El epílogo de la Sociedad de Desarrollo Local de Écija

La corporación municipal acuerda unánimemente la disolución de Sedesa.

el 19 sep 2014 / 12:00 h.

Trabajadores en la sede de la empresa pública Sedesa. / El Correo Trabajadores en la sede de la empresa pública Sedesa. / El Correo La Sociedad Ecijana de Desarrollo, Sedesa, ya es historia. Los grupos políticos con representación municipal (PP, PSOE, PA e IU) han acordado de forma unánime su disolución, según el Gobierno local (PP-PA). Ahora, la Corporación municipal está trabajando para pagar la deuda a los proveedores y negociar una salida a los tres empleados que aún había en esta empresa pública de finales del pasado siglo. Fuentes municipales señalan que la empresa pública –que estaba en concurso de acreedores desde hace un año– no podía continuar con los cursos de formación que eran su única actividad ya que no podía justificar los anteriores y la Junta de Andalucía retiró las subvenciones para llevarlos a cabo. En consecuencia, el administrador judicial no ve posible la viabilidad de Sedesa. «No podemos continuar con los cursos, no recibimos subvención y no podemos hacer las cosas mal a sabiendas, así que, al no ver viabilidad el juez hemos acordado instar su disolución», resume el edil de Hacienda, Rafael Serrano. Tras la liquidación de la empresa, la intención de los responsables municipales es negociar con los tres trabajadores que aún tenía Sedesa en plantilla su paso a la empresa Ecijanova S.L. o una indemnización y pagar a los proveedores con los que la sociedad mantenía deudas. En este sentido, desde el Gobierno local se avanza que «se van a hacer las gestiones para que puedan cobrar los proveedores», a los que Sedesa debe unos 240.000 euros, según las mismas fuentes. Serrano afirma que «hay suficiente para pagar a todos», ya que la empresa tiene 9 millones de euros en activos a los que el edil popular suma otros seis que debe recibir de Viturse Industrial, la empresa que debía desarrollar el parque industrial frente a Villanueva del Rey y que «no ha hecho nada desde 2006». Según el administrador concursal, la empresa pública tenía casi 1,8 millones de pérdidas acumuladas a 27 de septiembre de 2013. Del análisis de los ejercicios presupuestarios desde 2010 se desprende que Sedesa tenía en ese año más de 700.000 euros de pérdidas acumuladas, después de restar los 1,75 millones de resultados negativos anteriores a los 1,05 millones de ganancias. En 2011, la empresa tenía pérdidas por cerca de 362.000 euros y por más de 407.000 en 2012. A 30 de octubre de 2013, las pérdidas eran de casi 1,1 millones. El Gobierno local pidió en julio de 2013 el concurso voluntario de acreedores de Sedesa «basándose básicamente en su insolvencia».

  • 1