martes, 11 diciembre 2018
10:26
, última actualización
Deportes

El largo y duro camino de vuelta a casa para el Betis

El equipo verdiblanco afronta una Segunda muy competitiva en teoría, con siete rivales que están dentro del top 10 histórico de todos los tiempos en Primera.

el 30 jun 2014 / 11:55 h.

Diez meses de competición esperan al Betis en Segunda / Kiko Hurtado Diez meses de competición esperan al Betis en Segunda / Kiko Hurtado El Betis afrontará a partir de agosto la vigésima octava temporada de su historia en Segunda División. La primera fue la 1928-29 y la última, la 2010-11. Será una campaña larga, larguísima, interminable, ni más ni menos que 42 jornadas. La ampliación que en 1997 pareció provisional se ha convertido en perpetua y la Segunda a la que regresa el conjunto verdiblanco vuelve a ser de 22 equipos. El listado, una vez dirimidas las eliminatorias de ascenso desde Segunda B, ya es definitivo y el resultado es una categoría que se antoja muy complicada. La prueba más irrefutable de las dificultades que se le avecinan al Betis es que va a lidiar con otros siete históricos del fútbol español, en este caso clubes con más de 25 temporadas en la máxima categoría en su currículum. Están todos en el top 20 global de la historia de la Liga. El número uno de la lista es el Real Zaragoza, noveno en el ranking de Primera con un bagaje de 58 campañas y 2.109 puntos y con seis Copas, una Recopa y una Copa de Ferias en su palmarés. El segundo es precisamente el Betis, que aún conserva su décima plaza gracias a sus 49 temporadas y 1.801 puntos. Dispone de un año y poco más de margen para mantenerse dentro del top 10, ya que el undécimo es el Deportivo, que vuelve a Primera pero está a 100 puntos de distancia (1.701). El resto de referentes están situados entre el decimotercero (el Real Valladolid, 42 temporadas y 1.471 puntos) y el decimonoveno (la UD Las Palmas, 31 y 937, respectivamente). En medio, el Real Racing Club, recién ascendido de Segunda B, es decimocuarto (44 y 1.416), Osasuna decimoquinto (36 y 1.326), el Real Sporting de Gijón decimosexto (40 y 1.319) y el RCD Mallorca, decimoctavo (27 y 1.148). cuadro betisEl Betis ha jugado contra todos estos adversarios también en Segunda. Con el Valladolid y Las Palmas coincidió en su último paso por la categoría (2010-11). Con el Sporting ha pasado más tiempo, desde el penúltimo ascenso verdiblanco (2000-01). En el anterior (93-94) no estaban los gijoneses pero sí el Mallorca. Con el Racing se vio por última vez en la lejana 92-93, un año después del famoso encuentro en que el Betis jugó con doce hombres en el campo durante unos minutos. Hay que irse más atrás para hallar la última coincidencia con Osasuna, en la 78-79. Yqueda el precedente más lejano contra alguno de estos grandes en la categoría de plata, el Zaragoza, ya que en este caso ocurrió en la temporada 55-56. El Betis jugará contra otros siete equipos que también han estado en Primera (Murcia, Sabadell, Tenerife, Alavés, Albacete, Recreativo y Numancia), con lo que en total será una categoría con catorce rivales que alguna vez disfrutaron de la división de honor. Y además se medirá con otros siete que nunca han alcanzado la élite. En el caso del Barça B es lógico, ya que no puede subir por su condición de filial. Los otros seis son el Girona, el Leganés, el Alcorcón, la Ponferradina, el Lugo y la Llagostera, que debuta en Segunda. A todos excepto el último se ha enfrentado ya el Betis en Segunda. El modesto conjunto gerundense, que en la temporada recién concluida sólo tenía 550 socios, será el único adversario inédito en la historia del Betis. No lo es por poco el CDLugo, que coincidió una sola vez con los heliopolitanos en la categoría (92-93: 0-0 en el Anxo Carro y 1-0, gol de Gabino, en Sevilla). Con un ejercicio tan extenso y una nómina tan variada, el Betis tendrá tiempo de medirse con equipos grandes, pequeños y medianos. Visitará estadios de Primera (La Romareda, El Molinón, Zorrilla, Son Moix...) y también escenarios clásicos de Segunda (Los Pajaritos, la Nova Creu Alta, el Nuevo Colombino, Mendizorroza...), aunque ninguno como el Benito Villamarín, sin duda el mejor y mayor estadio de la temporada venidera en la categoría. Es el único con una capacidad superior a los 35.000 espectadores (52.500), así que tiene a los siguientes a casi 20.000 de distancia: en la Romareda caben 36.000 y en el de Gran Canaria y la Nueva Condomina, algo más de 31.000. UN VIAJE DE 33.000 KILÓMETROS El Betis recorrerá 33.000 kilómetros en este largo periplo que desea concluir como equipo de Primera. El destino más próximo será Huelva (90 kilómetros) y los más lejanos, Santa Cruz de Tenerife (1.440) y Las Palmas (1.400). Acudirá a las cuatro esquinas del país, ya que además de ir al campo del decano tendrá que jugar en Lugo (825 kilómetros), Girona (1.100, además dos veces) y Murcia (530). Veintiún viajes aguardan al conjunto verdiblanco, que sólo disputará un derbi andaluz, contra el Recreativo. Visitará todas las regiones excepto la Valenciana, Extremadura y La Rioja. A la que más irá, para alegría de las muchas peñas que allí existen, es Cataluña, donde le esperan el Barça B, el Sabadell, el Girona y la Llagostera. Los dos últimos lo recibirán en el mismo estadio, Montilivi, ya que la Liga no ha autorizado el uso del Municipal de Llagostera, donde sólo caben 1.500 espectadores. El Betis irá tres veces a Castilla y León (Valladolid, Numancia y Ponferradina), dos a Madrid (Alcorcón y Leganés) y tres a los archipiélagos (dos a Canarias, para medirse con Las Palmas y Tenerife, y una a Mallorca) Esta es la pequeña radiografía de lo que espera al Betis a partir del 23 o 24 de agosto. Habrán pasado 85 años y medio desde el primer partido del club verdiblanco en Segunda: fue el 17 de febrero de 1929 y perdió por 6-2 ante el Sporting en El Molinón. Habrán pasado tres años y casi tres meses desde el último: fue contra el Villarreal B el 4 de junio de 2011 y venció por 2-1.

  • 1