viernes, 22 marzo 2019
22:01
, última actualización
Local

El juez de Contsa reconoce que el convenio de acreedores propuesto por Salas alcanza la mayoría necesaria

el 07 sep 2011 / 17:06 h.

TAGS:

El Juzgado de lo Mercantil de Sevilla ha dictado una resolución, en concreto una providencia, mediante la cual se pone de manifiesto que el convenio de acreedores presentado por el propietario de Contsa, José Salas, "ha alcanzado la mayoría necesaria para su aprobación".

Según una nota de los asesores jurídicos de Salas, remitida a Europa Press, tal y como establece la Ley Concursal el Juzgado, mediante providencia, ha proclamado la mayoría necesaria para la aprobación del dicho convenio.

Así, mediante dicha providencia se indica que habiendo alcanzado las adhesiones a la propuesta de convenio emitida el 03 de enero de este año la mayoría legalmente exigida se acuerda dar traslado a las partes personadas, tal y como dispone la Ley Concursal.

Asimismo, tal y como dispone la norma, las partes personadas, incluida la Administración Concursal, tienen el plazo de 10 días para hacer las alegaciones que estimen oportunas.

Por ello, en los próximos días el juzgado "debería dictar sentencia por medio de la cual, aprobando el convenio y acordando el cese de la administración concursal, se ponga en marcha lo establecido en el referido convenio, reactivando la actividad de la empresa, paralizada por la administración concursal y, con dicha actividad, hacer frente a los compromisos asumidos en el convenio".

Salas considera que "ahora sólo queda trabajar, los tiempos son difíciles, la situación de la empresa es muy delicada, pero, con esfuerzo y dedicación, el convenio saldrá para adelante".

El propietario de la inmobiliaria Contsa --empresa declarada en suspensión de pagos--, José Salas Burzón, actualmente en libertad aunque imputado por los presuntos delitos de estafa piramidal, administración desleal, falsedad contable e insolvencia punible, presentó a inicios de año a los acreedores una propuesta de convenio en la que propone pagar el 50 por ciento de sus deudas en el plazo de cinco años, tal y como habían planteado un grupo de unos 800 acreedores para evitar la liquidación de la empresa.

 

  • 1