sábado, 15 diciembre 2018
03:11
, última actualización
Cultura

‘El Mesías’ que llevamos dentro

Convertido en tradición, centenares de voces y diez coros acompañan jueves y viernes a la Sinfónica de Sevilla en el Maestranza en la popular obra de Haendel.

el 17 dic 2014 / 21:32 h.

TAGS:

Los integrantes de los coros volvieron a reunirse ayer para ensayar antes de actuar hoy. / José Luis Montero Los integrantes de los coros volvieron a reunirse ayer para ensayar antes de actuar hoy. / José Luis Montero Vivimos en una ciudad en la que no siempre es fácil hacer cosas, especialmente si estas cosas tienen que ver con la cultura. Pero si se consigue levantar el telón, con un poco de suerte, la función deviene en tradición. Asistir cada Navidad al Teatro de la Maestranza para escuchar El Mesías (participativo) ha adquirido, a fuerza de más de una década con la obra de Haendel a cuestas, un rito navideño más. Promovido por La Caixa, el celebérrimo Mesías regresa hoy y mañana al coliseo del Paseo Colón (20.30 horas, entradas de 18 a 37 euros). Por el podio han pasado notables personalidades de la música antigua como Robert King y Helmuth Rilling. En esta ocasión será el inglés Robert Howarth, ligado a la importante Orchestra of the Age of Enlightenment, quien se encargue de los conciertos de estos días. «Va a ser un gran espectáculo porque el director es muy actor y exterioriza mucho la música», afirma Paca Sánchez, funcionaria del Ayuntamiento de Sevilla que lleva cantando El Mesías cinco años. «Entré a formar parte de la Sociedad Musical de Sevilla, y a los dos meses ya tenía la partitura en la mano y me vi cantando a Haendel en el Maestranza, ¡imagínese qué experiencia tan bonita!», rememora. Para ella, lo de hoy es «más que un concierto»:«Me emociono mucho, sé que voy a llorar y no lo voy a poder remediar». Motivos tiene para ello. «2014 ha sido un año muy triste para mí, poco después de cantar El Mesías empezaron mis males. Me diagnosticaron una lesión medular de la que aún me estoy recuperando, he llevado tres prótesis distintas en el cuello, me operaron y, a los pocos días de la intervención, murió repentinamente mi madre», cuenta. Pero la música la ha impulsado a regresar. «Hay momentos de la obra que me impresionan muchísimo, y no precisamente el Aleluya, Behold the Lamb of God es uno de ellos (...) yo no entiendo inglés, pero me gusta saber lo que estoy cantando y aunque es una obra religiosa y yo no soy creyente, eso da igual, siento algo muy grande cuando pongo voz a esta música», asegura. Sin embargo, y aunque El Mesías lo lleva «muy dentro», reconoce que le gustaría cantar otra cosa:«Estoy loca por hacer el Réquiem de Mozart, y ya pudimos cantar el Carmina Burana con Pedro Halffter, un señor muy serio cuya profesionalidad nos impresionó mucho», rememora. «Quiero escribir a La Caixa para sugerirles hacer galas líricas, como en Madrid y Barcelona», dice. Igual que ella, Mirentxu García también forma parte de otro de los coros participativos. En su caso, el Manuel de Falla del Conservatorio Superior. Y como Paca Sánchez, también tiene ganas de enrolarse en proyectos diferentes al Mesías, aunque sin abandonar Haendel, «obras como Amadís de Gaula o Ariodante». Pero más allá de la música, en el caso de Mirentxu lo relevante es la posibilidad de «hacerlo en familia». Junto a ella canta su marido y sus dos hijos, el segundo de ellos debuta esta noche, con 11 años. «Ya lo cantó conmigo cuando estaba embarazada de él», recuerda. En su vida han sido muchos los Mesías, sin ir más lejos hace escasos días acompañó a la Orquesta Bética de Sevilla en una interpretación de la obra en Alcalá de Guadaira. «Fue mucha responsabilidad, porque nuestro coro era el único». Sin embargo, no cambiaría por nada la posibilidad de hacerlo junto a otras formaciones corales –algunas llegadas de Cádiz y Huelva– lo que crea «un clima muy especial». Junto a los coros invitados (nada menos que nueve), en el escenario el mayor peso recaerá, además de en la ROSS, en el Coro The Age of Enlightenment, el principal en esta ocasión. La soprano Sophie Bevan, la contralto Catherine Wyn-Rogers, el tenor Moisés Marín García y el bajo Ashley Riches completan la nómina de solistas.

  • 1