haciendo el mismo ejercicio que cuando lo eran, y también con las personas mayores. La clave es adaptar el ejercicio a la edad y a cada persona y desterrar mitos como que a todos los mayores les viene bien andar una hora al día, cuando para algunos con artrosis cada paso es una sobrecarga y hay alternativas que les vendrían mejor como la bici. Uno de los principales avances de los últimos años en este área de la medicina es la astroscopia, una cirugía mínimamente invasiva alternativa a las protésis y la cirugía abierta que permite tratar lesiones que hasta su llegada, hace unos diez años en España, no se curaban (solo se paliaba el dolor) e incluso no se diagnosticaban bien por la dificultad de acceder a la zona concreta lesionada en la muñeca –con multitud de huesos– o la cadera –por su profundidad–, según explica el vicepresidente del comité organizador, Juan Ribera, de la clínica Viamed Santa Ángela. Aún hoy, por ser una técnica «dura y exigente» por el gasto en tiempo y dinero, por cada cien prótesis de cadera que pone un cirujano, hace 50 astroscopias, si bien se usa más en lesiones de rodilla y ligamentos. Pero en el congreso tiene especial protagonismo al ser considerado el futuro.

  • 1