domingo, 21 abril 2019
23:06
, última actualización
Local

El mito del bonito cadáver

Paul Walker se cuela en la lista de actores que multiplican su popularidad tras la muerte.

el 10 dic 2013 / 16:55 h.

TAGS:

“Vive rápido, muere joven y deja un bonito cadáver”. Esta frase, erróneamente atribuida a James Dean --en realidad la pronuncia Humphrey Bogart en Llamad a cualquier puerta--, resume la trayectoria vital del actor de Gigante y también la del recién fallecido Paul Walker. Una semana después del trágico accidente que acabó con la vida del protagonista de la saga Fast & Furious y tras la desmesurada repercusión que el suceso ha tenido en las redes sociales, muchos han sido los que se han atrevido a compararlo con el eterno rebelde de Hollywood. Ambos actores compartían una gran pasión por los coches y la velocidad, ambos perdieron la vida en la carretera subidos en un Porche y ambos eran ídolos de carpeteras. Pero dejando a un lado estas anecdóticas coincidencias, poco tienen que ver los motivos que han convertido la muerte de Walker en uno de los cinco hechos más compartidos de la historia. Solo la noche de su fallecimiento se escribieron más de ocho millones de tuits con su nombre. Está demostrado que la muerte de un famoso es uno de las noticias que más contenido genera en las redes sociales, sobre todo si se produce por accidente. Si además da la casualidad que el personaje en cuestión era joven y estaba de buen ver, el trending topic está asegurado. En el caso de Walker, además de darse con todas esas circunstancias, su muerte en la vida real constituye una macabra ironía con respecto a la ficción en la que se sustentan la exitosa saga de películas --la última entrega recaudó casi 580 millones de euros-- que le llevaron a la fama. Su personaje, el agente Brian O''Conner, sale ileso de innumerables persecuciones automovilísticas en cada una de las películas y es por eso que la muerte del intérprete que le daba vida, al que además era particularmente difícil separar del personaje por su afición a los coches de carreras, se ha convertido en un fenómeno en la red. SE FUERON DEMASIADO PRONTO Al igual que el actor de Fast & Furious, James Dean conducía un Porche acompañado de su mecánico --Walker iba como copiloto mientras su amigo, Roger Rodas, llevaba el vehículo-- cuando un accidente de tráfico le provocó la muerte en septiembre de 1955. Tenía 24 años y sus torturadas interpretaciones le convirtieron en un mito. Con un año menos murió River Phoenix, conocido por imitar la fragilidad de Dean en sus interpretaciones en films como Mi Idaho privado, junto a Keanu Reeves. Phoenix falleció la madrugada de Halloween del 93 a las afueras del club nocturno The Viper Room a causa de una sobredosis. La autodestrucción también se cobró la vida de Heath Ledger. El actor fue encontrado en su apartamento del Soho el 22 de enero de 2008 con un bote de pastillas a su lado. Según la autopsia, Ledger no intento suicidarse. La suya fue también una muerte accidental causada por una intoxicación provocada por mezclar diferentes fármacos. Su muerte conmocionó a medio mundo pues se encontraba en la cima de su carrera. Había protagonizado Brokeback Mountain junto a Jake Gyllenhaal y triunfado con su Jocker en Batman Begins.

  • 1