martes, 26 marzo 2019
17:45
, última actualización
Economía

El FMI insta a España a bajar los salarios para salir de la recesión

Justifica que es la vía para hacer crecer la contratación y ser más competitiva

el 26 ene 2010 / 14:43 h.

La vicepresidenta económica Elena Salgado, ayer en la Comisión de Asuntos Económicos del Parlamento Europeo.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) se sumó ayer a la lista de instituciones que, como el Banco de España y el Banco Central Europeo (BCE), reclaman a España que reconsidere su actual modelo de relaciones laborales para salir de la recesión en la que sigue inmersa. Más en concreto, el FMI le demandó "flexibilidad" en los salarios con objeto de incentivar la contratación y restablecer la competitividad del país.

"A España le llevará más tiempo salir de la crisis", predijo Jörg Decressin, jefe de Estudios Económicos Mundiales del departamento de Análisis del FMI. No en vano, tal y como vaticinó la Comisión Europea en septiembre de 2009, España será el único país cuya economía mantendrá tasas negativas al cierre de 2010.

"Lo que se necesita es más flexibilidad de los salarios para reanudar el empleo y mejorar la competitividad", abundó el economista en rueda de prensa. Con la palabra "flexibilidad", el FMI se refiere a una bajada de salarios en términos reales, es decir, descontada la inflación.

Decressin explicó que aunque la demanda externa se ha fortalecido, lo que debería ayudar a España, la dinámica interna es "más débil de lo previsto". Y, tras el estallido de la burbuja inmobiliaria, España necesita redirigir sus recursos del sector de la construcción a otras áreas de su economía, razonó.

Esa transición ha generado un alto incremento en el desempleo, que se traduce en un lastre para el consumo, apuntó, al tiempo que indicó que el país debe recobrar la competitividad perdida en los últimos años.

Hasta ahora el mercado laboral ha reaccionado a la crisis con un aumento del desempleo, pero para salir del hoyo se requiere la bajada real de salarios, a juicio de Decressin, la cual incentivará las contrataciones y abaratará los productos españoles.

El FMI estimó que España será el único país grande del mundo que continuará en recesión este año, con un decrecimiento del 0,6%, lo que supone, por otra parte, una mejora de una décima respecto a su cálculo de octubre. Para 2011, dejó sin cambios su pronóstico, que prevé que España avance un 0,9%.

El Gobierno responde. La vicepresidenta económica del Gobierno, Elena Salgado, recordó ayer que los organismos internacionales se han equivocado en sus previsiones sobre la economía española en el pasado y defendió las estimaciones del Ejecutivo para el próximo ejercicio, que son "más optimistas". Los pronósticos del Gobierno pasan por una contracción del 0,3% del PIB en 2010 y una mejora de la actividad económica del 1,8% en 2011."Creo que con las reformas que se van a poner en marcha en España seremos capaces de mejorar esta previsión del FMI", afirmó Salgado antes de presentar ante la Eurocámara el programa de la presidencia española de la UE en materia económica.Y, sobre el comportamiento del último trimestre, la vicepresidenta comentó que se encuentra en el intervalo de -0,1% y 0,1%.

De vuelta al análisis del FMI, la institución previó que la Zona Euro crecerá un 1% en 2010 y un 1,6% en 2011. Alemania y Francia, las mayores economías del área, superarán holgadamente la media europea para este año, con crecimientos del 1,5 y 1,4%, respectivamente.

El informe revisa al alza las previsiones de las grandes economías del mundo, pero la revisión de España es la menor de todas ellas. Además, la recuperación mundial será más fuerte que lo anticipado gracias al vigor de los países emergentes, que harán que el PIB del planeta aumente un 3,9% este año, más que lo previsto anteriormente. Las economías avanzadas crecerán un 2,1% en 2010, con un tirón del 6% en los países en desarrollo. Se trata, de este modo, de una recuperación a dos velocidades, pues el rebote en los países ricos es más débil que tras recesiones anteriores, mientras que en muchos de los emergentes "la actividad será relativamente vigorosa, sobre todo gracias al dinamismo de la demanda interna".

EEUU, el epicentro de la crisis, crecerá un 2,7% este año, lo que implica una gran revisión de las cifras del FMI, que en octubre había augurado un avance de sólo el 1,5%. En 2011 la expansión se moderará hasta el 2,4%, según los cálculos del organismo.

El Reino Unido escapa de las tasas negativas 

El Reino Unido, que desde la primavera de 2008 ha registrado seis trimestres consecutivos de contracción económica, ha salido muy débilmente de la recesión después de que el Producto Interior Bruto (PIB) haya subido apenas un 0,1% en los últimos tres meses de 2009.

La cifra divulgada ayer por la Oficina Nacional de Estadísticas, y correspondientes al periodo entre octubre y diciembre en comparación con el trimestre anterior, es mucho más baja que la estimada por los analistas, que habían anticipado un alza del 0,4%.

Pese al ascenso trimestral, la economía británica sufrió en el conjunto de 2009 una contracción del 4,8%, el mayor retroceso desde que estos datos empezaron a registrarse en 1949. Desde el comienzo de la recesión –segundo trimestre de 2008–, la economía sufrió un descenso en torno al 6%.Aunque los datos suponen una buena noticia para el país, la producción está aún un 3,2% por debajo del mismo periodo del año anterior.

El sector servicios, considerado el pulmón económico del país ya que representa las dos terceras partes de la economía, apenas subió un 0,1% en el cuarto trimestre.

De las grandes economías, la del Reino Unido es una de las últimas en salir de la recesión, ya que Alemania y Francia ya lo hicieron el pasado verano.

Un portavoz señaló que el titular de Economía, Alistair Darling, siempre había dejado claro que la economía volvería al crecimiento a finales de 2009, y las cifras –agregó– reflejan ese convencimiento.

“Este dato deja claro que el Gobierno está en lo correcto al sentirse confiado pero cauteloso sobre las perspectivas de la economía”, y abundó en que “retirar el apoyo que nos ha ayudado a llegar a este punto pondría en peligro la recuperación”.

  • 1