sábado, 15 diciembre 2018
13:14
, última actualización

El informe ambiental de la SE-40 rechaza un puente sobre el río

El impacto visual sobre la vega del Guadalquivir sería “severo”, según la Declaración de Impacto Ambiental aprobada en 2001.

el 23 mar 2012 / 22:32 h.

Diego Valderas estuvo acompañado en el cierre de campaña en Huelva por el coordinador federal de IU, Cayo Lara.
-->-->-->

El 27 de junio de 2001, con el PP en el Gobierno central, el Ministerio de Medio Ambiente publicó en el BOE la declaración de impacto ambiental del tramo de la SE-40 entre Coria del Río y Dos Hermanas en el que se desestima la opción de construir un puente sobre el Guadalquivir. Sin embargo, los técnicos del Ministerio de Fomento que ahora dirige Ana Pastor están analizando esta posibilidad para abaratar el proyecto (el túnel sur cuesta 269 millones y el norte otros 236 millones) tras descartan la propuesta socialista de reducir de tres a dos los carriles por sentido.

En concreto, la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) estima que la opción del puente debe ser "desestimada". La razón es clara: "Debido a la navegabilidad del río el puente tendría que ser de gran galibo (50 metros de altura sobre el cauce del río), lo que implica que los extremos del puente llegarían por el este hasta la variante de Bellavista de la N-IV, y por el oeste hasta la subida a la plataforma del Aljarafe".

Además, el documento que da vía libre al proyecto desde el punto de vista ambiental añade que construir un puente sobre el río "supondría un impacto visual severo sobre toda la vega del Guadalquivir". Además, este documento aprobado por el Gobierno de José María Aznar incluso apunta que "la desestimación de esta estructura ha sido avalada por la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir". Así reza en el punto 3 Protección del sistema hidrológico, que prosigue enumerando las recomendaciones que se tienen que tener en cuenta a la hora de construir los túneles, como la realización de los cálculos de caudales para un periodo de retorno de 500 años o el estudio de la afección en los acuíferos 27 Almonte-Marismas y 28 Sevilla-Carmona.

Dado que la DIA publicada en 2001 desestima la construcción de un puente, en el caso de que el Gobierno de Mariano Rajoy decida finalmente desechar los contratos para construir los puentes sobre el río y emprender un proyecto para levantar un puente tendría que redactar y aprobar una nueva declaración de impacto ambiental, lo que conllevaría bastantes problemas por la oposición, no sólo de ecologistas, sino también de organismos como la Confederación Hidrográfica. Además, el proyecto se retrasaría, al menos, entre  3 y 4 años. Como advierten las empresas adjudicatarias del tramo de la SE-40 de los túneles, el Gobierno tendría que rescindir los contratos vigentes, firmados en 2009, hacer frente al pago de las indemnizaciones, licitar la redacción de un nuevo proyecto, sacar a concurso las obras y superar trámites como el ambiental. Y la indemnización, por ejemplo, no es baladí: las dos UTE (Aldesa-Copisa-Bruesa  y OHL-Sando-Azvi) reclamarían al Estado por romper los contratos 160 millones de euros. Según fuentes consultadas, entre 80 y 90 millones cada unión temporal de empresas.

Con todo, contando incluso con el dinero que el Ejecutivo estatal tendría que pagar para compensar a las constructoras, levantar un puente sobre el río es más barato que construir los túneles, así lo admiten los técnicos, que también subrayan que hay que tener en cuenta que el puente tendría un impacto medioambiental y visual muy superior al de los túneles.

La SE-40 tiene sobre el mapa 77 kilómetros, de los que tan sólo están abiertos al tráfico 10 kilómetros, el tramo que enlaza la A-4, en La Rinconada, con la A-92, a la altura de Alcalá de Guadaíra. Un tramo que se puso en marcha con un año de retraso según lo anunciado.

En cuanto al segundo tramo, que está en obras, entre la autovía Sevilla-Málaga (A-92) y la autovía de Utrera (A-376), a la altura de Torrequinto, no estará en marzo como se prometió, sino que se ha pospuesto, al menos, hasta el verano, aunque el alcalde de Alcalá de Guadaíra, Antonio Gutiérrez Limones (PSOE), considera que la entrada en servicio de este tramo podría demorarse hasta el otoño.

Los otros tramos restantes no tienen fecha ni presupuesto, ya que el PP ha pospuesto la presentación de las cuentas estatales para este año hasta después de las elecciones andaluzas del próximo domingo. Y es que el dinero es el principal escollo de una ronda de circunvalación que cuesta, en total, 1.446 millones.

El pasado febrero, en una visita a Sevilla, la ministra de Fomento, Ana Pastor (PP),  aseguró que los técnicos de su departamento "replantearán y volverán a analizar la viabilidad" del proyecto de los túneles de la SE-40 bajo el río Guadalquivir en el tramo Dos Hermanas-Coria del Río, ya que, según dijo, no está "de acuerdo" con la decisión del anterior gobierno del PSOE de recortar de tres a dos los carriles por sentido para ahorrar dinero.

  • 1