jueves, 15 noviembre 2018
06:46
, última actualización
Local

El homicida de Almonaster vivió en Huelva hasta hace un mes

El presunto asesino huyó a Francia al saber que la Policía estaba excavando en busca de su mujer y de su hijo, desaparecidos 18 años atrás.

el 03 oct 2011 / 20:40 h.

TAGS:

El detenido en Francia acusado de haber matado a su mujer y a su hijo hace 18 años en Almonaster la Real siguió viviendo en Huelva hasta hace un mes, cuando supo que la Policía estaba excavando sus tierras en busca de los cadáveres. Entonces huyó a Francia, donde fue detenido por la Policía francesa en las inmediaciones de Toulousse y llevado ante la Justicia, que ha ordenado su ingreso en prisión por los dos homicidios. La Justicia española tendrá que solicitar ahora su extradición o su entrega controlada, "lo que sea más rápido", según precisó ayer el jefe superior de Policía de Andalucía Occidental, Antonio Jesús Figal.

Figal precisó que el hombre, identificado como Genaro R.G., de 52 años y sin antecedentes penales, llevó una vida "aparentemente normal" durante todos estos años, en los que la desaparición de la mujer y el niño permaneció sin resolver. La ausencia de la sevillana María del Carmen Espejo y de su hijo Antonio fue denunciada en aquel momento por su madre y una hermana de la víctima, pero el ahora detenido, que era su pareja, "nunca presentó denuncia porque según aseguraba ella lo había abandonado".

"Incluso llegó a asegurar que se veía regularmente con su hijo en el parque del Retiro" de Madrid, explicó ayer Figal, que detalló que este caso sin resolver forma parte de los 250 que el Ministerio del Interior ha vuelto a ordenar investigar ahora, pasados los años, "para ver si con un nuevo enfoque y con otros investigadores" pueden ser resueltos, lo que de hecho ha ocurrido en "25 o 30" expedientes. "Con el paso del tiempo se destruyen algunas pruebas pero pueden surgir otras", consideró el jefe superior, que agradeció la colaboración de la Policía francesa para localizar al supuesto homicida, sobre el que la Policía Nacional española había lanzado una orden de busca y captura internacional después de identificar al sospechoso y comprobar que había huido de su casa.

Tras una reunión entre agentes franceses y españoles en Sevilla hace unos 10 días para poner a las fuerzas de seguridad vecinas al día en los pormenores del caso, el sospechoso fue localizado en las inmediaciones de Toulousse.Los restos de la mujer y su hijo fueron encontrados enterrados a cierta profundidad en unos terrenos del ahora detenido el mes pasado, gracias a la colaboración de una empresa privada que pudo detectar la presencia de los huesos. El jefe superior calificó como "una suerte" el haberlos encontrado, ya que ha permitido reabrir el caso y detener al supuesto autor del crimen, cometido hace casi dos décadas, en 1994.

Pero al iniciar la Policía española los movimientos de tierra en la finca del supuesto homicida, "se corrió la voz en el pueblo" y el sospechoso escapó a Francia, donde llevaba "menos de 20 días" cuando fue arrestado el pasado viernes. El detenido es natural de Bolivia y en el momento de la desaparición de la mujer era todavía pareja sentimental de la víctima, según aclaró Figal.

  • 1